Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

25/09/2005

Simón Wiesenthal murió en Viena y fue sepultado en Israel ante la presencia de funcionarios de diversos países y la ausencia de sus homólogos israelíes

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Simon Wiesenthal

“Simón Wiesenthal fue la conciencia del Holocausto” dijo el rabino Marvin Hier, decano y fundador de la ONG internacional de derechos humanos Simón Wiesenthal . “Cuando el Holocausto finalizó en 1945 y el mundo comenzó a olvidar lo ocurrido, solo él quedó para recordar”.

Él no olvidó. Se volvió el representante permanente de las víctimas, determinado a llevar ante la justicia a los perpetradores del mayor crimen de la historia. No hubo ninguna conferencia de prensa, ni ningún Presidente, Primer Ministro o líder mundial para anunciar su nombramiento. Simplemente tomó la tarea. Era un trabajo que ninguna otra persona quiso. La tarea era abrumadora. La causa tenía pocos amigos. Los aliados ya estaban concentrados en la Guerra Fría, los sobrevivientes estaban intentando reconstruir sus vidas destrozadas y Simón Wiesenthal se encontraba solo, combinando el rol de fiscal y detective al mismo tiempo”.
Superando la indiferencia y apatía del mundo, Simón Wiesenthal ayudó a llevar a 1,100 criminales de guerra nazi ante la justicia.
Austria dijo adiós el miércoles en una sencilla ceremonia oficial en el Cementerio Central de Viena a Simón Wiesenthal, el “cazador de nazis” que falleció el martes en Viena. Centenares de personas, incluidos políticos austriacos y embajadores de todo el mundo, rindieron el último tributo a Wiesenthal antes de que sus restos mortales partan a Israel, donde fue enterrado el viernes.
En la ceremonia en el cementerio central de la capital austriaca participaron unas 300 personas, entre ellas los embajadores del Estado hebreo, de Estados Unidos y Gran Bretaña.
El ataúd de Simón Wiesenthal fue instalado en una modesta sinagoga que se encuentra en la entrada del cementerio y que, destruida por los nazis durante la “noche de los cristales” en septiembre de 1938, fue reconstruida en los años ’60.
En presencia de un importante servicio de seguridad, el Gran Rabino de Viena, Paul Jaim Eisenberg, pronunció una breve oración antes de que un jazan (cantante litúrgico) interpretara un kadish de duelo. También se hicieron presentes el Cardenal Christoph Schoenborn, el presidente del Consistorio israelita, Ariel Musicant, y el alcalde de la capital, Michael Haupl.
Wiesenthal fue enterrado en el cementerio de Herzlia, donde viven su hija y nietos. Embajadores y funcionarios de distintas partes del mundo se acercaron al cementerio a rendir su último homenaje. Sin embargo, la ausencia de funcionarios de primera línea del gobierno israelí fue notoria. Ni un solo ministro se acercó al lugar, tan solo lo hizo el Viceministro Mijael Melchior. Los organizadores del funeral criticaron esta ausencia, pero un secretario del Gobierno consideró que Melchior era la persona adecuada para asistir, dada su conexión personal con Wiesenthal y su condición de Viceministro en la oficina del Primer Ministro. Entre otros, arribaron funcionarios de Alemania -Ministro de Justicia- , Austria -Secretario de Gobierno-, Polonia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, Rusia y la UE.
En el pequeño cementerio de la ciudad costera de Hertzlia, donde vive su hija, los honores póstumos a Wiesenthal se mezclaron ayer con abiertas expresiones de protesta por la reducida representación oficial en el entierro de quien fue llamado “la conciencia del Holocausto”. “Nadie hizo más que él para hacer justicia con los que perpetraron el mayor crimen de la historia” dijo el rabino Marvin Hier, del Centro Wiesenthal de Los Ángeles, en EE.UU.
“Por Dios, ¿qué estaban pensando? Se trata de uno de los más grandes héroes judíos” dijo, furioso, Efraim Zuroff, director del Centro Simon Wiesenthal en Jerusalém, refiriéndose a Sharón.
Al respecto, el sitio Ynet publica la nota “Where were they when Wiesenthal was buried?”.

Entre las especulaciones sobre el motivo por el cual se habría dado la ausencia masiva de funcionarios de primer orden, la que mas fuerza ha cobrado se refiere a un presunto distanciamiento entre Wiesenthal y el Estado de Israel, debido a que aparentemente el primero habría aportado, a lo largo de los años, información sobre numerosos criminales nazis que Israel supuestamente descartó por diferentes consideraciones políticas.

Se adjunta biografía de Simón Wiesenthal. [Ynet-Radio Jai-Haaretz-Clarín.com]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
25/09/2005

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Simón Wiesenthal murió en Viena y fue sepultado en Israel ante la presencia de funcionarios de diversos países y la ausencia de sus homólogos israelíes”


  1. Castor expresa que:

    Podrán hacer una y mil conjeturas, pero de ninguna forma estaba justificada la ausencia.

  2. Juan Manuel Moreno expresa que:

    He reconocido a Simón Wiesenthal fue muy valiente y luchador y la vengaza “justicia”. Y él es “Judio inolvidable”.

  3. Koan Estades de Moncaira expresa que:

    Por desgracia y esto ocurre en casi todos los paises y grupos etnicos a los patriotas autenticos solemos pagarlos con ingratitudes.
    Pero el tiempo y la historia ponen a cada uno en su sitio.

  4. annie expresa que:

    Porqué el gobierno israelí no da la verdadera razón por la ausencia de autoridades en el entierro de Simon Wiesenthal?

    Soy superviviente de la Shoá y se demasiado
    bien que el ha hecho una grandísima labor.