Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

30/10/2005

Cinco personas son asesinadas en ataque terrorista

 

{lang: 'es-419'}

Cuatro de las cinco víctimas
Cuatro de las cinco víctimas

Las cinco personas asesinadas en el ataque ocurrido el miércoles en la ciudad de Hedera, cercana a Tel Aviv, contra un puesto de venta de comestibles, fueron identificadas como Jamil Mohammed Kaadan de 48 años, Sabiha Nissim de 66, Perahiya Makhlouf de 53, Yaakov Rahmani de 68, y Michael Koifman de 68 años.
De los 21 heridos ingresados en el hospital Hillel Jaffe, situado en la ciudad de Hedera, tres se encuentran en estado muy grave, dos presentan heridas moderadas y el resto leves, informaron fuentes médicas.

Pirjia Mahlouf
Pirjia era una cara familiar en la ciudad ya que había trabajado en la sucursal del Banco Leumí cercana al sitio del ataque durante unos 30 años. Una colega del banco, Raiya, explicó que “ella era una persona tranquila, maravillosa y gentil”. Otra compañera. Miri, la llamó una “dama de clase, un ejemplo para todos nosotros”.
El ataque ocurrió poco después que Pirjia saliera del banco, aparentemente decidió parar para comer un falafel antes de hacer algunas compras en el mercado.
Los empleados del banco inmediatamente comenzaron a llamar a los compañeros que habían salido poco antes de la explosión pero Pirjia no contestó su teléfono celular.
Pirjia deja a su esposo Jaim y dos hijos.

Jamil Kaadan
Hace sólo un mes, Jamil perdió a su hermano Ziad quien murió por complicaciones después de una operación quirúrgica. Hace diez días, su padre Mahmmud murió.
Jamil, un residente de Baka el-Garbiya, estaba casado y tenía cinco hijos. Era asistente del superintendente de escuelas de Haifa responsable del sector árabe.
El miércoles, salió de compras a Hadera para sus hijos estudiantes universitarios en Jordania.
Miembros de la familia dijeron a los periodistas “Jamil no era de esas personas que frecuentan el mercado. Aparentemente, era su destino estar allí”.
Ursan I’adat, su supervisor, estaba conmovido cuando supo las noticias, explicaba “trabajamos juntos durante 30 años. Era un empleado ejemplar y un amigo, devoto de su trabajo y sus objetivos”.
Jamil enseñaba hebreo además de otras responsabilidades, y estudiaba administración de educación en la Universidad de Haifa.
Sus hijos, que tenían programado regresar a casa en vacaciones llegarán el jueves para enterrar a su padre.

Mijael Kaufman
Mijael sólo planeaba comprar algunos pomelos y uvas y después regresar a su casa en el barrio Ben Eliezer de Hadera.
“Se suponía que papá tendría un examen médico, pero por desgracia, lo atendieron antes de su turno y entonces se dirigió al mercado”, lamentó Alex, el hijo de Mijael.
“Terminó antes de lo que esperaba, se dirigió al shuk y lo mataron”, concluyó.
Según los miembros de la familia, Mijael era una figura bien conocida en Uzbekistán. Dirigió negocios respetables allí. En 1993 inmigró a Israel y sólo recientemente dejó de trabajar y se decidió a jubilarse.
Después de oír sobre el ataque de Hadera los familiares comenzaron a buscar a Mijael. Su esposa, Elizabet viajó al centro comercial de la zona donde tenía programado el control esperando encontrar a Mijael, pero él no estaba allí.
Sobreviven a Mijael su esposa, dos hijos y cuatro nietos.

Yaacov Rajmani
Un cuarto de hora antes del ataque fatal, Yaakov, de 68 años, se presentó a trtabajar al puesto de verduras de su querido amigo Rafael Cohen. Yaakov no era un empleado, pero estaba reemplazando a su amigo de largo tiempo para permitirle un descanso.
Rabel gemía amargamente después de darse cuenta de lo que había ocurrido, y explicaba “Yaakov vino al shuk especialmente a reemplazarme para permitir que yo me tomara unos minutos”.
Cuando estaba recitando las plegarias de la tarde y el Kadish de duelo por su difunto padre, Rafael oyó lo del ataque, “Me sentí horriblemente”, explicaba. “ ¡Sí, fue mi vida a cambio, pero qué con Yaakov!”.
Después de oír las amargas noticias Rafael lloró, diciendo con voz entrecortada “Soy yo quien debía morir, no él”.

Sabiha Nissim
Sabiha, de 66 años, y Aarón, del Moshav Ajituv son los padres de seis hijos y abuelos de ocho niños. Todo lo que Sabiha quería hacer era sentarse y conversar con su amiga en el puesto de falafel de Barzilai, como hacía diariamente, pero el miércoles un terrorista suicida terminó con todo eso.
“Nos sentamos en el puesto de falafel y ofrecí a Sabiha ir de compras, pero ella insistió en quedarse allí con nosotros para charlar”, explicó Aarón con voz apenada, agregando, “Yo fui a comprar algo a sólo 100 metros y entonces oí la explosión”.
“Inmediatamente empecé a llorar, ‘ ¡Mi Sabiha se fue!, ¡Ella se fue!”
“Volví corriendo adonde ella estaba sentada y la encontré en el suelo con los ojos abiertos. La acaricié con cuidado y supe entonces que se había ido para siempre”, concluyó.
Aaron y Sabiha sestaban entre las parejas veteranas del moshav. A pesar de habérsele diagnosticado recientemente una dolencia cardiaca Sabiha acompañaba regularmente a su amado esposo a Hadera resistiéndose a los pedidos de que se quedara en casa y descansara.
“Íbamos de compras a Hadera todos los días, y nos sentábamos un rato a charlar en el puesto de falafel”, explicaba Aarón. “Creo que yo debía haber estado allí, a su lado, y morir con ella”.

En una llamada telefónica a The Associated Press, el grupo terrorista Jihad Islámica se atribuyó el atentado y dijo que era en represalia por el asesinato de Luay Saadi, líder del ala militar del grupo en la Judea y Samaria.
Saadi murió en un tiroteo con soldados israelíes que se aproximaban el lunes a su escondite del campamento de refugiados de Tulkarem. El miércoles se cumplía además el décimo aniversario de la muerte del jefe del grupo Fathi Shekaki en un ataque atribuido por muchos a Israel.
Reaccionando ante el atentado explosivo, el vocero del Ministro de Relaciones Exteriores israelí, Mark Regev, se refirió a las declaraciones del presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad exhortando a que Israel sea “borrado del mapa” y las de un líder de Hamás de Gaza reiterando el compromiso del grupo con la lucha violenta.
“Hoy, los israelíes oyeron cómo dos extremistas hablan abiertamente de destruir el estado judío. Uno fue el nuevo presidente de Irán, y el otro fue el líder de Hamás, Mahmoud Zahar. Y parece que el problema con estos extremistas es que ellos continúan con sus violentas declaraciones con sus acciones violenta”, dijo Regev.
Hadera ha tenido también su porción de ataques. En enero de 2002, un palestino arrojó granadas de mano en la celebración de una boda matando a cinco personas e hiriendo a más de 30. En noviembre de 2001, un terrorista suicida se voló en un autobús en Hadera matándose junto con tres pasajeros israelíes. La Jihad Islámica clamó responsabilidad por ese golpe.
Luego del ataque terrorista, el ejército de Israel lanzó un ataque aéreo el jueves sobre la Franja de Gaza después de aprobar una operación que tenía como objetivo a terroristas de la Jihad Islámica. Estas zonas son utilizadas por los terroristas para lanzar cohetes hacia Israel. [El Reloj – Haaretz – Libertad Digital]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
30/10/2005

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Cinco personas son asesinadas en ataque terrorista”


  1. jose expresa que:

    duele la muerte de un hermano porque el que ama ha srael ama ha su pueblo pero Hashem nos dise benditos son los que mueren por su nombre porque estan junto a EL ha pesar de todo lo que puedan hasernos nuestra FE y ALMA nunca sera sera tocada asi que hermanos cambiemos nuestro lamento en baile porque EL BARUJ HASHEM nos ha dado la victoria desde el principio por eso debemos festejar.