Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

05/12/2005

Un 5 de diciembre de 1920 se crea la Histadrut, Federación Judía del Trabajo en Israel

 

{lang: 'es-419'}

La Histadrut, creada en 1920, como cuerpo representativo de los obreros judíos de todas las profesiones, era una organización comprehensiva. Sus miembros no eran solo obreros agrícolas como en la Segunda Aliá, sino también trabajadores urbanos, intelectuales y todo aquel que trabajaba sin explotar el trabajo del prójimo.

Pero no era solo un sindicato o gremio, sino que adjudicó tareas en el orden nacional: en el asentamiento agrícola, en la defensa y la seguridad, en la cultura, en la promoción de la Aliá y en la creación de fuentes de trabajo. La Histadrut pretendió ser la vanguardia en la creación de una sociedad nueva.
La Histadrut trató de erigir una sociedad autárquica en la que el obrero no tenga ninguna necesidad de recurrir al mundo exterior. Por ello debía ocuparse de todos los terrenos: trabajo, cultura, educación, colonización, Aliá, difusión del idioma hebreo y también seguridad y defensa. La utopía de crear una comuna general de todos los obreros en Eretz Israel fue representada en el Gdud Haavodá, (el “batallón de trabajo”), a nombre de Yosef Trumpeldor, al que nos referiremos más adelante.
Las utopías sociales no se concretaron en su totalidad, pero tuvieron en sus partes expresiones importantísimas por su significado nacional. La Histadrut inició colonizaciones agrícolas, construyó barrios obreros en las ciudades, organizaciones cooperativas de producción y distribución, servicios sociales como los fondos de seguro médico y asistencial, y su propia res educativa, la corriente de educación obrera. Todas esas instituciones se convirtieron en vehículo de Hagshamá social y nacional. Y junto a todo ello creó la organización de defensa nacional, la “Haganá”. La perla de la corona de la “sociedad de trabajadores”, que se creó (“Jevrat ovdim”) fue sin duda la colonización cooperativa. Allí se concretó el esfuerzo, y fue también el símbolo y el mito del movimiento obrero.
La colonización, el vehículo de Hagshamá, se hizo en dos formas: el kibutz, cuyo prototipo fue Ein Harod y el moshav, representado por Nahalal. El primero fue el símbolo de la colonización colectivista. El segundo, la cooperativa que combinaba elementos privados.
En el movimiento cooperativo actuaron tres tendencias: la primera y la más radical estaba representada por el Gdud Haavodá (El Batallón de Trabajo), que pretendió crear una comuna general de los obreros en Eretz Israel. La idea fue rechazada por la Histadrut, ya que la idea representaba una alternativa al modelo que estaba desarrollando la segunda.
La segunda tendencia estaba representada por el “kibutz”, (la “kvutzá” grande), o sea, una unidad económico-social colectiva de grandes dimensiones. La idea del kibutz presuponía que éste debía ser autárquico, en lo económico, social y cultural. Se trata de una comuna grande, independiente de las presiones del mercado libre.
La idea del kibutz abierto significa que éste se abre el mundo exterior, interviene en sus problemas y aporta soluciones. Esta apertura y participación, así como su compromiso total con los problemas y aspiraciones de la nación, convirtieron el kibutz (especialmente al movimiento kibutziano Hakibutz Hameujad) en un protagonista de primera fila en las luchas por la creación del Estado de Israel, en todos los terrenos: el liderazgo político, militar, educativo y social. Hablamos de una elite comprometida que llevó a cabo en forma intensiva el concepto de Hagshamá.
El otro modelo colectivista está representado por la kvutzá, pequeña e íntima, basada en la selección, destinada a armonizar entre el individuo y el grupo. Esto provocó un alejamiento de las luchas políticas. La intención de la kvutzá era redimir al individuo en una sociedad en decadencia.
Junto a estos dos estilos se desarrolló un tercero, el de los kibutzim de “Hashomer Hatzair” (“La Joven Guardia”) que era una especie de síntesis de la pasión revolucionaria del Gdud Haavodá, el participacionismo político del Kibutz Hameujad y el esteticismo elitista de la kvutzá íntima. Los miembros de Hashomer Hatzair, surgida en Galitzia (Polonia) eran hijos de la burguesía judía acomodada, y trajeron a Eretz Israel las ideas de avanzada del mundo cultural asimilacionista en el que se criaron. Éste era un grupo de jóvenes que buscaban la Hagshamá personal en el trabajo de la tierra, y que veían en la Hagshamá nacional un vehículo de redención personal.
La tercer tendencia en la colonización está representada por el moshav, que trató de combinar la iniciativa privada con tendencias de cooperativismo.
Hacia 1925 el movimiento cooperativo y comunitario sumaba 26 kibutzim y kvutzot, 17 grupos en preparación para sumarse a la colonización y 7 kibutzim urbanos (en total 2684 miembros). A ellos se suman 5 moshavim. La idea de Hagshamá personal y nacional comenzaba a adquirir formas y espíritus. [Hagshama]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
05/12/2005

Etiquetas de la nota



Comments are closed.