Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

30/10/2006

Acusan directamente a Irán por el atentado terrorista contra la AMIA

 

{lang: 'es-419'}

Al responsabilizar directamente al gobierno de Irán por el atentado terrorista en el que se asesinaron a 85 personas en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) hace 12 años, los fiscales argentinos que investigan el ataque pidieron la captura internacional de ocho ex funcionarios iraníes, entre ellos un ex presidente de ese país, dos ex ministros, integrantes del Hezbollá y dos ex diplomáticos que estuvieron destinados en la embajada iraní en Argentina. “El ataque fue ejecutado por la organización terrorista libanesa Hezbollá, a instancias de las máximas autoridades del entonces gobierno de la República de Irán”, dijeron los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos, que tienen la investigación. En esta nota se incluye video con una entrevista al fiscal que entiende en la causa, y se adjunta una reseña de 32 páginas del dictamen presentado.

Video 1

Video 2

Ahora, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral debe analizar las pruebas en que se basa este pedido y si las considera suficientes hacer lugar a la medida para que en caso de ser detenidos en algún lugar del mundo puedan ser extraditados a la Argentina.

Los acusados por los fiscales son: el ex Presidente de Irán entre 1989 y 1997 Alí Akbar Hashemi Rafsanjani; el ex Ministro de Información y Seguridad hasta 1997, Alí Fallahjan; el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Ali Akbar Velayati; el ex Comandante de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezai; el jefe del Servicio de Seguridad Exterior del Hezbollá Imad Fayez Moughnieh (también buscado por Estados Unidos por el ataque a la embajada de Israel); el ex consejero cultural de la embajada iraní en Buenos Aires, Mohsen Rabbani, el ex tercer secretario de la embajada Ahmad Reza Asghari y el ex comandante de las fuerzas QUDS iraníes Ahmad Vahidi.

Los acusados actualmente ocupan cargos menores en el gobierno y no tienen inmunidad, dijeron fuentes judiciales.

Los fiscales señalaron que, por diversos testimonios, establecieron que el motivo por el cual se produjo el ataque en nuestro país fue la suspensión unilateral por parte del gobierno argentino del programa de transferencia de tecnología nuclear, que Irán consideraba clave.

Además, reafirmaron que la camioneta Trafic cargada de explosivos que se estrelló contra el edificio de Pasteur 633 y provocó la muerte de 85 personas, estaba conducida por Ibrahim Huseim Berro, integrante de Hezbollá.

Para acusar a los máximos responsables del gobierno iraní, los fiscales consideraron probado, sobre la base de testimonios, que el atentado contra la AMIA fue decidido el 14 de agosto de 1993 en una reunión realizada en la ciudad iraní de Mashad, de la que participaron los acusados.

En rigor, el ex juez federal Juan José Galeano, antes de que lo apartaran de la causa y de que lo destituyeran, había pedido el 5 de marzo de 2003 la captura de 12 iraníes y de un libanés sospechados por el atentado. Entre ellos se encontraban cuatro que están en la lista actual. Fue el corolario de un informe de la SIDE (Secretaría de Información del Estado), realizado durante la gestión de Miguel Ángel Toma, que recogió las informaciones propias y de los servicios de inteligencia norteamericanos, israelíes y de países europeos. Galeano se había cuidado de no acusar a Irán y en cambio había hablado de elementos radicalizados iraníes.

Entre los buscados estaba el ex embajador iraní en Buenos Aires, Hadi Soleimanpour, que fue detenido en Londres, pero liberado por Gran Bretaña ante la orfandad de pruebas que aportó entonces la Argentina en contra de él.

Tras el juicio oral y público que terminó con la absolución de Carlos Telleldín y los ex policías bonaerenses acusados de integrar la conexión local, esos pedidos de detención fueron dados de baja por Interpol al entender que fueron firmados por un juez cuya actuación fue calificada de irregular.

Por eso, la Unidad Fiscal AMIA revisó toda la causa, descartó pistas inconducentes, retomó otras dejadas de lado en un principio, reunió nuevos testimonios, realizó entrecruzamientos de llamadas realizadas hace 15 años y llegó a nuevas conclusiones.

Por ejemplo, se estableció que Rabani, al regresar al país luego de participar de la reunión de agosto de 1993 donde se decidió el ataque, abrió una cuenta en el Deutsche Bank, donde recibió entre marzo y abril de 1994 transferencias de 150.000 dólares, totalmente inusuales en sus movimientos. Este dato, sumado a la foto de la SIDE donde se lo ve buscando camionetas por Warnes, suman indicios en su contra.

Los cruces telefónicos permitieron establecer que desde el celular de Rabbani se hizo una llamada hacia una mezquita realizada desde un lugar cercano a la playa de estacionamiento donde estuvo la camioneta Renault Trafic hasta que fue conducida hacia su objetivo, la AMIA.

Una hora después, desde un locutorio cercano se llamó a un celular de Foz do Iguazú, que pertenece a quien coordinó la operación desde la Triple Frontera. Establecieron que el grupo operativo, comandado por Mougnhieh, llegó al país el 1° de julio de 1994 y salió por Aeroparque a las 7.15 del 18 de julio, horas antes del atentado. Esto se estableció por las comunicaciones telefónicas realizadas al celular de la Triple Frontera, las que cesaron el mismo día en que ocurrió el ataque. También se detectaron otras llamadas desde los mismos locutorios a un número que la SIDE identifica como una base del Hezbollá en el Líbano.

Estados Unidos felicitó al gobierno de Kirchner

El gobierno de Estados Unidos y distintos círculos de poder de Washington recibieron con dosis similares de agrado y cautela el esperado dictamen de la fiscalía a cargo de investigar el atentado contra la AMIA, según señalaron desde el Departamento de Estado, la comunidad judía norteamericana y la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El gobierno de George W. Bush felicitó, por lo pronto, al gobierno de Néstor Kirchner por su “dedicación” para que avance la investigación sobre “el más letal atentado antisemita desde el fin de la Segunda Guerra Mundial”, según expresaron voceros oficiales de su embajada en Buenos Aires.

Reacciones en la comunidad judía

Las principales agrupaciones de la comunidad judía recibieron con agrado el requerimiento del fiscal federal Alberto Nisman, que acusó al estado de Irán por el atentado a la AMIA.

El presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Jorge Kirszenbaum, consideró “contundente” la prueba sobre la que se basó el fiscal. “Se confirmó todo lo que veníamos sosteniendo sobre la responsabilidad directa del Estado de Irán y del grupo Hezbollá”, dijo el presidente del brazo político de la colectividad judía argentina.

Kirszenbaum anunció además que cuando el juez Rodolfo Canicoba Corral pida la captura internacional de los imputados, su agrupación solicitará al Gobierno que tome las “medidas adecuadas” (entre ellas, “una declaración contundente respecto del estado de Irán en la ONU y en los demás foros internacionales”).

En el mismo sentido se pronunció la agrupación Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado. Por medio de la Agencia Judía de Noticias, esta asociación le pidió al juez que suscriba “con urgencia” las órdenes de captura y reclamó que el atentado no se encuadre “sólo como una agresión de tipo antisemita contra la comunidad judía de la Argentina, sino como una agresión de un país a otro país”.

En distinto sentido se expresó Laura Ginsberg, de la Agrupación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (APEMIA). Ella desconfía del fiscal y denuncia que “hace estas declaraciones porque lo pide Estados Unidos, que exige la acusación contra Irán para poner la causa AMIA al servicio de la guerra en Medio Oriente”. Los familiares de las víctimas del atentado a la mutual judía, aglutinados en APEMIA, manifestaron que la acusación de la fiscalía que incrimina al gobierno de Irán, es “una nueva gran estafa”.

A su vez, los allegados de los fallecidos señalaron que las imputaciones del fiscal Alberto Nisman son parte de un “lobby judeo-americano” para “poner la causa al servicio de la guerra y de la condena internacional al régimen” de Teherán, adhiriendo de esta forma a una consigna manifestada habitualmente por diversos grupos judeófobos.

La respuesta de Irán

Irán ofertó a la Argentina hace más de un año colaborar con la investigación del atentado contra la AMIA a cambio de que el país anulara los pedidos de captura contra ex funcionarios iraníes y le diera garantías de que no iba a hacer ninguna acusación contra ese país. Las negociaciones quedaron en la nada, porque la Justicia insistió en que ese país aceptara los pedidos de detención de la Argentina.

Según cables diplomáticos reservados a los que accedió el diario argentino La Nación y constancias de las reuniones entre diplomáticos argentinos e iraníes, el gobierno de Irán, a través de Mohsen Baharvand, actualmente el máximo responsable de la embajada iraní en Buenos Aires, entregó el 13 de septiembre de 2005 un non paper (documento no oficial) en el que proponía un acuerdo. Consistía en que la Argentina revocara los pedidos de captura que había librado el por entonces juez Juan José Galeano, a cambio de contestar los exhortos de la justicia argentina.

Esta actitud del gobierno iraní fue interpretada en el dictamen de los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos, a cargo de la causa AMIA, en la que piden la captura del ex presidente iraní Ali Akbar Hashemi Rafsanjani y otros 7 ex funcionarios de Irán, como un indicio que confirma que las más altas autoridades de ese país en 1994 ordenaron la realización del ataque explosivo.

Actualmente, Irán rechazó las imputaciones de la Justicia y pidió que el gobierno argentino “evite los errores del pasado”.

Las relaciones diplomáticas entre Argentina e Irán están en el nivel más bajo, con encargados de negocios por ambos países. La política argentina con Irán es mantener así las relaciones, sin llegar a la ruptura, aunque si el juez Canicoba Corral hace lugar al pedido de captura del ex presidente Rafsanjani, nadie puede jurar que no sea Irán quien precipite ese quiebre.

El embajador de Israel en Buenos Aires, Rafael Eldad, dijo que las declaraciones que la delegación diplomática de Irán había hecho “suenan a amenazas”, en referencia a los dichos del vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Sayyed Mohammed Ali Hosseini, que había pedido a las autoridades argentinas que evitaran “los errores del pasado”.

Marcha en apoyo a Irán

La agrupación Quebracho y varias organizaciones de izquierda y musulmanas se concentraron el viernes “en solidaridad con Irán” frente a la embajada de ese país en Argentina para repudiar el dictamen de la Justicia argentina que pidió la captura del ex presidente iraní Akbar Ashemi Rafsanjani, presidente en 1994 cuando ocurrió el atentado a la AMIA. “Vamos a saludar al embajador y a repudiar este dictamen; es una afrenta, no tienen pruebas”, dijo al portal argentino Infobae.com Fernando Esteche, líder de Quebracho.

Entre las organizaciones que participan están la Agrupación Martín Fierro; Movimiento de Trabajadores Revolucionarios Santucho; Movimiento Teresa Rodríguez; Asociación Argentina Arabe Islámica y Unión de Mujeres Musulmanas, entre otros.

La última vez que Quebracho se había manifestado (ver aquí) frente a la embajada iraní hubo incidentes y el repudio generalizado de la comunidad judía, que los denunció penalmente.

[La Nación – Perfil – Infobae – Noti-Israel]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
30/10/2006

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Acusan directamente a Irán por el atentado terrorista contra la AMIA”


  1. Lionel Paredes expresa que:

    Celebramos la noticia.Apoyamos la investigacion de la Fiscalia,por ser muy seria y objetiva.Las pruenas son evidentes y contundentes.No hay dudas.Iran y su brazo ejecutor:La Hezbolla,estan metidos en esto hasta las orejas.No se trata de una conjura palaciega para inculpar a Iran,como dicen algunos.Se trata simplemente de decir las verdad y la verdad es que los neonazis iranies mandaron a matar a los judios del AMIA..Esperamos que el brazo largo de la Ley los alcance pronto y los haga pagar por sus crimenes..