Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

27/08/2007

La Liga Antidifamatoria vira y reconoce: la matanza de armenios fue un genocidio

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

La Liga Antidifamatoria, a través de su Director Ejecutivo Abe Fucksman, modificó su postura oficial respecto de la matanza de un millón y medio de armenios a manos de los turcos en 1915, y reconoció que “fue un genocidio”. Lo hizo en el marco de un debate rayano en el escándalo ocurrido en Boston, Estados Unidos, donde la organización, dedicada a combatir el antisemitismo y toda forma de discriminación, lanzó un programa denominado “No hay lugar para el odio”.

El objetivo declarado del proyecto es la “construcción de puentes de comprensión” entre religiones, comunidades y naciones. Pero en las últimas dos semanas, el programa y, en especial, la organización auspiciante, la Liga Antidifamatoria, se vieron en el centro de una ola de ataques, debido a la negativa de ésta a apoyar una propuesta de ley para obligar a la administración norteamericana a reconocer el genocidio armenio.
Así, una iniciativa constructiva local, se convirtió en un escándalo nacional. Comunistas, bloguistas y celebridades atacaron personalmente al Director Ejecutivo, Abe Fucksman, y exigen su renuncia. En un intento por “sobrevivir”, éste dio el 21 de agosto un paso significativo: por primera vez anunció un viraje explícito: la masacre de los armenios en Turquía fue nada menos que un “genocidio”, el primero del siglo XX.
A principios de este año, el congresal judeo-norteamericano Adam Schiff, del Partido Demócrata por California, presentó un proyecto de ley para intentar obligar al gobierno a reconocer oficialmente el genocidio armenio.
En tanto, una pequeña ciudad norteamericana, Watertown, decidió abandonar el proyecto “No hay lugar para el odio”, un programa importante y exitoso, al decir de los activistas locales. Pero en Watertown hay una comunidad armenia de varios miles, harta de las excusas para ignorar el genocidio que sufrieran. Cuando entendieron que la Liga Antidifamatoria, cuya misión declarada es la lucha contra el antisemitismo y contra la “discriminación de todo sector u organismo de ciudadanos”, no tenía intenciones de apoyar la propuesta de Schiff, impulsaron la decisión de que Watertown se retirase del programa.
La Liga no es el único organismo judío que no apoya la propuesta de ley, pero es el que está a mano. Las más grandes organizaciones judías tampoco reconocen el genocidio armenio oficialmente. Los motivos declarados: no dañar las relaciones Israel-Turquía o Estados Unidos-Turquía, y la defensa de la comunidad judía turca de posibles actos de venganza.
Esos fueron también los argumentos de Fucksman, hasta que los invirtió por presión de la gente. Fucksman sostenía, entre otros argumentos, que, para los armenios, el reconocimiento sería un gesto simbólico, no una medida que tendría consecuencias prácticas. Pero el daño a las relaciones con Turquía podría tener consecuencias graves, incluido el riesgo para la vida de los judíos allí.
Sólo que la Liga Antidifamatoria es un organismo más netamente identificado que otros con la recordación del Holocausto y, por ende, su silencio sonaba más hipócritas a oídos de los críticos. Además, la organización hacía funcionar el programa en Watertown, corazón de la comunidad armenia. El episodio sacudió por dentro a la Liga misma, cuando el director regional de la Liga salió contra su más alta dirección en una entrevista en el diario Boston Globe, y fue despedido. No por su postura, sino por violar las normas.
El escándalo creció como una bola de nieve, otros funcionarios regionales renunciaron, y otros dimes y diretes, hasta que Fucksman publicó sus aclaraciones en una carta a los miembros de la Liga: “La Liga Antidifamatoria ha decidido reexaminar su postura… y aceptar la de Henry Morgentau (ex embajador norteamericano en Turquía en 1915, que advirtiera contra los actos de los turcos): los resultados de aquellos actos decididamente se acumulan hasta constituir un genocidio”. La palabra fue finalmente pronunciada.
Luego explicó que nunca había “negado” que hubiera habido genocidio, sólo se había negado a usar la palabra explícita. Ahora, las organizaciones judías, si bien siguen sin reconocer el genocidio, tampoco prometen a los turcos intentar torpedear la propuesta de ley.
En un encuentro entre el Ministro de Relaciones Exteriores turco con judíos norteamericanos hace algunos meses, éstos le explicaron que la ley, probablemente, sería aprobada, y que sería una lástima invertir energías en una causa perdida, que tampoco le hace honor a nadie.

[Povesham]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
27/08/2007

Etiquetas de la nota



Comentarios para “La Liga Antidifamatoria vira y reconoce: la matanza de armenios fue un genocidio”


  1. Ruben Demirjian expresa que:

    El reconocimiento del Genocidio Armenio es fundamental para la humanidad.En la humanidad esta Israel,y este reconocimiento fortalece la imagen de vuestra nacion.
    Felicito la decision de la organizacion,espero que los gobernantes de Israel puedan ser tan valientes y dignos como su pueblo.

    Me duele mas el silencio de un amigo que el puñal del enemigo.

  2. Regina expresa que:

    ¿Por qué este reconocimiento tendría que perjudicar las relaciones de Israel con Turquía hasta el punto de correr peligro la vida de los judíos en este país?
    El gobierno que llevó a cabo el genocidio no es el mismo que está en el poder actualmente, y creo que se podría llegar a una solución político-diplomática en el planteamiento de este tema para reconocer el genocidio cometido con los armenios sin perjudicar la relación entre ambos países.
    El silencio es la actitud más cobarde y acomodaticia. Si silenciar el Holocausto es matar nuevamente a sus víctimas, en el caso del genocidio armenio sería lo mismo.