Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

16/09/2007

El Museo del Holocausto de Israel, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Su candidatura fue propuesta por la Canciller alemana Ángela Merkel. El galardón destaca la labor de aquellos que han contribuido a la convivencia en paz. El jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia ha otorgado el galardón de este año al Museo del Holocausto de Israel.

El Iad Vashem, como es conocido el museo israelí, está localizado en un hermoso emplazamiento en el Monte Hertzl, en Jerusalem, y está compuesto por una serie de edificios y memoriales entre los que se cuenta el propio museo. Es obra de Moshé Safdie, un arquitecto israelí-canadiense, y su candidatura al premio fue propuesta por la canciller alemana, Ángela Merkel.

El museo es el recuerdo vivo de una gran tragedia histórica.

El acta del jurado, presidido por el jefe del Ejecutivo asturiano, Vicente Álvarez Areces, afirma que Iad Vashem es “el recuerdo vivo de una gran tragedia histórica” y valora “su tenaz labor para promover, entre las actuales y futuras generaciones, y desde esa memoria, la superación del odio, del racismo y de la intolerancia”.

Entre los candidatos al premio que se han quedado por el camino figuran, entre otros, la cantante Cesárea Evora, y la ex candidata presidencial de Colombia, Ingrid Betancourt, que permanece secuestrada por la guerrilla colombiana de las FARC desde 2002.

También estaban nominadas las Orquestas juveniles e infantiles de Venezuela de José Antonio Abreu, la ex presidenta de Islandia Vigdís Finnbogodóttir, la Fundación Africana para la Medicina y la Investigación y la Organización Mundial del Movimiento Scout.

El Premio Príncipe de Asturias de la Concordia premia a aquella persona, personas o institución cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres.

[20minutos]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
16/09/2007

Etiquetas de la nota



Comentarios para “El Museo del Holocausto de Israel, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia”


  1. Sonia expresa que:

    Me parece muy bien y además justo porque este museo hace que no olvidemos lo que los nazis hicieron con 6 millones de judíos y todo el antisemitismo que hay en el mundo.

  2. yanina expresa que:

    hola disculpen a mi hijo le dejaron una entrevista a una persona que profesara la religión judia, me podrian ayudar necesito saber cuales son sus simbolos (me menciono una estrella y un candeladro) y que significan; y que opinan de que en méxico haya libertad de cultos, que opinan de las otrs religiones existentes. Ojala y me puedan ayudar mil gracias y que Dios los bendiga.

  3. Arvinka expresa que:

    Estimada Yanina

    Voy a intentar ser breve en la explicación de los símbolos.

    La Magen David (Estrella de David) tiene seis picos, y se obtiene al cruzar dos triángulos puestos en sentido contrario. Tiene varios significados. Si se traza un círculo alrededor, cada pico se convierte en una sección definida, y el todal es de doce. Dichas secciones representan lo mismo a las 12 tribus que dieron origen al pueblo de Israel (Reuven-Rubén, Shmone-Simeón, Yehudah-Judá, Isajar-Isacar, Tzevulun-Zabulón, Gad, Dan, Asher-Aser, Naftalí-Neftalí, Efraim-Efraín, Menashé-Manasés, y Binyamín-Benjamín) que a los doce signos del Zodiaco (cada tribu está vinculado con un signo). También representa la unión entre lo Divino y lo Humano: el triángulo con la base abajo y la punta hacia arriba simboliza lo terrestre que busca elevarse, y el triángulo con la base hacia arriba y el pico hacia abajo, lo Divino que entra en contacto con lo humano. Según la tradición, fue el Rey David quien hizo uso de esta estrella como su emblema, y por eso el nombre (Magen David; se pronuncia Maguén David).

    En 1897, Theodor Herzl celebró el primer congreso sionista, cuyo objetivo era iniciar una campaña para reconstruir el Estado Judío en el actual Israel (objetivo que se logró en 1948). Siempre se ha dicho que uno de los grandes aciertos de Herzl fue dotarle al movimiento una bandera: un lienzo blanco con dos franjas azules paralelas, y en medio la Magen David, también en azul. Cuando el Estado de Israel se constituyó oficialmente en 1948, adoptó esta bandera sin cambios como la oficial. Desde entonces, la Magen David es es símbolo nacional del Estado de Israel.

    Hay dos tipos de candelabros en la cultura judía.

    El primero es el de siete brazos, y en hebreo se llama Menorah (se pronuncia Menorá). El primero fue construido por órdenes directas de D-os a Moisés, para que se usara en el Mishkán (Tabernáculo) en el desierto (puede ver el relato en Exodo 25.31-40). Cuando el pueblo de Israel se asentó en Canaán y se construyó el Templo de Jersualem, la Menorah siguió siendo uno de los elementos fundamentales del Templo.

    Tras la destrucción de Jerusalem y el Templo en 586 AC a manos de los ejércitos babilonios, todos los enseres del Templo (la Menorah incluída) desaparecieron. Según varias tradiciones, fueron escondidos, de tal modo que cuando el Templo fue reconstruido, volvieron a su lugar original. Cierto o falso, la Menorah era una parte esencial del Templo, y halla sido la original o no, hubo una Menorah en el llamado Segundo Templo, hasta su destrucción en 70 DC a manos de los ejércitos romanos.

    Desde entonces, no se ha vuelto a saber de su paradero, y nuevas tradiciones dicen que permanecerá oculta hasta que el Templo sea reconstruido.

    De todos modos, es un símbolo fundamental para el judaísmo, y por ello el Estado de Israel adoptó la Menorah como Escudo Oficial del Estado.

    El otro candelabro tiene nueve brazos, y se llama Janukía, por ser usado en la fiesta de Januká. En esta fiesta se celebra que después de que los sirios profanaran el Templo de Jerusalem en 165 AC, los ejércitos de Judea derrotaron al enemigo y liberaron la Ciudad Santa. Al llegar al Templo, se empezaron a hacer los preparativos para purificarlo y volverlo a consagrar al culto del D-os de Israel, pero se encontró con que sólo había sobrevivido aceite para mantener encendida la Menorah durante un día. Preparar aceite para uso religioso iba a tomar ocho días, así que se encendió la Menorah con la resignación de que durante siete días no habría luz. Sin embargo, el relato dice que milagrosamente el aceite duró los ocho días, y por eso la tradición es encender velas durante ocho días a partir del primer día de Januká. Se enciende una vela, y con esa se enciende una más. Al día siguiente, se enciende otra vez esa primera vela, y con ella se encienden dos más. Así sucesivamente, hasta que al octavo día se han encendido todas. Es una fiesta de mucho gozo, y desde la antigüedad se acostumbra hacer regalos a los niños. Muy probablemente, de allí se derivó la costumbre cristiana navideña de hacer regalos a los niños, porque Januká es la fiesta decembrina del judaísmo. Otra herencia cultural de Januká para los pueblos de habla hispana son los buñuelos, originalmente una receta judía para los días de Januká, y hoy parte indispensable de las tradiciones culinarias navideñas en México y otros países de habla hispana.

    La comunidad judía mexicana siempre ha celebrado que este sea un país donde se permite la libertad de cultos.

    Claro, esta es una realidad que apenas se vive desde mediados del siglo XIX, pero el punto es que las actuales comunidades judías mexicanas se empezaron a organizar a principios del siglo XX.

    México ha sido un país donde los judíos hemos tenido una situación privilegiada, a diferencia de otros lugares donde la constante fue la persecución, los crímenes por cuestiones religiosas y las conversiones forzadas a otras religiones (cristianismo e islam, principalmente).

    Pese a que en la imaginería popular mucha gente ubica a los judíos como gente traidora y pérfida, la realidad es que el carácter del mexicano es, en general, hospitalario y amable, por lo cual a las comunidades judías no les causó mayores problemas la convivencia aquí.

    Hubo momentos en los que se tuvo que tomar precauciones contra movimientos extremistas, pero estos siempre fueron la minoría y la excepción.

    Después de casi un siglo de vida comunitaria organizada, que implica entres tres y cuatro generaciones de judíos naciendo y viviendo en México, la comunidad local se encuentra plenamente integrada a la vida nacional, con todas las ventajas y desventajas que esto implica.

    Como parte del obligado agradecimiento a todo lo que ha ofrecido este país, la comunidad judía local ha desarrollado diversas instituciones de apoyo y altruismo que han desempeñado notables papeles a la hora de ayudar, como en las recientes inundaciones en Tabasco, o dotando a escuelas primarias y secundarias de recursos tecnológicos para ayudar a mejorar el nivel educativo.

    Los judíos creemos que la tolerancia entre las religiones es fundamental para la convivencia armónica de la sociedad.

    Tener diferentes creencias y diferentes puntos de vista es válido, pero no deben volverse pretexto para la violencia, la persecución o el favoritismo.

    El judaísmo se abstiene de hacer un juicio de valoración sobre las creencias de otras religiones, y enfatiza que la obligación principal de cada religión o cada creencia es proveer al individuo una base ética sólida que le permita vivir con respeto y consideración a sus semejantes.

    Las mayores diferencias que el judaísmo tiene con otra religión se dan con el cristianismo, toda vez que el cristianismo es una reinterpretación muy compleja del mismo judaísmo, del cual se derivó (recuérdese que Jesús y sus apóstoles fueron judíos).

    La diferencia esencial radica en que el judaísmo no reconoce en Jesús de Nazareth al Mesías (del hebreo Moshiaj, literalmente, úngido), lo cual es la doctrina fundacional del cristianismo.

    Sin embargo, el judaísmo no cree que ese tipo de creencias sean determinantes para que D-os acepte o rechace a cualquier individuo.

    El judaísmo cree firmemente que sólo hay Un D-os, y por lo tanto, es el mismo para toda la humanidad, sin importar desde qué país, cultura o religión se le busque. Así como D-os le ha dado instrucciones precisas al judaísmo, se las ha dado a todas las naciones.

    Dichas instrucciones no incluyen la obligación de pertenecer a tal o cual religión. Por lo tanto, el judaísmo acepta que todas las religiones pueden — y deben — ofrecerle a sus feligreses la experiencia de una comunión personal con D-os, y por lo tanto, la Luz necesaria para gozar de un futuro mejor en lo que nosotros llamamos el Mundo Venidero, que otras tradiciones pueden identificar como El Cielo.

    Finalmente, el judaísmo se opone a todo tipo de proselitismo a ultranza. No somos una religión que busque adeptos. Se puede hacer la conversión al judaísmo, pero por iniciativa de la persona que desea convertirse. En coherencia con nuestra convicción de que D-os es el mismo para todos los seres humanos, y por lo tanto para todas las religiones, no tenemos campañas proselitistas ni actividades semejantes.

    Simplemente respetamos a cada religión, y esperamos el mismo respeto de ellas.

  4. yanina expresa que:

    Mil gracias Arvinka, realmente es muy gratificante que alguien te ayude y tus comentarios a mi pregunta son muy importantes he aprendido mucho sobre tu religión y gracias a ti mi hijo cumplira con su tarea, que la verdad le permitira aprender al mismo tiempo, vivimos en la ciudad de Puebla, México, a nombre de el y mío personalmente te damos las gracias y que D-os te bendiga a ti y toda tu familia, feliz fin de semana.

  5. Arvinka expresa que:

    Estimada Yanina

    Ha sido un placer poder ayudar un poco. Para otra ocasión, ten en cuenta que los judíos descansamos de nuestras actividades entre el viernes en la tarde y el sábado en la tarde (por eso no te envié una respuesta antes). Pero estoy a tus órdenes en todo lo que se ofrezca.

    Saludos.

  6. Julio Cesár Haro M expresa que:

    Por medio de estas lineas, quiero expresar el respeto que tengo por el pueblo de Israel, y quiero expresar que siempre estan en nuestras oraciones, en casa (que tambien es su casa) pedimos a Dios por su vida, y asi mismo esta se una forma de que nunca se olvide esta situacion tan dificil y dura y en la cual el mundo debe de llevar en la mente para que no vuelva a pasar esto.