Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

16/09/2007

La economía israelí: el 5767 fue un año de doble “crecimiento”

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Los datos sobre la marcha económica, especialmente los relativos al superávit en la balanza corriente y en el Presupuesto, reafirman el optimismo de los economistas y son una especie de colchón de seguridad ante probables fluctuaciones externas.

Al encarar un resumen de la actividad del país en el último año judío deben destacarse en primer lugar la seguidilla de indicadores favorables que se publicaron a lo largo del año y, al mismo tiempo, los llamados a una mayor justicia social provenientes de entidades voluntarias que intentan aliviar a los más necesitados con ayuda de todo tipo.

Si volvemos a un año atrás, recordamos que el país estaba saliendo del trauma de la Guerra del Líbano. La producción en el norte comenzó a incrementar su ritmo, los turistas fueron volviendo a los sitios de esparcimiento y los pobladores a sus puestos de trabajo. Las discusiones sobre quién y cómo deberían hacerse cargo de los daños aún no finalizaron pero en su casi totalidad, la normalidad volvió a reinar.

En Tel Aviv, los mercados financieros que en los primeros días de enfrentamientos reaccionaron con nerviosismo retornaron rápidamente a la senda de alzas. La demanda de moneda extranjera, alentada por la inestabilidad, fue desapareciendo y tanto el dólar como el euro regresaron a sus cotizaciones anteriores primero para luego bajar más aún.

Los datos sobre la marcha económica, especialmente los relativos al superávit en la balanza corriente y en el Presupuesto, reafirman el optimismo de los economistas y son una especie de colchón de seguridad ante probables fluctuaciones externas.

A pesar de lo que decimos, los problemas que atraviesa el mercado estadounidense como consecuencia de la crisis del sector hipotecario y la debilidad que muestran algunos otros ramos, repercuten sobre nuestro país. Las exportaciones de mercaderías hacia allí representan el 12% del total y Estados Unidos es el principal proveedor de fondos que llegan a Israel para ser invertidos en el sector de alta tecnología. En la medida que la crisis norteamericana afecte a la demanda de productos y servicios de tecnología de avanzada, ello se hará sentir en la economía nacional.

No hay que olvidar que el sector exportador es el que tuvo mayor crecimiento en los últimos años y continúa en esa senda también en estos días. La demanda interna creció en los últimos meses pero a pesar de eso no es una alternativa para los envíos al exterior.

Las cifras que reflejan la trayectoria del sector de la construcción están lejos de mostrar el retorno a las de años atrás. En el último año bajó el número de comienzo de obras, especialmente de viviendas y, al mismo tiempo, se anota una suba de la construcción de casas privadas y no de edificios y grandes proyectos. La estrepitosa quiebra de la compañía Jeftzibá, tema que está lejos de dilucidarse, siembra desconfianza entre potenciales compradores y reduce la demanda de departamentos nuevos.

Inflación normal

El año civil finalizó con un buen cumplimiento de las premisas del Presupuesto y la inflación algo por debajo de la banda que se habían propuesto las autoridades. Desde comienzos del año 2007, los analistas se sienten derrotados. Las previsiones de una baja en el ritmo de crecimiento fueron quedando por el camino, a medida que los datos mostraban que sería superior a los cálculos iniciales.

En los seis primeros meses del año, el Producto Bruto Interno creció a un ritmo anual del 6,6%, por lo que no es exagerado pensar que, aun tomando en cuenta que el segundo semestre sea menos positivo, la suba será de por lo menos un 5%, cifra que se daría también hasta finalizar el año hebreo que ahora comenzó.

Después de largos meses de inflación nula y hasta negativa, en los últimos se dieron porcentajes altos que hicieron temer al probable rebrote de una incontrolada alza de precios. Ello fue desmentido por los especialistas: afirman que agosto fue el último mes con una inflación significativa y para los venideros, retornará a niveles como los de antes.

La inflación, en un país que necesita importar casi todo el combustible que emplean la industria, los medios de transportes y las usinas generadoras de electricidad, está estrechamente vinculada con el precio del petróleo. A lo largo del año, si bien hubo fluctuaciones, luego se corrigieron. Días atrás se registró una baja del precio de los derivados del petróleo al consumidor. La nueva caída de la cotización del dólar influye directamente también en estos precios.

Varios años de subas casi constantes en el Mercado de Valores llegaron a su fin. Esto se dio no como consecuencia de factores internos sino como un reflejo de los sucesos en los grandes mercados.

A pesar de eso, el inversor en la Bolsa, que en realidad comprende a todos los ahorristas israelíes, salió beneficiado también en el 5767 con un aumento de sus bienes. En los últimos meses se constata una caída, con correcciones traducidas en alzas. Estas variaciones son el reflejo directo de la marcha de las Bolsas extranjeras, que dictan el comportamiento de la local, en momentos en que la amplia mayoría de las compañías que cotizan sus acciones muestran balances con enormes ganancias.

La inflación para los últimos 12 meses fue de solamente 0,3%, el pronóstico para todo el año 5768 es de 2,2% aunque para el 2007, sea algo mayor, del 3 por ciento.

Cuando se recuerden aspectos salientes del año que ahora finaliza, la reducción de la tasa de desempleo, seguramente será uno de ellos. La cifra está en el 7,6%, la más baja desde hace años. A pesar de ello, la brecha social continuó creciendo. La riqueza del país se concentra en pocas manos, una vez que el Estado fue privatizando las compañías que eran de su propiedad.

La diferencia entre los altos salarios que perciben unos pocos y los muy bajos de una gran masa de la población es visible. La implementación del impuesto negativo a la renta, como forma de compensar a las familias de trabajadores que no llegan al mínimo necesario para vivir en forma decorosa, sería una de las salidas a este problema.

[AJN]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
16/09/2007

Etiquetas de la nota



Comments are closed.