Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

01/10/2007

Una sobreviviente de ls Shoá defiende alemanes que ayudaron

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Los nazis habían matado a 20 parientes de Inge Deutschkron cuando ella le dio la espalda a Alemania por primera vez en 1946. Hoy, esta residente en Berlín se dedica a defender a los alemanes que desafiaron a Hitler y salvaron a judíos como ella.
Esta escritora y periodista de 85 años cree que Alemania ha recorrido un largo camino desde el holocausto, mostrando una apertura respecto de su problemático pasado que no tuvo en los años que le siguieron a la segunda guerra mundial.
Sin estar más dividida, o asediada por ex-nazis que intercambiaban altos puestos bajo Hitler por cargos importantes en la democracia de posguerra, ella dice que los alemanes están más interesados que nunca en aprender de la historia.
“No puedo imaginar que suceda de nuevo en Alemania,” le dijo ella a Reuters en su casa en el oeste de Berlín.

“La generación joven de hoy en día está dispuesta a descubrir que pasó entonces y están realmente horrorizados por ello. Me da mucha esperanza”.

Un ataque sobre ocho indios por parte de una pandilla en una ciudad del este consternó al país el mes pasado, y Deutschkron dijo que se necesitaba hacer más trabajo para promover la tolerancia racial en el este.

“Pero pienso que la democracia en este país es muy estable,” dijo ella. “En Gran Bretaña, en Francia o en Alemania siempre habrá un residuo de nazis, o racistas o antisemitas.”

Deutschkron habla semanalmente con niños en edad escolar sobre cómo era vivir en Berlín entre 1939 y 1945, primero bajo la mirada de la opresión nazi y luego de forma clandestina.

Con brillo en los ojos y hablando rápido, Deutschkron relata un conjunto de anécdotas de la guerra interrumpidas por carcajadas, incólumne por la tragedia que se cobró las vidas de seis millones de judíos europeos, entre ellos, gran parte de su familia.

Si bien su familia inmediata sobrevivió, parientes cercanos de entre 3 y 90 años cayeron víctimas del genocidio.

HÉROES SILENCIOSOS

Inicialmente ayudada por el fabricante de cepillos anti-nazi Otto Weidt, cuyo taller para ciegos era un refugio para judíos en los primeros años de la guerra, Deutschkron evitó ser deportada con la ayuda de amigos “arios” que la ocultaron a ella y a su madre alrededor de Berlín.

“Estas personas arriesgaron sus vidas por nosotros,” dijo ella.

Sin embargo sólo ahora está empezando a darse a conocer cómo es que muchos alemanes ayudaron a judíos en ese momento, dijo Deutschkron.

“De repente está quedando claro cuántos alemanes había ayudando gente,” dijo ella. “Hay prueba fehaciente de esto. Uno no puede simplemente decir ‘yo rescaté a un judío’.”

Deutschkron se refiriere a un proyecto por parte del Centro Memorial de la Resistencia Alemana que ella respalda para echar luz sobre los alemanes olvidados que ayudaron a judíos.

Llamado “Héroes silenciosos” muestra que hubo más personas ayudando gente de lo que ella podía haber supuesto jamás.

“Todo esto significa mucho para los jóvenes. Estas personas demuestran que es posible oponerse a algo, que uno puede tener la convicción para defender lo que considera correcto,” indicó.

En los años de posguerra cuando Konrad Adenauer fue canciller de Alemania Occidental, el legado nazi quedó oculto y nadie se animaba a hablar acerca de haber ayudado a judíos, dijo ella.

Desilusionada con la vida después de la guerra en Gran Bretaña, Deutschkron se mudó a Bonn, la capital de Alemania Occidental, a mediados de los 50 y se horrorizó al encontrar una nación que negaba su pasado.

“Yo responsabilizo a Adenauer por dejar que viejos nazis llegaran a altos cargos públicos, quienes llegaron y dijeron, ‘muy bien, creemos una democracia’,” dijo ella.

“Había más nazis en la Oficina de Asuntos Exteriores que durante la era nazi.”

En los ’60, ella cubrió los juicios de Francfort a los oficiales del campo de exterminio de Auschwitz para el periódico israelí Maariv, pero se frustró cada vez más por la falta de interés en el pasado.

“Entonces la gente solía decir, ‘Mira, solo olvídate de eso,”‘ recordó.

En 1972, cuando Israel estaba siendo atacado por secciones de la izquierda radical de Alemania Occidental como un estado fascista, Deutschkron se hartó. Hizo las valijas y se mudó a Israel.

ACUSADA DE MENTIR

Sólo al final de la década del 80, ella regresó a Berlín para concurrir al estreno de una obra adaptada de su autobiografía “Ich trug den gelben Stern” (Yo usé la estrella amarilla).

Al encontrar de repente que ella estaba muy demandada por una nueva generación de niños que quería saber sobre sus experiencias, Deutschkron inicialmente dividía su vida entre Israel y Berlín, antes de mudarse de forma permanente hace seis años.

No todo el mundo está feliz en cuanto al mensaje que ella ha transmitido acerca de los alemanes que activamente se opusieron a la ideología racista de los nazis.

Algunos críticos en Estados Unidos, negándose a aceptar que hubo alemanes que ayudaron a judíos, la han acusado de mentir.

“Pero yo soy la prueba viviente de eso,” dijo Deutschkron.

En 1943, ella y su madre adoptaron nombres falsos y se mudaron de un escondite al otro, eludiendo las bombas británicas y luego a los soldados rusos así como el Tercer Reich sucumbía.

Mientras el ejército rojo de Stalin avanzaba por Berlín, el par se hizo pasar por refugiados del este quienes habían perdido sus papeles y engañado a los oficiales nazis para que les dieran nuevas identidades. Después de la guerra, se fueron para unirse con su padre, quien ya estaba en Berlín.

Más de 60 años más tarde, el pasado todavía atormenta a los amigos alemanes de Deutschkron. Según ella, esto “es ridículo”.

“Los alemanes ahora tienen una sola obligación: descubrir qué ocurrió. ¿Y qué hay de sentirse culpables al respecto? Son todas tonterías.”

Por Dave Graham
[Reuters]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
01/10/2007

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Una sobreviviente de ls Shoá defiende alemanes que ayudaron”


  1. dobrana araya expresa que:

    hola mi nombre es paola y quisiera saber si soy decendiente de judios resulta que mi abuelo fue traido en barco asudamerica cuado fue el holocauato en alemania sus padres fueron acesinados en un campo de concentrasion y aqui en chile lo adopto una familia con los años supimos la verdad que grado tengo de judio a mi me gustaria saber gracias paola.

  2. Arvinka expresa que:

    Estimada Paola

    El judaísmo no es algo que suela medirse por grados, de tal modo que se diga que “eres mitad judío” o “una cuarta parte judío”.

    Hay una regla muy simple para saber si se es o no judío desde el punto de vista natural: se es judío por nacer de madre judía.

    Tú podrías reclamar la identidad judía al 100% (repito: nada de grados) si tu abuela materna hubiera sido judía. Siendo el caso que lo fue uno de tus abuelos, un tribunal rabínico no te concedería la identidad judía halájica, es decir, religiosa.

    Si tu deseo es obtenerla, tienes que hacer el proceso normal de conversión, para lo cual tienes que establecer contacto con el Bet Din (junta directiva) de una comunidad.

    Claro, eso SÓLO SE REFIERE AL ASPECTO RELIGIOSO. El judaísmo es algo mucho más amplio que eso, y es probable que enterarte del origen de tu abuelo te cause una lógica curiosidad por conocer más del judaísmo, algo que de uno u otro modo, te pertenece.

    Consciente de ello, el Estado de Israel, en tanto estado laico y comprometido con defender el judaísmo en cualquiera de sus modalidades (no sólo la religiosa), ha establecido en la Ley del Retorno que ésta puede ser aprovechada por todos aquellos que puedan demostrar que, por lo menos, tienen un abuelo judío (en este caso, tú quedas plenamente protegida por esta ley que te permite ir a radicar a Israel).

    Aquí el punto importante es que tú decidas qué es lo que quieres hacer.

    Tal vez ya tengas un modo de vida, o una religión, con los cuales estés satisfecha, y entonces el judaísmo venga a ser un detalle que te invita a ampliar tus perspectivas en cuanto a ciertos temas, pero no algo lo suficientemente decisivo como para cambiar de vida. En ese caso, seguro que hay muchos lugares, sitios web, foros o actividades por medio de los cuales puedes aprender más sobre el pueblo al que perteneció tu abuelo, y por lo tanto, al pueblo con el que tienes un sútil, pero importante, vínculo.

    En cambio, si quieres redefinirte en tanto judía, tendrás que pasar por todo el proceso de conversión, si tu objetivo es religioso. Si es cultural y cívico, incluso tienes la opción de establecerte en Israel sin muchos trámites.

    Lo difícil de la conversión es asimilar una idiosincracia diferente, una cultura diferente. Pero no me parece que vaya a ser problema para ti.

    La identidad judía tiene algo especial, y es muy intensa. Pese a que muchos judíos dejan de practicar la religión, sus hijos y sus nietos (y a veces más) se siguen comportando como judíos, pensando como judíos, hablando como judíos.

    Así que, respecto a tu pregunta de qué tan judía eres, tú, y sólo tú, tienes el privilegio de contestar.

    Y cuando tengas clara la respuesta, ve y haz lo necesario para lograr lo que te hayas propuesto.