Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

02/12/2007

Peres agradece a países que votaron por creación de Israel

 

{lang: 'es-419'}

En un acto celebrado en sus oficinas de Jerusalem, el presidente israelí, Shimón Peres, recibió a los familiares de los embajadores latinoamericanos que votaron a favor de la creación del moderno Estado Judío en su tierra ancestral, hace 60 años.
El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU votó el plan de partición recomendado por la UNSCOP (Comité especial de las Naciones Unidas para Palestina), con el resultado de 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones.

El plan, contenido en la resolución 181 de la Asamblea General, dividía el antiguo protectorado británico de Palestina en dos estados, uno judío y uno árabe, aunque fue rechazado de plano por el mundo árabe.

Con la sola excepción de Cuba, que se opuso, el resto de países de América Latina votó a favor o se abstuvo en la votación para aprobar la resolución, lo que favoreció la creación de Israel porque las abstenciones no se contabilizaron dentro de los dos tercios requeridos para dar por buena la resolución de partición.

Los países latinoamericanos que apoyaron la resolución fueron Brasil, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

Los 13 que votaron en contra fueron Afganistán, Arabia Saudí, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Iraq, el Líbano, Pakistán, Siria, Turquía y Yemen.

Se abstuvieron Argentina, Colombia, Chile, China, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, el Reino Unido y Yugoslavia.

Los Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron entre quienes votaron a favor de la resolución y Tailandia estuvo ausente en la sesión plenaria.

La colaboración latinoamericana en la creación de Israel fue más allá de los votos de sus representantes el 29 de noviembre de 1947, ya que en el informe de la UNSCOP colaboraron dos embajadores hispanohablantes y la noche de la votación otros jugaron

El Debate

El debate fue prolongado y amargo. Muchas de las declaraciones que se formularon pueden resultar curiosas 60 años después, peron no por eso dejan de resultar importantes.
Enrique Rodríguez Fabregat de Uruguay expresó: “¿Por qué es necesario que exista un Estado Judío? Para terminar con esa forma de discriminación y de persecución contra un sector de la humanidad”.

Jorge García Granados de Guatemala agregó: “El Estado Judío es la reparación que la humanidad debe a un pueblo que durante 2000 años, sin culpa y sin defensa, ha sufrido la humillación y el martirio”.

Hubo otras opiniones interesantes. “Sabemos que una gran proporción del Pueblo Judío considera a Palestina como su Hogar Nacional. En vista de nuestras propias y estrechas relaciones con el Pueblo Judío, nos es imposible dejar de simpatizar con tales aspiraciones”. Así se expresaba el representante polaco Oscar Lange.

“…Los representantes árabes afirman que la partición de Palestina será una injusticia histórica, pero esas consideraciones son inaceptables por la simple razón, de que, después de todo, el Pueblo Judío ha estado estrechamente ligado a Palestina durante un considerable período histórico…” Palabras de Andrei Gromyco, representante de la Unión Soviética.

[Radio Jai - Blog: De todo un poco]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
02/12/2007

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Peres agradece a países que votaron por creación de Israel”


  1. LatAm expresa que:

    Aparentemente el único que consideró el pueblo palestino en ese momento fue Gromyko, aunque de forma demasiado optimista. No sabría, quizás, que era propósito del movimiento sionista ocupar las tierras palestinas y hacer de sus habitantes, a la fuerza, refugiados permanentes.

  2. ElcHino expresa que:

    Las tierras de un pais que nunca existió ? De un pueblo que nació en la década del 60 ?

    A ver si sos capaz de encontrar alguna referencia a un “pueblo palestino” antes de 1940. Es el pueblo más nuevo de la historia !

  3. Ada Luz Blandon Mendoza expresa que:

    Me siento muy contenta de que mi pais Nicaragua haya dado su voto favorable a la creacion del Estado de Israel. Pero quisiera saber por que a nosotros los Nicaraguenses nos piden visa para entrar a Israel, pues tengo entendido que a los que votaron a favor no les requieren visa de entrada. Si se pudiera hacer algo a favor de Nicaragua en relacion a esto me sentire mas contenta.

    Shalom.

  4. Arvinka expresa que:

    No dejan desorprenderme comentarios como el de LatAm, debido a su profundo desconocimiento de la historia, y su evidente tendencia visceral.

    Vamos a los hechos:

    El reino de Judea fue destruido por el Imperio de Romano en dos guerras, la primera entre 66 y 70 dC, y la segunda entre 132 y 135. Esto obligó a la mayoría de los judíos a exiliarse, principalmente en Europa.

    Sin embargo, nunca dejó de haber prescencia judía en eso que los romanos llamaron FILISTEA, raíz etimológica del término PALESTINA.

    Después de Roma, ese territorio fue dominado por cuanto imperio floreció en la zona, incluyendo al califato de Bagdad, los Mamelucos, los Otomanos, y finalmente los Ingleses. Durante todo ese tiempo, ningún imperio se preocupó por construir una provincia organizada allí. Era una zona desértica e inhóspita, y no le resultaba atractiva a nadie.

    Los únicos conflictos que se dieron para disputar la propiedad del territorio fueron los causados por las Cruzadas que el Catolicismo Europeo promovió, cuyo objetivo era recuperar el control de los lugares sagrados para el cristianismo, y que estaban en poder islámico.

    La documentación que se tiene sobre las cruzadas confirma que los guerreros cristianos cometieron atroces matanzas contra la población judía local. Lo cual confirma que desde la Edad Media, ya estaba asentada allí una población judía.
    De hecho, el único grupo que buscaba emigrar a ese lugar para establecerse a vivir allí, pese a lo inhóspito del terreno, eran los judíos.

    ¿Por qué? Porque eran el único grupo que, desde entonces, consideraban ese lugar como su hogar nacional.

    Ciertamente, durante el proceso se establecieron allí muchos grupos árabes, especialmente beduinos nómadas. Sin embargo, hacia finales del siglo XIX, el territorio identificado como Palestina estaba muy escasamente poblado, y había zonas donde la población mayoritaria era judía, en contraparte a otras zonas donde la mayoría era musulmana. Los cristianos siempre fueron minoría.

    Otro dato significativo: está documentado que, por lo menos desde mediados del siglo XIX, la población de Jerusalem ya era mayoritariamente judía.

    El plan de partición que la ONU sometió a votación en noviembre de 1947 contemplaba la distribución de los grupos mayoritarios árabes y judíos, de tal modo que los eventuales reacomodos fueran lo menos problemáticos.

    De hecho, en estricto no eran necesarios los reacomodos. ¿Qué problema puede haber en que un grupo de árabes viva en un país judío, o un grupo de judíos viva en un país árabe?

    Sin embargo, es perfectamente sabido que el rechazo árabe provocó dos situaciones que, a la larga, se han convertido en catastróficas.

    En primer lugar, rechazaron el derecho del pueblo judío de tener un hogar nacional. Al final de cuentas, no es porque allí haya existido un país palestino. De hecho, ni siquiera se hablaba de palestinos, y cuando se llegaba a usar ese término, era para referirse a LOS JUDÍOS QUE YA ESTABAN ESTABLECIDOS ALLÍ. Dicho rechazo ha sobrevivido hasta el día de hoy en los postulados ideológicos de grupos como Hamás, Hizbollah, y de países como Irán. La Autoridad Nacional Palestina todavía debe dar señales de cambio en ese aspecto, porque sus antecedentes no son muy buenos, por cierto. El discurso de Yasser Arafat, fundador de Al Fatah y líder histórico de ese pueblo hoy llamado Palestino, era que Israel tenía que ser destruido.

    El segundo aspecto catastrófico que se derivó de la postura árabe fue que en 1948, ante la declaración fundacional del Estado de Israel, la propaganda árabe incitó a muchos de los pobladores musulmanes de la zona a que salieran de la zona de guerra, para que los ejércitos árabes pudieran dedicarse a exterminar a los judíos.

    El detalle fue que los árabes perdieron la guerra, y todos esos contingentes de árabes repentinamente se quedaron desplazados y sin hogar.

    Pero no fueron los únicos. Una cantidad enorme de judíos (se calcula que entre 600,000 y 900,000, practicamente el mismo número que árabes desplazados) fue obligada a abandonar sus hogares en los países árabes, y sufrieron penurias terribles para poder llegar a Israel en condición de refugiados. Sus bienes fueron confiscados y lo perdieron todo.

    En consecuencia, a principios de los años 50′s, Jordania, Líbano y Egipto, principalmente, tenían que lidiar con el problema que representaba más de medio millón de árabes desplazados. E Israel tenía que lidiar con otro tanto de judíos también desplazados.

    ¿Cual fue la diferencia? Que Israel hizo todo lo posible por incorporar a esos ciudadanos árabes que habían perdido todo por el hecho de ser judíos. Y lo logró. Fue un proceso difícil, pero en la actualidad, los nietos y bisnietos de esos desplazados son ciudadanos israelíes.

    Por su parte, ningún país árabe se responsabilizó de los desplazados, que quedaron refundidos en campamentos de refugiados, expuestos a la miseria y a la humillación.

    Dato curioso: Cisjordania, entre 1948 y 1967, estuvo controlada por el Reino Hachemita de Jordania. Y nunca se habló de que los palestinos de allí tuvieran derecho a tener su propio país, y menos aún de una “ocupación” jordana. En cambio, ya empezaba a hablarse de “ocupación” israelí, pero debe entenderse que esto se refiere a la misma existencia del Estado de Israel.

    No es difícil entender ésto, aún hoy. El ejército israelí hace incursiones frecuentes en Gaza, y ultimamente ya no tantas en Cisjordania, pero NO MANTIENE UNA OCUPACIÓN MILITAR. Sin embargo, se sigue hablando de la “ocupación”. ¿Cuál ocupación, si el ejército no está invadiendo estos territorios?

    Es obvio, entonces, que por “ocupación” se habla de la presencia judía en la zona. Es decir, la existencia del Estado Judío. Cuando los hoy llamados palestinos han hablado de terminar con la ocupación, se refieren, literalmente, a la destrucción del Estado Judío.

    Desde 1948 se dio un fenómeno curioso: si hubo desplazados árabes, en su mayoría fue responsabilidad de la prensa Jordana, Egipcia y Siria que los animaron a abandonar sus hogares mientras duraba la guerra. Posteriormente, ninguno de estos países hizo nada por ayudarlos. Por el contrario, los refugiados de Cisjordania llegaron a un punto de conflicto tal con el Reino de Jordania, que en 1970 hubo una brutal masacre de palestinos a manos del ejército jordano. Incluso, se fundó un grupo terrorista para rememorar esa matanza, llamado Septiembre Negro. ¿Terrorismo antijordano? No. Por inverosímil que parezca, era para actividades terroristas antijudías.

    Lo curioso es ésto: ningún país árabe se responsabilizó de esos desplazados, que, en cambio, han crecido desde hace casi sesenta años con la idea de que todo fue culpa de los judíos (!). Y todo palestino que tenga menos de 60 años ha crecido en un sistema educativo que lanza todas las culpas a la existencia de Israel, y estudiando geografía con mapas en los cuales, hasta la fecha, no figura la existencia del Estado de Israel.

    Fue en los años 60′s que se empezó a hablar de un pueblo llamado palestino, especialmente por la atención que empezó a llamar la Organización para la Liberación Palestina (OLP), fundada por un egipcio: Yasser Arafat.

    Lo cierto es que si uno revisa los diarios o los libros de los años 50′s, todavía se les llamaba PALESTINOS a los judíos israelíes.

    No es difícil descifrar el enigma de quién es pueblo y quién no. Un pueblo se caracteriza por tres características culturales bien definidas: tienen una religión propio, un idioma propio y un arte culinario propio.

    Los judíos tenemos nuestra propia religión, nuestro propio idioma y nuestra comida tradicional. Es lógico. Somos un pueblo, y como parte lógica de esa identidad nacional, estamos vinculados a un pedazo de tierra.

    Los palestinos comen como árabes, hablan árabe y practican la religión árabe. Valga la comparación, si tenemos algo que parece pato, hace como pato y camina como pato, pues es un pato. Así que los palestinos son árabes. Esto no está en duda, por cierto. Y aquí la pregunta es simple: ¿de dónde son los árabes?

    Pues de Arabia. No de Palestina.

    Si al final de cuentas la política israelí se orienta a aceptar la creación de un Estado Palestino, no es porque se acepte el derecho histórico de ese grupo de descendientes de inmigrantes árabes llegados principalmente de Jordania sobre ese territorio. Es porque, ni modo, hay más de cuatro millones de ellos viviendo allí, y no pueden ser incorporados al Estado Judío, porque sería cosa de dos generaciones para que el balance demográfico aniquilara la identidad judía de Israel, tal y como en su momento fue aniquilada la identidad cristiana del Líbano.

    Esos son los hechos históricos, verificables para cualquiera que quiera ponerse a estudiar historia.

  5. Samuel expresa que:

    En Guatemala existe una leyenda que dice que el voto de nuestro embajador a favor de la creación del Estado de Israel fue el determinante y es algo que aumenta un poco nuestro orgullo… De igual forma considero importante sertirse participe de una fecha y un evento tan importante de reinvindicación de la tierra de Israel!
    Saludos

  6. Vitor Santos expresa que:

    Muy bien esa “pequeña historia de Israel” Arvinka. En hecho en los tiempos
    biblícos, los filistinos o filiteos eran poco nombrosos, pequeñas tribus, aun que
    algunos tenian mucho poder. Al pasar de los tiempos se perdieran sus trazas, y
    solo después de la creación del Estado de Israel, y por mucho que duela, los paisanos de aquellas tierras tuvieran ayuda de ingleses y alemanes como de otros árabes, empiezaran una guerra en contra el establecimiento de los Israelís, hasta hoy. Pero hoy tienen ayuda de todos los árabes y de muchos tontos que creen que no son más que a unos pobrecitos de quién todo quitaran y luchan por… su pátria. Una pátria que jamás tuvieran pués que jamás estuvieran estabelecidos como estado, y solo tomaran armas para luchar contra
    los Israelís después del ’48 mientras sin tener como dijo estabelecimiento como estado. Y solo se estabelecieran como pueblo organizado años después.

  7. Dawio expresa que:

    Estimado Amigo Samuel:

    Para que te sientas más orgulloso te cuento que no es “leyenda” lo del voto decisivo de Guatemala; tiene sustento más que histórico sino lee http://enhabito.com/semana-de-eventos-en-la-historia-guatemala/ o el libro “Así nació Israel” del Lic. Jorge García Granados.

    Desde entonces ha existido la hermandad entre estas dos regiones tan pequeñas pero a su vez tan queridas por Dios. Es más en Guatemala en un lugar de la Avenida Reforma está eregida una gran “Magen David” o “Estrella de David” como simbolo de la alianza y amistad eterna entre Guatemala y el Estado de Israel.

  8. Vitor Santos expresa que:

    Shalom
    Arvinka, leí de una ves más a su leccion de historia. Y es siempre un regalo leer todo que escribe Ust y hay que agrasdescer. La verdad es que nigun país arabe apoyo a los palestinos. Al final, Israel hice más por ellos que los musulmanes, és así?Y el pago? Creo que los filistinos ya existian en los tiempos bíblicos, pero no saliran de donde astaban. La Diáspora empesó con la destruición del Templo por los año 70 de nuestra era y si fué buena para la difusion de los judios por toda parte, fué mala para que Israel se manteniera en
    su hogar. Su tierra. Y por otro lado les crearan males que ocorreran al largo de los siglos.
    A nuestros amigos de Guatemala les tenemos que agrasdecer por su aporto, Y que El Creador los benediga.

  9. Arvinka expresa que:

    Estimado Víctor

    Me llama la atención que menciones la cuestión de quién ha ayudado más a los palestinos, si Israel o los árabes.

    Vamos entendiendo primero qué son los palestinos.

    Difícilmente se les puede definir como un grupo o pueblo definido. Las características culturales que definen a un pueblo son tres, básicamente: su idioma, su religión y su tradición culinaria.

    Los palestinos hablan árabe, son musulmanes o cristianos, y comen como árabes, por lo que resulta muy difícil — si no es que imposible — diferenciarlos de otros árabes, especialmente de los jordanos (de allí que haya un artículo que menciona a Jordania como un verdadero páis palestino).

    Hacia mediados del siglo XIX, todo el territorio que actualmente abarca Israel y los territorios palestinos era un territorio casi deshabitado. La poca población que allí había eran árabes y judíos, de eso no hay duda. Fue hacia finales del siglo XIX y principios del XX que procesos migratorios empezaron a poblar un poco más ese lugar inhóspito.

    La migración judía vino de Europa, principalmente de Rusia y Polonia. La migración árabe vino de Jordania y de Egipto, básicamente.

    En 1947, cuando la ONU define el plan de partición para la creación de dos estados — uno judío y uno árabe (nótese que en ese momento NO SE DIJO PALESTINO) –, el territorio se organiza tomando en cuenta qué zonas estaban mayormente pobladas por árabes y cuáles por judíos.

    Ya conocemos lo que siguió: el retiro del mandato británico, la declaración de independencia de Israel, la declaración de guerra de los países árabes, y la primera victoria militar israelí en su historia moderna.

    Ya se sabe también que hubo un fuerte problema de desplazados. Más de medio millón de árabes abandonaron sus tierras, pero también más de medio millón de judíos. Resulta “curioso”, porque los árabes que se vieron obligados a abandonar sus hogares lo hicieron porque la zona estaba en guerra. En cambio, los judíos que tuvieron que abandonar sus hogares no abandonaban una zona en guerra, sino que fueron expulsados de varios países árabes SÓLO POR SER JUDÍOS.

    El resto de ambas historias también es conocido: los judíos exiliados que llegaron aIsrael fueron integrados a la sociedad. Los árabes desplazados no fueron ayudados por nadie.

    Lo sorprendente, es que en un principio los árabes desplazados quedaron en TERRITORIOS ÁRABES. Los campamentos más grandes — hoy ciudades — se establecieron en Cisjordania — entonces bajo control jordano — y en Gaza — bajo control egipcio –. Curiosamente, nunca se habló de una “ocupación” jordana o egipcia que estuviera afectando los “derechos” del pueblo palestino para tener su propio hogar.

    Pero tampoco se les ayudó, y las condiciones de vida en esos campamentos se volvieron infrahumanas.

    Entonces hay que decirlo: si en un principio Cisjordania y Gaza fueron lugares donde la gente vivía en condiciones miserables, fue CULPA DE JORDANIA Y DE EGIPTO, que no hicieron nada real por mejorar la vida de esos árabes.

    Y es que su plan era claro, aunque irreal. Muchos de esos desplazados (no todos, hay que admitirlo) abandonaron sus hogares bajo la promesa de los ejércitos árabes de que los judíos iban a ser aniquilados, y que una vez que esto sucediera, podrían regresar tranquilamente.

    Ya sabemos que eso no sucedió, pero si los mismo árabes desplazados se aguantaron inicialmente en esos campamentos, fue porque el resto de los países árabes seguía movilizando la propaganda de que tarde o temprano destruirían a Israel, y entonces los refugiados podrían volver a sus hogares.

    El otro lado de esa historia es que hubo árabes que decidieron quedarse en el territorio israelí. A la fecha, siguen siendo ciudadanos israelíes. Claro, la relación con ellos fue difícil por la sombra inevitable de la posibilidad de una traición, pero al paso de las décadas estos árabes han terminado por asumirse como israelíes, tienen sus propios partidos políticos con representantes en la Kneset, y desarrollan una vida bastante normal.

    Es cierto, hay quejas de que a veces son discriminados, pero también es cierto que eso es inevitable en tanto exista una GUERRA CONTRA OTROS ÁRABES. Si no hubiera guerra, la misma sociedad judía no vería con cierto recelo a ningún árabe.

    Y de todos modos, son árabaes que prefieren seguir siendo israelíes. Las encuestas que se han hecho en Jerusalem oriental 8la parte que los palestinos exigen como su capital) han demostrado que la mayoría de los árabes que allí viven prefieren mil veces ser israelíes que palestinos.

    De hecho, muchos de ellos no se consideran palestinos. Son árabes israelíes.

    En 1967 Cisjordania y Gaza quearon en poder israelí, y entonces los árabes refugiados pudieron explayar su propaganda según la cual el culpable de todas sus desgracias era Israel. Si bien todavía hubo un intento árabe más por destruir Israel (la guerra del Yom Kippur en 1973), lo cierto es que tanto Jordania como Egipto terminaron por renunciar a su pretensión de recuperar Cisjordania y Gaza, respectivamente. ¿Por qué? Porque son problemas.

    Actualmente engloban una población de cerca de 4 millones de “palestinos” (el término se usa de este modo apenas desde los años 60′s) que nadie quiere recibir en su país.

    Los jordanos ya tuvieron un serio problema con ese grupo en 1970. Yasser Arafat estuvo al frente de una conspiración que pretendía derrocar a la monarquía Hachemita jordana para establecer un gobierno palestino. Sin embargo, la conspiración fue descubierta, y durante septiembre de 1970 el ejército jordano se dedicó a masacrar palestinos (eso sí parecía genocidio). El episodio es tan brutal para la historia palestina que se le recuerda como Septiembre Negro, e incluso un brazo terrorista de la OLP se autonombró de ese modo.

    La Liga Árabe tuvo que hacer una reunión de urgencia para resolver esa lucha fraticida. Fue Gamal Nasser — presidente egipcio — quien la convoc+o, y fue en El Cairo donde se dieron cita para intentar resolver el asunto. La tensión llegó a ser tal que Nasser, probablemente el más grande líder árabe del siglo XX, murió de una crisis cardiaca.

    A partir de entonces, la postura árabe se volvió comodina. Su exigencia es que se permita a los descendientes de los desplazados regresar a los hogares originales, actualmente en territorio israelí.

    La postura resulta extraña por una parte, e imposible por otra.

    Extraña, porque no tiene lógica exigir que se constituya un país palestino en Cisjordania y Gaza, pero se pretenda que los palestinos se vayan a vivir a Israel. E imposible, porque para Israel significaría “palestinizar” el Estado Judío, alterar el balance demográfico, y dejar listo el territorio para que en 20 años la mayoría de la población sea árabe, y eso signifique la destrucción de la identidad judía del Estado de Israel.

    Por todas esas razones, Israel mismo sabe que no hay más remedio que la creación de un Estado Palestino, aunque la situación no se ve viable de ninguna manera. Apenas Israel se retiró militarmente de Gaza, los palestinos demostraron que lo único que saben hacer es destruirse entre ellos mismos, que carecen decualquier convicción de unidad como pueblo, y que tienen diferencias irreconciliables por el momento que hacen que la existencia de un territorio palestino independiente resulta más peligrosa que benéfica, y donde las primeras bvíctimas serían ellos mismos.

    No se puede decir, en general, que Israel haya hecho más por los palestinos que las naciones árabes. Estas últimas no han hecho nada relevante, e Israel simplemente ha aplicado estrategias de autodefensa (unas más violentas que otras, dependiendo de las circunstancias).

    Lo que sí podemos decir es que Israel ha hecho mucho más por sus ciudadanos árabes que lo que los demás países árabes hayan hecho por la causa palestina.

    La causa palestina parece ser un bastión ideológico para los árabes, pero ningún país ha metido las manos al fuego por ellos. En el discurso reivindican sus derechos, pero en los hechos se mantienen al margen de su suerte.

    Hay otra situación que vuelve muy complicado el panorama. Desde hace sesenta años, los palestinos han crecido con la convicción de que todo el problema radica en la existencia de Israel. Por ello, han sido educados con la imagen de que Palestina es TODO el territorio, y que la única forma de reivindicarse es destruyendo Israel.

    Alrededor de esta convicción han desarrollado una perspectiva mítica e insostenible de la historia, según la cual ellos mismos son la continuidad de los filisteos y de los jebuseos.

    Es cierto que PHILISTEA es la raíz etimológica de PALESTINA, pero es igual de cierto que un pueblo no tiene nada que ver con otro. Hacia la época del Segundo Templo, los filisteos eran historia. Además, los filisteos fueron un gru´po de origen europeo que se estableció en las costas de gaza. Los palestinos son árabes y ya. Y los árabes vienen de Arabia, no de europa.

    Caso aparte es el de los jebuseos. El Tanaj nos narra una compleja historia entre los israelitas y los cananeos. Según el tanaj, la orden de d-os era exterminar a los cananeos, pero según el mismo tanaj, Israel nunca lo logró.

    ¿qué sucedió? Se mezclaron con ellos. basta leer el libro de Jueces para deducir que el posterior reino de Israel estaba conformado por los descendientes de los que regresaron de Egipto mezclados con los cananeos.

    Si alguien puede apelar a ser descendiente de los antiguos jebuseos, somos nosotros los judíos.

    Pero para los palestinos nada de esto tiene valor. Por ello, sus quejas contra la arquología israelí son permanentes, porque la arqueología demuestra EL PASADO JUDÍO DE ESE TERRITORIO (lo vergonzoso es que incluso la ONU se haya prestado a ese juego en alguna ocasión, haciendo reclamos por medio de la UNICEF a los programas arqueológicos israelíes).

    sigue siendo una situación difícil. poseo cierto optimismo porque me parece que paulatinamente, más palestinos se van dando cuenta de que la violencia no es la opción. Incluso, también se van dando cuenta de que Israel es mejor como socio que como enemigo.

    De ello ya pueden dar fe los árabes que prefieren ser israelíes que palestinos.

    Pero a futuro se viene algo más trascendental que va a hacer que el panorama en Oriente Medio cambie mucho: el agotamiento del petróleo.

    El petróleo ha sido el factor crucial en todos los conflictos de interés que han surgido de allí. Si Rusia y Estados Unidos están demasiado pendientes de todos esos países, y más aún de mantener su influencia y defender sus intereses, es porque hay petróleo.

    Pero ya sabemos que al petróleo no le quedan más de 30 años de vida. Y ese margen se puede reducir, porque el punto no es esperar a que se acabe el petróleo, sino a que se descubra un combustible ecológico que lo pueda sustituir.

    El etanol ha sido un primer intento, aunque es evidente que no sirve para suplir todo lo que todavía se hace con petróleo.

    Sin embargo, en el momento en el que los países industrializados tengan a la mano el combustible que va a suplantar a la gasolina, los países árabes van a ver un drástico déficit en sus ventas petroleras (Venezuela y México también, por cierto), y en consecuencia, ese lugar del mundo va a perder el interés estratégico que tiene todavía.

    Y para eso no falta más de 30 años.

    Esa situación va a hacer que muchas posturas cambien, o por lo menos se maticen.

    Y sin la presión de estar en un territorio peligroso por tanta presión rusa, estodounidense y europea, seguramente árabes e israelíes van a tener mejores condiciones para vivir en paz.

  10. Vitor Santos expresa que:

    En verdad és muy interesante leer todo el articulo. Quedamos con un conocimiento más profondo de la situación. Y si es cierto que con mis muchos años conosco parte de la historia más reciente, sé ahora mucho már sobre lo que respecta al pasado. Pero si, es verdad que son los palestinos árabes como son los otros. Todavia pasa que son algo distintos y confirma Ust. que los otros países árabes no les han prestado demasiada ahyuda. Aun que Israel mantienga una contienda en contra ellos, verdad és también que no los destruió. En lo que respecta al petroleo, no estoy tan confiante. A mi me parece, que terminado el interés de los americanos en Oriente Médio, quizas dejaran también de prestar colaboracion con Israel, y por su lado los árabes tendran una oportunidad de poner en prática sus intentos de venganza, no tanto por que tiengan un inetrés, sea qual sea por las tierras de Israel, pero sí por su ódio eterno a los hijos de Israel. Deseamos que no sea así, pero hay que quedarse en la guardia. Siempre. No hay que olvidar que el ódio a los judíos no respecta solo a los árabes pero a muchos otros. Y vamos la a saber porqué…
    Arvinka, sé que és Ust. Askenazi. Pero está en Israel, verdad? És una question a que no necesita qar una respusta. Nada más que curiosidad habitual en los Anuzim Sefardíes.
    Shalom Arvinka.

  11. Samuel expresa que:

    Dawio, muchísimas gracias por tu comentario. Lo de la Estrella de David es muy cierto, la he visto en la Avenida Reforma, pero no sabía nada al respecto. Vivo en la provincia de mi país y en la cabecera departamental también existe una avenida, diría que es la principal y que lleva por nombre Israel y la placa de conmemoración dice que está dedicada al Pueblo de Israel. Todo esto me parece muy interesante porque a pesar de la distancia que separa a estas dos naciones y que aparentemente no tenemos muchas cosas en común, sí existe la hermandad que vos decís.
    Saludos amigo!

  12. Arvinka expresa que:

    Estimado Víctor

    La verdad es que radico en la Ciudad de México. Y no soy askenazí por completo. Mi familia es una curiosa mezcla de askenazís, sefaradís y shamis. Sólo que por la línea paterna, la herencia directa es la askenazí y por eso mi vínculo ha sido con esa comunidad, al punto que entiendo más de iddisch que de árabe o ladino.

    De cualquier modo, he establecido buenos vínculos con gente de las diversas comunidades, e incluso con B’nei Anusim, que aquí en México hay bastantes.

    Saludos.

  13. Dawio expresa que:

    Estimado amigo Samuel:
    Disculpa que hasta ahora te responda pero es que hoy volví a chequear mi correo, me alegra saber que te fue útil la información. Yo no sabía tampoco lo de la calle Israel… de qué departamento eres? Haber si me puedes dar tu correo amigo.
    Te dejo mi correo que es: [email protected]
    También a todos los hermanos judíos les dejo mi correo a sus disposicíones ya que a veces no hay nadie conectado cuando entro al chat de hebreos.net
    Dios los bendiga
    Dawio

  14. chanismaja expresa que:

    Realmente pienso que el voto que Guatemala dio al pueblo de Israel para la creaciòn de este pueblo como Estado, ha sido de gran bendiciòn para nuestro pais, Guatemala es un paìs bendito por Dios, como dice su palabra, “que El bendecirà al que bendiga a su pueblo y que maldecira a quienes maldigan a su pueblo”, asì que yo creo fielmente esa bendita palabra, porque a pesar de que Guatemala ha pasado por muchas batallas, es increible la diversidad de nuestro pueblo . DIOS BENDIGA A ISRAEL Y A GUATEMALA