Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

19/02/2008

Murió un libanés implicado en los atentados en Argentina

 

{lang: 'es-419'}

Imad Fayez Moughnieh era una de las personas más buscadas por la Justicia de Argentina, por su supuesta participación en los ataques terroristas a la Embajada de Israel y la AMIA. Fue uno de los fundadores de la organización Hezbollá. El terrorista murió al explotar una bomba en un automóvil. Israel, entre la satisfacción y la preocupación.

El portavoz, Hussein Rahhal, identificó al muerto como uno de los principales dirigentes militares de Hezbollá. El canal televisivo de Hezbollá responsabilizó a Israel por la muerte del terrorista al que calificaron como “gran líder”.

La explosión alcanzó el vehículo todoterreno de Moughnieh que estaba estacionado cerca de una plaza en el centro de Damasco, a 300 metros de distancia de una escuela iraní, según fuentes de Hezbollá.
De acuerdo con datos extraoficiales, el dirigente de Hezbollá iba a reunirse en Damasco con el Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Manuchehr Mottaki, cuya llegada a la capital siria había sido anunciada para la noche del miércoles último. Moughnieh era considerado un estrecho aliado del gobierno islámico iraní.
Moughnieh se encontraba entre los seis supuestos implicados en los atentados terroristas cometidos en Buenos Aires contra la Embajada de Israel, en marzo de 1992, y la AMIA, en julio 1994.
El Juez argentino Rodolfo Canicota Corral había ordenado a INTERPOL su captura, y el organismo internacional la ratificó en su reunión de fines de 2007 junto a la de cinco iraníes, todo por pedido del fiscal Alberto Nisman.
Según la investigación, Irán habría ordenado a Moughnieh la planificación del ataque en la mutual judía argentina, que provocó 85 muertos.

Teherán pierde a una de sus piezas más valiosas

Su muerte representa un duro golpe para Irán y sus aliados.
Moughnieh fue guardia de Yasser Arafat antes de la expulsión de la cúpula palestina de Beirut en 1982, y era considerado uno de los más extremistas más peligrosos de Medio Oriente. Además de estar implicado en varios atentados en todo el mundo, desempeñó un papel fundamental en la guerra entre Israel y Hezbollá en el verano (boreal) de 2006.
Su inteligencia y su experiencia le valieron el apodo de “el zorro”. A los niños de escuelas palestinas se les presentaba a Moughnieh, uno de los terroristas más buscados del mundo, como “uno de nuestros más grandes héroes”.

Israel, entre la satisfacción y la preocupación

“Era la persona más peligrosa en Hezbollá. Mucho más que el jefe de la organización Hassan Nasrallah. Sin duda, suena bien”, dijo el General (R) Guiora Eiland, ex director del Consejo de Seguridad Nacional de Israel.
Eiland recordó que “fue el responsable de todos los grandes atentados de Hezbollá, tanto en el exterior como en Israel”, y destacó que su importancia no era menor que la de Nasrallah, mucho más conocido a nivel mundial.
El gobierno israelí desmintió terminantemente las acusaciones de Hezbollá que lo vinculaban con el asesinato de Moughnieh, pero nadie aquí ocultaba su satisfacción respecto de la muerte del jefe de operaciones de la organización terrorista.
“El mundo es mejor sin él”, dijo el Ministro Guideon Ezra, ex sub jefe del servicio de seguridad Shin Bet, en términos muy similares a los utilizados en Washington.
El General (R) Dany Iatom, diputado laborista y ex jefe del organismo de inteligencia israelí Mossad, no tenía duda de que el operativo de en Damasco fue un punto clave en la lucha contra el terrorismo. “Moughnieh tenía un cerebro satánico y especialmente creativo, por lo cual sus atentados, en general, lamentablemente, tenían éxito. En este sentido, si no podrá ya planear y perpetrar atentados, hay un gran logro”.
Poco antes, en declaraciones a Radio Jerusalem, Iatom había definido a Moughnieh como “un terrorista tan peligroso como Osama Bin Laden”.
“Esto es un golpe mortal, desesperado”, declaró Ehud Iaari, especialista en asuntos árabes en el Canal 2 de la televisión israelí, quien destacó que el cargo de Moughnieh, jefe de operaciones de Hezbollá, en realidad no refleja toda la dimensión de su actividad.
“Él era el cerebro, el que orquestaba, el que ideaba los atentados y organizaba su ejecución. Fue quien trajo el sistema de los atentados suicidas a esta zona hace unas decenas de años. De esto, Hezbollá no sale así nomás”.
El analista de seguridad del diario Haaretz, Amir Oren, llamó a Moughnieh el “símbolo del eje del mal”. Otros, “la cabeza de la serpiente”.

Barak teme que Irán, Siria e Hizbulá se unan para atacar objetivos judíos

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, expresó el 17 de Febrero su temor a que Irán, Siria y Hizbulá se unan para atacar a los judíos en cualquier parte del mundo, en venganza por el asesinato del ‘número dos’ del grupo chií libanés, Imad Mughaniya, del que acusan al Mosad.

En la reunión del gabinete ministerial celebrada hoy en Jerusalén, Barak dijo que ‘es razonable asumir que Hizbulá intente vengar el asesinato de Imad Mughaniya, posiblemente con el apoyo iraní y sirio’, informó la edición digital del diario israelí ‘Haaretz’.

La muerte de Mughaniya ha supuesto, según el titular de Defensa israelí, un duro golpe para Hizbulá y para el terrorismo internacional en general, ya que fue responsable de la muerte de cientos de civiles y soldados durante años y en numerosos países.

Según Barak, a Hizbulá no va a resultarle fácil encontrar un sustituto para Mughaniya, quien estaba considerado como el jefe de sus servicios de inteligencia y de su brazo armado.

El ministro de Defensa aseguró que ni Hizbulá, ni Siria, ni Irán saben con certeza quién está detrás del atentado, lo que no les impide señalar a los servicios secretos de Israel como artífices del mismo.

‘El Ejército y las instituciones de Defensa están preparados en todos sus frentes’, dijo Barak.

Según ‘Haaretz’, Israel teme un ataque llevado a cabo por un avión no pilotado en el norte o centro del país, por lo que sus Fuerzas Aéreas han sido puestas en alerta.

Las autoridades israelíes también ordenaron la semana pasada incrementar el nivel de alerta en sus embajadas y consulados y llamaron a sus nacionales y a los judíos en el extranjero a extremar precauciones por miedo a posibles atentados.

Un golpe no letal

Todos destacaron que con su muerte se fue una figura central del terrorismo. Pero la pregunta pendiente era si acaso el golpe se hará sentir por mucho tiempo o tendrá sólo efecto pasajero.
“No es un golpe liviano”, dijo Meir Litvak, experto en terrorismo islámico del Centro Dayan en la Universidad de Tel Aviv, aunque reconoció que Hezbollá no es una organización “débil”.
“Algo así a otra organización la liquida. Pero Hezbollá es otra cosa”, afirmó. Iatom opinó lo mismo: “Esto no desestabilizará a Hezbollá a largo plazo, no la desmoronará”.
Sin embargo, eso no va en desmedro de la importancia del golpe propinado a esa organización terrorista con la muerte de Moughnieh.
Iatom elogió la efectividad del operativo para matar al terrorista. “El terrorismo debe ser combatido dondequiera que ello sea posible. Los líderes, que son uno de los puntos de fuerza, deben saber que no son inmunes”, dijo. “Ellos no mandan a sus hijos a suicidarse ni se colocan ellos cinturones explosivos. Sin duda, deben ser combatidos”, añadió.
Iatom dijo que el asesinato de Moughnieh puede servir de aliciente a Hezbollá para perpetrar nuevos atentados, con lo cual no podría afirmarse en absoluto que sirviera para garantizar la calma en la región y evitar más muertes.
“En esta guerra no hay ninguna certeza, es prolongada y con muchos esfuerzos continuos, enfatizó. Pero alguien como Moughnieh debía dejar este mundo y, por lo tanto, su eliminación sacará de la lista a uno de los enemigos más amargos del mundo libre”.
Litvak aclaró que el éxito de inteligencia en el operativo contra Moughnieh no significa que se pueda matar al jefe de Hezbollá, Hassan Nasrallah, cuando se lo desee.
“Suele estar rodeado de muchos civiles, porque sabe que así no lo atacarán; no es lo mismo. Y no es seguro que haya una oportunidad”, afirmó.

Alerta internacional

El General (R) Uzi Dayan, que fue Vicecomandante en Jefe del Estado Mayor y encabeza hoy el partido Tafnit, lamentó que un operativo como el que mató a Moughnieh no haya sido concretado hace un año y medio.
“Eso habría cambiado totalmente el rumbo de la guerra contra Hezbollá”, comentó. Agregó que habría preferido que Moughnieh pagara por sus crímenes en un juicio, sentado en el banquillo de acusados y yendo luego a prisión. “Pero en la guerra contra el terrorismo en nuestra zona no siempre ello es posible”, admitió.
Ahora, lo que tiene en claro es que el logro operativo contra Hezbollá, cualquiera que sea la identidad de los autores, deberá ir acompañado también de un estado de alerta en Israel.
“Pero la guerra contra el terrorismo es mundial y nadie, en ningún lado, puede estar tranquilo.” Dayan aclaró: “La Argentina tampoco”.

Argentina: Habrá más vigilancia en instituciones judías

Como consecuencia directa de las recientes amenazas del grupo fundamentalista Hezbollá contra Israel luego del asesinato de uno de sus líderes, el Gobierno local dispuso “redoblar” las medidas de seguridad en las entidades israelíes y de la comunidad judía en todo el país.
La medida fue ordenada por el Ministro del Interior, Aníbal Fernández, a pedido de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).
El Vicepresidente de la DAIA, Ángel Schindel, aseguró que se está “trabajando en el refuerzo de las medidas” de seguridad porque no pueden “dejar pasar una amenaza como ésa”.
Por su parte, el Secretario General de AMIA, Edgardo Gorenberg, destacó que “la seguridad pública, la tranquilidad de los ciudadanos argentinos y el cuidado de las fronteras es resorte exclusivo y principio básico a defender que le concierne al gobierno nacional”.
“Esa seguridad es para todos, porque recordemos que al terrorismo se lo llama terrorismo no sólo por lo que es sino porque aparte es indiscriminado”, añadió.
En tanto, el ex titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado, Miguel Ángel Toma, aseguró que “la Argentina puede ser víctima de un tercer atentado”.
En un comunicado de prensa, Toma indicó: “La Argentina fue objeto ya desde 1985 de tareas de inteligencia a cargo del MOIS o Vevak (agencia de inteligencia iraní) en la que se determinaron blancos potenciales que pudieran afectar a Israel o a la comunidad judía en nuestro país”.
El ex responsable de la SIDE afirmó que “las voladuras de la Embajada de Israel y de la AMIA, en las que Imad Moughnieh tuvo un rol protagónico, fueron prueba de ello y de la interacción entre Hezbollá e Irán para realizarlos”. “Esas carpetas, con esos blancos, siguen estando en manos de Irán”, finalizó Toma.

[InfoBAE – La Nación – Noti-Israel – Periodismo de verdad – AJN]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
19/02/2008

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Murió un libanés implicado en los atentados en Argentina”


  1. Muslims Against Sharia expresa que:

    Muslims Against Sharia congratulate the organization responsible for elimination of terrorist Imad Mugniyeh on a job well done!

    http://muslimsagainstsharia.blogspot.com/2008/02/targeted-killing-of-imad-mugniyeh.html

  2. Vitor Santos expresa que:

    Another fucking son of a bitch is going to meet the seven impures virgins, ahahaha!!!!