Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

26/10/2008

Emocionante concierto de Mercedes Sosa en Haifa

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Tan frágil parece de pronto la Negra cuando se acerca con cuidado y de la mano de su ayudante personal a los micrófonos que la esperan en el escenario… toma asiento y agradece la ovación con fuerte acento sudamericano con que la recibe el Heijal Hatarbut de Tel Aviv. Pero pocos segundos después su inconfundible voz se expande por la sala y ya no queda otra, comienza la magia.

Abrió el concierto sin prisa con dos temas de “Corazón libre”, su último álbum, pero cuando entonó “Guitarra dímelo tú”, un clásico de Atahualpa Yupanqui, tres mil pares de ojos se humedecieron al mismo tiempo al darse cuenta de pronto que estaban ahí, frente a ella, Mercedes Sosa, y que ni los años ni los problemas de salud pueden opacar el hechizo de su voz. Una voz que se quiera o no, sea uno folklorista o rapero, tucumano o japonés, se introduce sin que uno se de cuenta por debajo de la piel.

Luego, Sosa convirtió el Heijal en una fiesta de palmas con una chacarera en la que desató la potencia de su voz, conmovió una y otra vez con sus temas clásicos y varios relativamente nuevos. Fue generosa con los artistas invitados que desfilaron uno tras otro a lo largo de todo el concierto, entre ellos su sobrino Coqui Sosa, que demostró que el talento se queda en la familia; las israelíes Meital Travelsi y Liora; y los brasileños Marcia Castro y Luis Borges.

Hubo varios momentos en los que la audiencia prácticamente se vino abajo en aplausos, como cuando entonó junto a Marcia Castro y en portugués una impactante versión de “Insensatez” de Vinicius y Jobim o cuando junto a Liora hizo cantar a toda la sala “Cambia…todo cambia…”. También cuando nuevamente hechizó a todos con “Gracias a la Vida”, pero curiosamente el tema que tocó mas hondo y provocó una posterior ovación que hizo temblar el techo, fue cuando Sosa cantó en hebreo “Livkot leja”, de Aviv Geffen.

Sosa trabajó previamente duro y parejo para vérselas con el hebreo y aprobó con creces el examen fonético, pero su labor llegó mucho más allá. Se trata de una canción identificada completamente con ese trauma colectivo que fue el asesinato de Itzjak Rabín y que fue víctima de múltiples versiones no siempre favorables o necesarias. Pero Sosa elevó la canción de Geffen a una nueva dimensión, fue como escucharla por primera vez, ver nuevamente en la memoria -al menos en la de este cronista- la plaza de Tel Aviv que hoy se llama Rabín llena de banderas y gente con esperanzas. Sosa se disculpó con el público por su pronunciación del idioma.

Y esa es la fuerza de la Negra, que con un giro de su voz es capaz de conectar al oyente a lo más profundo de si mismo.

Después vino “Sólo le pido a Dios” y luego se levantó e hizo bailar a todos con una versión recortada de “Maria María” y así, en la mitad de “Arre…arre..arre…” y con todo el público en palmas, se despidió y se fue. El público la ovacionó varios minutos pero no consiguió devolverla al escenario. Se terminó.

La última canción de la noche fue el clásico “Sólo el pido a Dios”, que llevó a los presentes a acercarse al escenario para bailar y cantar con la intérprete, tras una actuación que preservó un trato muy cordial entre la artista y la audiencia.

A retirarse Sosa del escenario, toda la sala se quedó aplaudiendo y pidiendo otra canción, pero la artista no regresó. Graciela Feider, argentina integrante de la comunidad de las Kraiot que asistió al concierto en la sexta fila, comentó que “la emoción vivida fue muy grande” y que el Mercedes Sosa la dejó “sin palabras”.

“Ya al llegar al estacionamiento (del teatro) se notaba que se vivía una fiesta”, contó y comentó que en la entrada del teatro vendían banderas de Uruguay, Brasil y Argentina.

La argentina que reside en Israel opinó que las dos canciones que más le impresionaron del concierto fueron “Corazón libre” y “Donde termina el asfalto”, debido a “la fortaleza y el impacto” de las líricas. Feider ya había expresado su emoción previa por la presencia de la cantante tucumana en Israel y había destacado que a las imágenes del primer recital en Tel Aviv “las pasan por todos los noticieros y están en todos los diarios”.

En la noche del miércoles, miles de latinos se habían reencontrado con la voz de la cantante argentina en Tel Aviv. Al respecto, Marcelo Fleker, otro argentino que vive en Israel, había dicho que en su primera noche, la Negra Sosa estuvo acompañada por el productor y compositor Gustavo Santaolalla. Ambos músicos argentinos volverán a compartir el escenario el próximo lunes en los festejos por el décimo aniversario del Centro Peres por la Paz.

[Semana.co.il – Impulso Baires]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
26/10/2008

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Emocionante concierto de Mercedes Sosa en Haifa”


  1. Luisa Palacios Gutiérrez expresa que:

    La Cultura acerca a los pueblos, los fortalece porque crea entre ellos lazos de unión y alienta en ellos sus deseos de ser fuertes y sirvirse unos de otros bajo el hermoso sentimiento de alimentar sus almas con las sutiles mestras de afecto que genera la manifestación de esa CULTURA, Felicitaciones por ese concierto que debió ser muy hermoso. Con afecto…….. Luisa