Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

07/04/2009

Netaniahu presentó a su gobierno en el Parlamento

 

{lang: 'es-419'}

A continuación, el discurso pronunciado por el nuevo Primer Ministro de Israel, Benjamín Netaniahu, a la Knesset presentando a su equipo de gobierno el pasado 31 de marzo.

A todos los presentes:

Honorable Presidente de la Nación, Sr. Shimón Peres,

Honorable Presidente de la Knesset, Sr. Reuven Rivlin, mis saludos, amigo.

Honorable Primer Ministro saliente, Sr. Ehud Olmert, gracias por sus palabras.

Miembros del Gobierno saliente,

Miembros del Gobierno entrante,

Miembros de la Knesset anterior,

Procurador de la Nación, Sr. Micha Lindenstrauss,

Sra. Aviva Shalit,

Sra. Karnit Goldwasser,

Sra. Ester Waksman,

Miembros de la Knesset,

Respetables invitados.

No me pongo de pie, hoy, frente a ustedes, con éxito y regocijo, sino ante la sensación de una pesada responsabilidad.

No son estos días normales.

Les pido vuestra confianza en el momento en que se suceden crisis mundiales como no las hubo en muchos años; ante la impresión de preocupación pero, también, de esperanza y fe y, en especial, ante la seriedad que impone esta prueba ya que, Israel, se encuentra frente a dos grandes desafíos: uno, económico y, otro, de seguridad; ambos consecuencia de enormes desarrollos mundiales, grandes tormentas y truenos, que tienen lugar a nuestro alrededor. Ni nuestros actos, o nuestra pasada inoperancia, constituyen la raíz de la crisis pero, nuestros accionar y responsabilidad futura, determinarán si los transitaremos en paz.

En este día y sobre esta tarima expreso mi total certeza que, el Pueblo Judío, enfrentará, con éxito, las metas por delante.

El Estado de Israel se levantó en un difícil momento de prueba mientras, en sus oídos, sonaban las palabras de la Declaración de la Independencia: “La Tierra de Israel ha sido la cuna del Pueblo Judío. Aquí se forjó su personalidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí ha creado una cultura con valores nacionales y universidades y ha legado al mundo el eterno Libro de los Libros”.

Luego de haber sido desterrados por la fuerza, el Pueblo Judío le guardó fidelidad en todos los países de su dispersión y jamás dejó de rogar por el retorno a su país, ni de confiar en que restauraría en él su independencia.

Miembros de la Knesset:

No hay, a lo largo del tiempo, mejor expedición que la campaña del Pueblo Judío.

No hay una lucha más justa que la del retorno a su Estado para construir su vida, como nación libre y soberana.

No existe ningún signo de interrogación ni sobre su derecho, ni sobre la justicia o sobre la existencia del Pueblo Judío y su Estado.

No existe ninguna duda, y no demos a que la haya, a ninguna persona ni a ningún Estado, a dudar sobre su existencia.

El siglo XX puso en claro que el futuro del Pueblo Judío depende del futuro del Estado de Israel y, entonces, es nuestra responsabilidad hacer todo lo necesario para garantizar su seguridad, poder y prosperidad.

Confío en nuestra fuerza para lograrlo.

Confío en nuestras fuerzas de superar cualquier freno o angustia, mientras nuestra voluntad se mantenga firme y estemos unidos.

Y esa fue mi aspiración sincera y declarada por conformar, en esta hora de prueba, un Gobierno que una a todas las fuerzas centrales de nuestro pueblo. Sentí la imposición del momento e invertí, denodados y continuos esfuerzos, con el objetivo de alcanzar esa meta.

Estoy satisfecho que el Partido Laborista (Avodá), movimiento de profundas raíces y demandas de derechos en la historia del sionismo y la colonización tomó, al final de cuentas, la mejor y más responsable decisión para el país: entrelazar las manos con el movimiento Likud y nuestros aliados. Deseo expresar mi reconocimiento a los miembros de ésta casa que comprendieron la enorme responsabilidad ante la que nos encontramos y resolvieron, no con simpleza, no sin dudar, extender la mano y poner el hombro al Gobierno de Unidad.

Miembros de la Knesset:

Nos enfrentamos a una crisis de seguridad. Tiene su origen en el aumento y dispersión del Islam extremista en nuestra región y en otras partes del mundo. El mayor peligro, para la humanidad y para nuestro Estado de Israel se genera en la posibilidad que, un gobierno radical se arme con armamento nuclear o que, el armamento nuclear, rearme a un gobierno radical. Pido diferenciar al Islam extremista de la generalidad del mundo musulmán y árabe que, también, se encuentra amenazado por los extremistas.

El Islam representa una cultura vasta y rica, que tiene ramificaciones en la historia de nuestro pueblo y que conoció horas de florecimiento, de judíos y árabes que vivieron y crearon juntos, desde entonces y siempre y hoy más que nunca.

Israel aspira a conseguir una paz integral con todo el mundo árabe y musulmán y hoy esa esperanza se respalda en el interés común de Israel y las naciones árabes, frente al aluvión fanático que nos amenaza. El Islam extremista no solo nos amenaza a nosotros pero, Señores, antes que a nadie nos amenaza a nosotros.

Es verdad, se propone destruir a los gobiernos árabes, subordinar a los musulmanes del mundo a un gobierno de ideas, tirano y oscuro.

Es también verdad que se esfuerza en amenazar, por medio del terror y los destructivos misiles, a los gobiernos occidentales y orientales.

Pero en todas sus diferentes fracciones, no importa donde se encuentren ni cuál es su objetivo específico, todas tienen un objetivo común: borrar al Estado de Israel de la faz de la tierra.

Miembros de la Knesset:

Este es un título de pobreza para la humanidad el que, algunas decenas de años después del Holocausto, los llamados a eliminar el Estado de Israel por parte del líder de Irán, sean recibidos por el mundo, con voz de debilidad, sin una fuerte condena, sin hechos concretos, casi, debo decir, como algo rutinario. Pero el Pueblo Judío aprendió la lección. No puede permitirse agachar la cabeza frente a dictadores megalómanos que amenazan con hacerlo desaparecer.

Y, en oposición al terrible trauma que vivimos durante el siglo pasado, cuando estábamos sin rescate y sin Estado, hoy no estamos sin defensa. Tenemos un Estado y sabemos cómo defenderlo.

La preocupación por la seguridad nacional constituyó la principal y primera causa que motivó, a mí y a mis compañeros, a esforzarnos por alcanzar, en esta hora, la unidad nacional. En este momento, el Islam extremista pide, de norte a sur, asirnos bajo los brazos terroristas. Debemos, con firmeza, detenerlo en todas sus direcciones y luchar hasta acabarlo. Aquel que quiera la paz, luchará contra el terror. Pero para que haya paz, el socio palestino debe luchar contra el terror; debe educar a sus niños para la paz y preparar su mundo hacia el reconocimiento a Israel como Estado nacional del Pueblo Judío.

En las dos últimas décadas, 6 Primeros Ministros de Israel no consiguieron alcanzar un acuerdo de paz. Y no por su culpa.

A los líderes de la Autoridad Palestina les digo que, si de verdad desean la paz, es posible lograrla. Frente a la Autoridad Palestina, el Gobierno que encabezo trabajará por alcanzar la paz en tres círculos paralelos: económico, seguridad y político.

Aspiramos a colaborar en el desarrollo de la economía palestina y en impulsar las relaciones comerciales mutuas.

Apoyaremos un mecanismo de seguridad palestino que luche contra el terror y mantendremos negociaciones sostenidas con la Autoridad Palestina, inspirados en alcanzar un acuerdo estable.

No queremos gobernar a ningún pueblo.

No queremos gobernar a los palestinos.

En el marco de un acuerdo estable quedarán en manos palestinas todas las atribuciones requeridas para autogobernarse, a excepción de aquellas que amenazan la existencia y seguridad del Estado de Israel.

Ese círculo entrelazado, económico, seguridad y político, constituye el camino real para alcanzar la paz.

Hasta ahora, todos los intentos realizados para tomar atajos condujeron al efecto inverso; provocaron mayor terror y más derramamiento de sangre.

Transitaremos el camino más realista, con espíritu positivo y con la verdadera intención de poner punto final al conflicto entre nosotros y nuestros vecinos.

Sobre la crisis económica, de dimensión mundial y sin precedente, nos golpea a cada uno y amenaza el empleo de muchísimos israelíes.

Aún no sabemos cuándo y cómo finalizará pero de algo estoy convencido: el mercado israelí tiene ventajas claras que le permiten sobrellevarla mejor en comparación con otras muchas economías. Nuestras principales ventajas son la iniciativa y la innovación junto al rápido poder de cambio. En este caso, miembros de la Knesset, justamente nuestra condición de nación pequeña constituye un motor para la rápida recuperación. El mercado israelí se compara a una embarcación de pequeño porte que navega entre grandes barcos. Es más sencillo modificar la dirección de una embarcación rápida y pequeña que de un gran barco. Y, ese cambio, pienso conducirlo de modo personal: determinaré y pilotearé la estrategia económica del Estado de Israel.

El gobierno a mi cargo toma sobre sí, en todo lo posible, la defensa de los puestos de trabajo, solucionar la crisis del crédito y mantener la política macro de la economía responsable. No son 3 metas contradictorias a pesar de haber, entre ellas, no pocos obstáculos ni choques. Pero confío que es posible alcanzarlas a partir de la cooperación y el diálogo de todos los factores centrales del mercado: el Gobierno, la Central de Trabajadores, los empleadores y los organismos sociales. Y, en particular, tomando en cuenta que la fuerza que mueve a todos es el bienestar común y el bienestar nacional. Hoy, más que nunca, nuestro corazón estará con los desocupados, los ancianos, los débiles. Frente a nuestros ojos, observamos al trabajador desempleado en vísperas de Pesaj.

La necesidad de ocuparnos de la crisis económica y social es la segunda causa que motivó, a mí y a mis compañeros, a esforzarnos por alcanzar la unidad nacional. Existen otras metas que iremos posicionando como prioridades de nuestro Gobierno.

Llegó el momento de concretar una revolución verdadera en la educación. Somos el Pueblo del Libro. Desde los alumnos del “jeder” hasta los Premios Nóbel, no existe un pueblo que haya aportado tanto, en relación a su tamaño y al número de sus miembros, al conocimiento y la cultura humana.

No podemos aceptar que nuestros niños no se encuentren entre los que lideran en el mundo y, por ello, la meta que hoy elevamos es reubicarlos, en los próximos 10 años, entre los 10 primeros del mundo en los exámenes internacionales. De mi experiencia, cuando se plantea una meta, comienza el proceso por alcanzarla. Junto a la excelencia, devolveremos a los niños de Israel también el sionismo. Enseñaremos los valores eternos de nuestro pueblo y los de la cultura judía e israelí en el paisaje espiritual de nuestra tierra.

Realizaremos un cambio en las bases de la seguridad interior. El Pueblo Judío es el que entregó al mundo el mandamiento: “No robarás” y “No Matarás”. Mientras estuvimos dispersos, en centenares de diásporas, mantuvimos un alto nivel moral, entre el hombre y su prójimo y entre el particular y la comunidad. Por ello, la lógica no soporta que, al volver a ser un pueblo libre y soberano en nuestra tierra, justo entonces, se infiltraran organizaciones delictivas y sindicatos delincuentes que se ocupan del robo, el asesinato, el comercio de mujeres y que luchan, armados, unos contra otros, en las calles de nuestras ciudades.

No es concebible que, los padres en Israel, teman de enviar a sus hijos a la escuela o a la playa. Hay que poner un punto final a todo eso.

Agravaremos el castigo a los delincuentes. Avanzaremos en importantes reformas de la policía y la reforzaremos en su lucha contra el delito.

Al principio de mis palabras recordé el párrafo de apertura de la Declaración de la Independencia. Estoy comprometido con la Declaración de la Independencia, en forma íntegra, incluida la promesa de igualdad total hacia todos los ciudadanos de la Nación: sin distinción de credo, género o raza. Nuestra preocupación estará destinada a todos los ciudadanos de Israel: judíos, árabes, drusos, musulmanes, católicos, beduinos y cherkesos.

Mis amigos, miembros de la Knesset:

Pido un agradecimiento al Primer Ministro saliente, Ehud Olmert, por su servicio a la nación.

Al ser elegido, Ehud, te dije que, con rapidez, descubrirías las dificultades y los obstáculos que pesarían sobre tus hombros.

Los descubriste.

En muchos temas importantes, que el público aún desconoce, actuaste bien en pos de la seguridad de Israel y tomaste decisiones valientes. Dialogamos sobre eso, durante muchas horas, en un clima de apertura y cooperación que me propongo continuar con el Jefe de la Nueva Oposición, Tzipi Livni.

Pero, en éste momento, quiero decir dos palabras: Vé Ehud, Muchas Gracias por todo!

Miembros de la Knesset:

Estamos en vísperas de la Festividad de Pesaj y de la noche del seder. En nuestra mesa nacional habrá una silla vacía; la que corresponde a Guilad Shalit. Haré todo lo que esté en mis posibilidades para restituirlo, con rapidez, sano y salvo, al seno de su familia y así trabajaremos por traer a casa a cada ausente de nuestro ausentes.

Me pregunté, ciudadanos de Israel, que expresaría mejor mis sentimientos en esta situación, en vísperas de Pesaj. Elegí leer un párrafo de uno de los escritos de mi hermano Ioni, (Q.E.P.D)., un año antes de caer en la operación destinada a salvar a los rehenes en Entebbe. “Mañana comienza la festividad de Pesaj”, escribió Ioni, “Siempre la consideré nuestra más maravillosa celebración; una fiesta, de la época antigua, por la liberación”.

Cuando miro hacia atrás, en las fuentes de historia, atravieso largos años de sufrimiento, de depresión, de matanzas, guetos, traslados, desprecio.

Muchos años que, desde la perspectiva histórica no se visualiza un solo rayo de luz. Y no es así el asunto. Porque el hecho que la idea haya permanecido, que la esperanza se haya cumplido, que la imagen de la liberación continué brillando a través de la práctica de la tradición de una antigua festividad, es, para mí, el testimonio de la eterna aspiración por la libertad de Israel y su continuidad”. “Pesaj”, escribió, “Me despierta una conexión emocional. También por la noche del seder que, como para todos, rescata momentos de nuestro pasado personal, del mío.

Recuerdo, con claridad, el seder que realizamos en Talpiot, en Jerusalem cuando tenía 6 años. Entre los asistentes recostados, se encontraban el viejo Livni, Rabí Biniamín y el Profesor Klausner y, también, mi padre. Había una mesa grande con un velador. Me encuentro a mí mismo en el interior de mi pasado. Pero no me refiero solo a mi pasado personal sino a la forma en la que me veo, sin distinción, como eslabón en la cadena de nuestra existencia y la Independencia de Israel.

Ciudadanos de Israel:

En ésta hora crítica nos veamos como parte indivisible, como un eslabón en la cadena de nuestra existencia y de la independencia de Israel. Sobre ésta tarima, en Jerusalem, nuestra Capital Eterna, elevo mi oración al Supremo, que nuestros actos sean bendecidos y que la unidad, con la que iniciamos el camino, sea un buen signo y el principio de un gran espíritu que garantice nuestro futuro.

¡Feliz Fiesta de la Liberación!

Señor Presidente de la Knesset:

Leeré las líneas representativas de la base política del gobierno.

El Gobierno trabajará, en forma activa, para fortalecer la seguridad nacional y brindar seguridad personal a todos sus habitantes a partir de la lucha, decidida y firme, contra la violencia y el terror.

El Gobierno promoverá el proceso político y trabajará por el progreso de la paz con nuestros vecinos, preservando los intereses de seguridad, históricos y nacionales de Israel.

El Gobierno abrirá un programa de superación de la crisis económica y trabajará en pos de crear las condiciones económicas que permitan el florecimiento estable así como la creación y conservación de los puestos de trabajo.

El Gobierno se esforzará por alcanzar la justicia social reduciendo las diferencias sociales y la lucha incesante contra la pobreza, a través de la educación, el empleo y el aumento de la asistencia a las clases más débiles de la población.

El Gobierno posicionará el tema de la inmigración y la absorción, en la prioridad de intereses y trabajará, con ahínco, en el incremento de la Aliá desde todos los países del mundo.

El Gobierno posicionará la educación en el centro de las prioridades nacionales y trabajará en la promoción de reformas dentro del sistema educativo.

El Gobierno preservará el carácter judío de la Nación y la tradición judía, al tiempo que respetará los credos y la tradición de los miembros de otras formas de culto que habitan nuestro país, de acuerdo a los valores definidos por la Declaración de la Independencia.

El Gobierno trabajará por la defensa de la calidad del medio ambiente en Israel, por el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes e, Israel, participará en el esfuerzo global en lo referido al clima y medio ambiente.

Señor Presidente:

Me honro en presentar a los Ministros del Gobierno a mi cargo.

Les deseo a todos ustedes, a todos nosotros y al Pueblo de Israel, mucho éxito.

Leer el listado de integrantes del nuevo gobierno de Israel (inglés)

32gobiernoisrael

Integrantes del 32º gobierno de Israel

[Embajada de Israel en Argentina – Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
07/04/2009

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Netaniahu presentó a su gobierno en el Parlamento”


  1. salvara expresa que:

    al parecer en israel no se practica lo de la equidad de género, solo dos mujeres entre los treinta y dos integrates del 32º gobierno de Israel

  2. elChino expresa que:

    Mas alla de lo erroneo que es sacar conclusiones generales a partir de hechos particulares……. Comparado con que países de la región afirmás tu posición ? Arabia Saudita, Iran, Egipto, Jordania, Libano ?

    No hay caso, se te cayo la careta, no sos una persona en buaca de justicia e igualdad entre los pueblos, sos anti israeli de pies a cabeza.

  3. salvara expresa que:

    ustedes son los que presumen de igualitarios, demócratas, antidiscriminatorios, yo solo comento lo que veo, aunque un avance es un avance.

  4. samu expresa que:

    siempre buscando el pelo en la lengua , madama salvara al principio al leer tus comentarios me daba cierta indignacion ahora me causan risa , por lo absurda mania tuya de bombardear con falsedades,y medias verdades tratando de socavar las noticias . ahora sos feminista ,antes defendias a los extremistas ,musulmanes . vos sos una infiltrada en esta pagina ,y una mala abogada del diablo, te falta clase .y vision equitativa de las cosas.acaso tuviste un novio judio que te abandono???y por eso nace tu odio ?ANTIJUDIO?.o sos palestina islamo terrorista ? aclaratoria para tu preocupacion de mujeres en el gobierno israeli :: si bien entre los ministros no abundan las mujeres entre los parlamentarios esta plagado de mujeres . algunas de izquierda otrs arabes musulmanas eso se llama democracia !!! mal ejemplo para los paises que nos rodean . note parece salvara???

  5. noemi expresa que:

    El Sr. Mr. o Mrs. Salvara, porque ya en realidad no se si se trata de un hombre o una mujer, se equivoca como ya es comun en el o ella, cuando dice que este gobierno excluye a las mujeres.

    Recordemos que tanto Netanyahu como Barak insistieron hasta el cansancio para que la Sra. Tzipi Livni acepte ser Ministra de RR. EE.

    Jag Sameaj para los foristas judios y felices pascuas para los cristianos.