Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

24/08/2009

La práctica “coral” en Brasil

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Al igual que otros miembros de los medios de comunicación, fui invitado a participar en un seminario patrocinado por la ONU sobre el viejo tópico (algunos dirían, cansador) de “La paz en el Medio Oriente”. Su propósito declarado: crear un puente entre los diferentes puntos de vista de los pueblos de la región, minimizar las controversias y crear dialogo.

Hacia el final de las rondas de discusiones de dos días, sin embargo, sentí que se había logrado todo lo contrario. No solo no se habían acortado las distancias, sino que se habían acentuado las diferencias – y no solo como resultado de los encarnizados debates políticos entre israelíes y palestinos.

Es por esto que tengo algo que decirle a la persona que me invitóo a la conferencia (y no estoy hablando en nombre de mis colegas). El Sr. Kiyo Akasaca, el sub-secretario General para las Comunicaciones y la Información Pública. Su conferencia inflamó el odio hacia mi país. En Israel también hay un cisma en cuanto a la solución deseada para este conflicto sangriento palestino-israelí, que ya lleva décadas – un cisma que ha decrecido ligeramente desde que el Primer Ministro Netaniahu expresó su reconocimiento a la solución de dos estados.

Pero esta Convención en Río, realizada bajo sus auspicios y su supervisión de todos y cada uno de los temas de la agenda, fue como un juicio en el que Israel fue el acusado, pero sin derecho a defenderse.

Para aquellos que no comparten la creencia que el liderazgo palestino es moralmente superior a su contraparte israelí, quiero definir la conferencia de Río en términos bien simples: Fue un festival de odio contra Israel, patrocinado por la ONU, en el cual la mayoría de los disertantes representaron el lado palestino; quienes presidían los debates sabían a qué miembros de la audiencia permitirían hablar (aquellos que atacarían a Israel); uno de los presidentes de la reunión no le permitió a la miembro de la Knesset israelí Ronit Tirosh (del partido Kadima, el de mayor representatividad, y no un pequeño partido de la extrema derecha), terminar una frase, ni en hebreo ni en ingles; todos los que presidieron las sesiones fueron generosos en espíritu (y tiempo) hacia aquellos que dijeron lo que se esperaba de ellos – en otras palabras, aquellos, incluidos miembros de la comunidad judía local, que pusieron a Israel frente al escuadrón de fusilamiento.

Comprendí inmediatamente por que mis declaraciones fueron recibidas fríamente, con solo un aplauso casi cortes. Y para mí, esto fue una buena señal, porque lo que yo dije, en términos bien claros, era algo que el 99% de los presentes no quería oír. Fue una gran satisfacción, pues cualquier otra reacción por parte de los participantes, hubiera significado que yo me había unido al coro cantando el himno anti-Israel. Y si hubiera hecho eso, habría recibido un gran aplauso de pie.

Lejos de mi el cantar mis propias alabanzas, mientras enaltezco a Israel. Pero básicamente lo que hice fue plantear las siguientes cuestiones:

– ¿Por qué la Organización para la Liberación de Palestina se estableció en 1964 -antes que Israel se convirtiera en un “imperio”, antes de la “ocupación” y antes que los asentamientos fueran construidos más allá de la “línea verde”?

– ¿Que “Palestina” estaba tratando de “liberar” la organización, y si su propósito, anterior a la guerra de los seis días, fue la destrucción de Israel?

Y, más recientemente: – ¿no fue un crimen de guerra de parte los palestinos el disparar misiles hacia las ciudades y pueblos israelíes más allá de la “línea verde”, luego que no quedara en la Franja de Gaza ningún colono o soldado israelí?

Durante la conferencia, fuimos casi testigos de un evento que pudo ser histórico. Uno de los invitados fue el intendente de Áshkelon, Benny Vaknin, quien se suponía que debía reunirse con el intendente de la ciudad de Gaza, Majid Abu Ramadan, a fin de concretar los detalles de un proyecto conjunto para la purificación de las aguas residuales que están contaminando el Mediterráneo, que bordea ambas ciudades.

Sin embargo, luego de varios días de conversaciones telefónicas entre ambos intendentes, el liderazgo del Hamás prohibió a Ramadan ir a Brasil a encontrarse con su contraparte israelí, aun con el propósito de alcanzar una meta de tamaña importancia para la vida diaria tanto de israelíes como palestinos por igual.

Incluso el vice-presidente de desarrollo y proyectos especiales de Mekorot, Zion Cohen – quien realizó el trabajo previo de preparación para este proyecto – llegó a Brasil para presentarlo como un rayo de esperanza hacia la cooperación potencial (particularmente significativa luego de un largo período de bombardeos con misiles desde Gaza hacia Áshkelon).

Pero sin resultado alguno.

En sus declaraciones en la clausura a los participantes de la conferencia, Akasaka expresó sus deseos que nosotros, los periodistas, reportáramos lo que habíamos presenciado. “Por favor, escriban acerca de lo que escucharon en este seminario”, dijo.

Como su invitado – y como periodista – espero haber hecho justicia a su requerimiento.

El próximo año, este seminario está agendado para realizarse en Rabat, Marruecos. No creo que vaya a recibir invitación para participar del mismo. Mucho más deseable será recibir a aquellos invitados cuyas declaraciones puedan ser recibidas con gran fanfarria. Como en Río, sin duda, también en Rabat.

Yo estaría satisfecho en reunirme – sin la mediación de la ONU o un pasaje aéreo – en Jerusalem, Áshkelon, Sderot o Ramalla.

Autor: Iaakov Ahimeir(*) – Jerusalem Post
Traducción: Fedora Resnik para Noti-Israel
(*) El autor es el anfitrión del programa semanal de noticias de la televisión israelí Ro’im Olam (“mirando al mundo”)

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
24/08/2009

Etiquetas de la nota



Comentarios para “La práctica “coral” en Brasil”


  1. roberto expresa que:

    Rescato dos parrafos de la nota:
    ___________________________________
    – ¿Por qué la Organización para la Liberación de Palestina se estableció en 1964 -antes que Israel se convirtiera en un “imperio”, antes de la “ocupación” y antes que los asentamientos fueran construidos más allá de la “línea verde”?

    – ¿Que “Palestina” estaba tratando de “liberar” la organización, y si su propósito, anterior a la guerra de los seis días, fue la destrucción de Israel?
    ____________

    El actual problema territorial judeo arabe es obra de los propios arabes.

    En 1967 ellos provocaron la guerra que luego tomo el nombre de “Guerra de los 6 dias”.

    Trataron de robar las tierras que conforman la pequenia Israel, y por suerte no lo lograron.
    Si el resultado seria diferente…. el mundo estaria exigiendo que a los judios se les devuelva la tierra ? Esa tierra donde se formo su identidad, donde fueron independientes mucho antes de la aparicion del islam.

    Ellos son los ultimos que tienen derecho en sermonear a otro pueblo acerca de su moralidad, y ya en el anio 1948 fueron ellos los que atacaron dirigidos por Gran Bretania. A pesar, de que tenian mas del 70% de Palestina, bajo el nombre de Transjordania, cambiandolo luego por “jordania”.

    Siempre tratando de robar, de arrebatar tierras y de re escribir la historia, INSACIABLES LADRONES !!!!

  2. Daniel expresa que:

    Totalmente de acuerdo. Como dice Carlos Escudè ” el pecado de origen es àrabe” y yo agrego que actualmente los arabes siguen arremetiendo contra Israel,no solo buscando provocar victimas sino ademas con sus ETERNAS CALUMNIAS.