Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

08/02/2010

Ya es tiempo de que Obama presione a la autoridad Palestina

 

{lang: 'es-419'}

La Administración americana ha permitido a la Autoridad Palestina eludir a Israel por demasiado tiempo.
Como deberíamos evaluar la total falta de progreso en las negociaciones de paz entre la Autoridad Palestina e Israel en 2009 ?

Para dar una respuesta comprensiva a esta pregunta, haría falta un mayor espacio de columnas que lo que me permite el Jewish Chronicle. Por lo tanto me voy a concentrar en solo uno de los componentes. Pero antes, deberé descartar dos excusas repetidas ad nauseam en los medios de información.

La primera se relaciona con Gaza y la acción militar israelí en la zona, de un año atrás. No hay que dejarse engañar por las lágrimas de cocodrilo derramadas por la AP y sus simpatizantes por tal acción. Por supuesto debemos lamentar la muerte de muchos civiles de Gaza. Pero el régimen brutal del Hamás que controla Gaza, además de ser ilegitimo en el sentido de los abusos cometidos en ejercicio de la autoridad legal que tenia originalmente , tiene poco apoyo en el mundo árabe, donde no dejo de observarse su completa inhabilidad para repeler el ataque israelí.

Por otra parte, si Hamás pudiera hacer lo que desea, Mahmud Abbas, que está viviendo su buena vida en Ramalla, estaría muerto. Y él lo sabe.

A Abbas hay que hacerle entender que los USA no negociarán por él.

La segunda se relaciona con los asentamientos judíos en la margen occidental. El Presidente americano Barak Obama querría hacernos creer que los mismos constituyen un obstáculo para la paz. Aun si eso fuese cierto, ciertamente no constituirían un obstáculo para las negociaciones de paz.

Junto a otros temas en discusión, la existencia continuada de estos asentamientos puede ser tema en la mesa de negociaciones. El Sr. Abbas puede insistir en eso, y nadie le puede negar su derecho a hacerlo.

El tema de los asentamientos podría ser puesto sobre la mesa de negociaciones, si es que hubiera una mesa de negociaciones y si las partes enfrentadas pudieran aceptar, o ser presionados a aceptar, sentarse a una mesa de negociaciones. El tema en cuestión es que la administración del Presidente Obama no se muestra inclinada a ejercer presión sobre el lado palestino. Un hecho muy reciente en una Corte Federal Americana ha expuesto esta tendencia a la vista pública.

El 28 de diciembre, la Jueza Gladys Kessler, en Washington DC, se expidió con una no común condena a la Administración Obama en relación a una acción civil que iniciaron contra la Autoridad Palestina, los familiares del fallecido Esh Gilmore. El 30 de octubre de 2000, el Sr. Gilmore, un ciudadano americano, fue asesinado en Jerusalem. Tenía 25 años de edad, casado y con una hija pequeña.

Sus familiares -los demandantes- alegaron que su asesinato fue llevado a cabo por una facción controlada por la AP, de quienes ellos reclamaban el pago de una indemnización. La AP intentó demorar la definición del caso, y el 28 de noviembre de 2006, Mahmud Abbas le escribió personalmente a la entonces Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, pidiéndole que interviniera. Ella no acepto hacerlo, pero le respondió el 12 de enero de 2007: “Yo lo exhorto a responder a los procedimientos legales de los Estados Unidos en buena fe y de forma adecuada”.

La AP decidió no defenderse en el juicio. La sentencia fue decidida en su contra, y juzgada “in absentia”. Reconsiderando su falta de acción, la AP apelo ante la jueza Kessler. La experimentada jueza, sabiendo que cualquier decisión que ella pudiera tomar podría afectar el proceso de paz, se dirigió (como era su derecho) a la Administración Obama en busca de guía. La respuesta lacónica que recibió fue, según sus propias palabras, “particularmente inútil”. Por cierto, ella acuso al Departamento de Estado dirigido por Hillary Clinton de haber respondido en forma ambigua, negándose a proveer a la Corte de un pronunciamiento autorizante. Pero la respuesta áspera del Departamento de Estado, sin embargo, contenía un comentario importante: le advertía a la jueza Kessler que “los USA están preocupados por el impacto significativo potencial que estos casos no resueltos puede tener sobre la viabilidad política y financiera de los demandados.”

Las deudas por daños y la capacidad de pagarlos son dos temas diferentes, si bien están relacionados. Sin embargo, pareciera que la política del gobierno de Obama se inclina a proteger a la AP de las consecuencias de su accionar, o mejor dicho su no-accionar -ya sea su petulante rechazo a defenderse en una corte de justicia americana, o bien su calculada renuencia a sentarse frente a Israel en una mesa de negociaciones.

Seamos claros. Durante 2009, el Sr. Abbas negocio empeñosamente con los USA, el Reino Unido y la Unión Europea. Pero no con Israel. Abbas debe entender que la comunidad internacional – pero sobre todo USA – no va a negociar en su lugar.

Hasta que se desengañe de su creencia evidente que la paz se conseguirá de esa forma, no habrá negociaciones significativas. Ni habrá paz.


The Jewish Chronicle – Autor: Geoffrey Alderman
Traducción: Fedora Resnik especial para Noti-Israel

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
08/02/2010

Etiquetas de la nota



Comments are closed.