Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

23/03/2010

Las raíces históricas de Israel son reales

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Los discursos y observaciones formuladas por Benjamín Netaniahu en los últimos tiempos han sido bastante fuertes en sus referencias bíblicas e históricas. En su discurso en la Universidad Bar Ilan de junio pasado, declaró: ” La conexión entre el pueblo judío y la Tierra de Israel ha durado más de 3500 años… Esta es la tierra de nuestros antepasados”. Y en una entrevista con el anfitrión del talkshow Charlie Rose, en septiembre, mencionó un anillo y sello encontrado cerca del Muro Occidental en Jerusalem, de hace unos 2.700 años y que llevaba su nombre “Ben Netaniahu Ioash” inscrito en hebreo antiguo.


Tumba de Raquel, de la web RachelTomb

El contexto de estos comentarios y la motivación para el reciente anuncio de Netaniahu de un plan de rehabilitación de los sitios del patrimonio nacional son una misma cosa: los israelíes consideran que aquellos elementos que tratan de borrar los lazos históricos del pueblo judío con su tierra forman parte de una gran estrategia destinada a deslegitimar al Estado de Israel. Dirigentes políticos y think tanks han identificado este fenómeno como una grave amenaza para el país, y el proyecto de restauración del patrimonio es un ejemplo de la reacción israelí a este reto.

Desafortunadamente, la inclusión en el plan de restauración de dos de los lugares de culto más sagrados judíos, la Cueva de los Patriarcas y la Tumba de Raquel, ha provocado disturbios en Cisjordania y Jerusalem en los últimos días, y ha llevado a los dirigentes palestinos supuestamente moderados a estallar en una preocupante retórica inflamatoria. Mahmud Abbas incluso planteó el espectro de una “guerra religiosa” a causa de la inclusión de estos dos lugares de culto. La comunidad internacional también intervino, como el Departamento de Estado de EEUU y el Secretario General de la ONU, ambos criticando a Israel por su decisión.

¿Por qué el anuncio aparentemente inocuo de actualizar la lista de lugares de restauración y conservación del patrimonio, y que incluía a estos dos lugares de culto, ha obtenido una respuesta tan desabrida? Los musulmanes tienen pleno acceso a la Cueva de los Patriarcas y el papel del Waqf islámico en su administración no ha cambiado. La Tumba de Raquel, en la actualidad, sólo es accesible a través de Israel, pero este ha sido el caso desde finales de 1990, debido al alto número de ataques palestinos contra el lugar en los últimos años.

Lamentablemente, parece que este último escándalo, al igual que los disturbios del pasado otoño sobre el Monte del Templo, es otro ejemplo de la falta de voluntad palestina a la hora de aceptar y reconocer las profundas raíces históricas del pueblo judío en la región.

Esto se evidencia en las numerosas declaraciones de los líderes políticos y religiosos palestinos en los últimos días, como las del Jeque Muhammad Hussein, el gran muftí de Jerusalem y máxima autoridad islámica en Tierra Santa. El jeque ha dicho que Israel “ha dedicado todos sus esfuerzos a robar los lugares sagrados islámicos en Jerusalem, Hebrón y otras ciudades palestinas para así cambiar su carácter árabe e islámico y poder probar que el país es judío”. El tema de que Israel está “robando” los lugares sagrados islámicos para sus propios fines culturales y políticos también fue mencionado explícitamente por Abbas, así como por el líder de Hamás, Ismail Haniyeh (que también llamó a una nueva Intifada).

Lo que se afirma es que la Cueva de los Patriarcas no tiene nada que ver con el pueblo judío, y ha sido el gobierno israelí quien ha fabricado esa historia con fines políticos. Pero este santuario se menciona en la Biblia y ha sido el foco de peregrinaciones judías durante más de 3000 años. Es el segundo sitio más sagrado del judaísmo y es fundamental para la identidad nacional judía como lugar de sepultura de tres de sus antepasados (Abraham, Itzjak y Jacob y las madres de la nación, Sara, Rivka, Lea y Rajel).
Los disturbios y denuncias generadas por la lista para la restauración de lugares del patrimonio, así como las sucedidas sobre el Monte del Templo en Jerusalem y en muchos otros lugares, ilustran la continua y reiterada batalla que libra el liderazgo político y religioso palestino para conseguir una desconexión de los símbolos nacionales del estado judío de Israel. Y esta táctica es sólo una parte de una estrategia mucho más amplia para deslegitimar la propia noción de un estado-nación para el pueblo judío, una campaña que está orquestada tanto por los palestinos de Cisjordania y Gaza, como por sus simpatizantes en Occidente.

Las campañas a favor de una solución de un único Estado (y por lo tanto la destrucción de Israel y la negación de la soberanía y la autodeterminación para el pueblo judío), como la anunciada por el negociador palestino Saeb Erekat la semana pasada, así como las investigaciones sesgadas sobre la conducta del IDF, los embargos de armas y todo tipo de boicots contra Israel, son vistos como una estrategia unitaria que pretende socavar la legitimidad del país y, por extensión, la necesidad de su existencia.
Esta campaña de deslegitimación ha adquirido un impulso significativo a raíz de la Segunda Guerra del Líbano en el 2006, irónicamente durante un mandato cada vez más conciliador del gobierno de Israel. Sin embargo, a pesar del desmantelamiento de los asentamientos y la retirada de Gaza en 2005, del plan de retirada de Cisjordania previsto por el partido ganador de las elecciones de 2006 (Kadima), y la propuesta de paz sin precedentes de Ehud Olmert a Abbas en diciembre de 2008, la campaña de deslegitimación ha continuado e incluso se ha intensificado.

Parece que los israelíes no pueden hacer nada bien. No es de extrañar, por lo tanto, que en el 2009 el electorado echara al gobierno pro-paz de Kadima el cual (a pesar de su tendencia favorable a los esfuerzos dedicados a unas negociaciones de paz) no había mejorado la posición internacional y política de Israel ni un ápice, y votara a unas fuerzas políticas que prometieron impulsar y galvanizar la potencia nacional en contra de esas fuerzas militares y políticas unidas en su contra.

La restauración y conservación de esos dos santuarios centrales para la historia judía en ningún modo pone en peligro las ambiciones políticas de Palestina. Lo que sí representa por el contrario, es un serio obstáculo para aquellos que quieren borrar la historia judía de la región, lo cual describe el objetivo central palestino tras esta ola de críticas en particular. La mentalidad de asedio israelí, engendrada por la presión incesante de las campañas políticas en contra del país, sólo se reforzará si Israel es condenado por identificarse con los símbolos históricos judíos. Si los líderes palestinos, habilitados por la comunidad internacional, siguen poniendo en entredicho las raíces históricas de Israel y su legitimidaden última instancia, el estado de ánimo en la región sólo podrá empeorar.

Jeremy Sharon – The Guardian
Traducción: Jose Antonio – Safed-Tzfat

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
23/03/2010

Etiquetas de la nota



Comments are closed.