Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

14/10/2010

Liberman y Peres hablaron al mundo

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Liberman dirigió su discurso a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Shimon Peres, por su parte, habló en la cumbre del Milenio.

Mensaje del Ministro de Relaciones Exteriores ante la Asamblea General de Naciones Unidas
Ministro Avigdor Lieberman.
28 de septiembre, 2010

Sr. Presidente de la Asamblea,
Estimados colegas,
Damas y caballeros:

Ayer, al arribar a Nueva York, se comunicó conmigo uno de los jefes de las organizaciones judías y me preguntó ¿cómo enfrento la presión que se ejerce hacia Israel? Por supuesto que eso es muy difícil, me dijo. Recordé un viejo chiste sobre cinco judíos que cambiaron nuestro modo de ver el mundo:
Moshe Raveinu, la ley es todo.
Yehoshua, el amor es todo.
Marx, el dinero, respondería sobre todo.
Freud, todo es sexo y
Einstein, todo es relativo.

Entonces respondí, a mi interlocutor, que todo es relativo. Por un lado, eso es, en verdad, muy difícil. Por otro, es más fácil que en el pasado ya que, ahora, contamos con una coalición y gobierno estable y el apoyo por parte de la mayoría de los ciudadanos de Israel.

Estamos dispuestos a una solución lógica y a cooperar con la comunidad internacional. Pero no estamos dispuestos a renunciar a la seguridad o a los intereses vitales del Estado de Israel.
Desde mis palabras iniciales, pretendo destacar que, en contradicción con la imagen que, en muchas ocasiones, muestran los medios internacionales, el espectro político en Israel no se divide entre los que quieren los que se oponen a la paz. Todos queremos la paz y la diferencia se centra en la pregunta sobre cómo actuar tras el objetivo de alcanzar la paz; sobre cómo llegar a la situación de seguridad y estabilidad en nuestra región. Por tanto la pregunta que se nos presenta es: ¿Por qué, durante los diecisiete años que transcurrieron desde que firmamos los Acuerdos de Oslo, no llegamos a un acuerdo integral que diera por finalizado el conflicto y la concesión, mutua, sobre futuras nuevas demandas? A pesar de los esfuerzos, por parte de excelentes personas y, a pesar de las mejores intenciones de personalidades como Itzhak Rabin, Shimon Peres, Biniamin Netanyhau, Ehud Barak, Ariel Sharon y Ehud Olmert; a pesar de los encuentros- cumbre celebrados en Camp David (entre Ehud Barak y Yasser Arafat con presencia del Presidente de Estados Unidos de entonces, Bill Clinton) y a pesar de la Cumbre de Anápolis (con presencia de Ehud Olmert y Mahmmud Abbas) aún estamos ante un pozo ciego.
De hecho, y en contrario a la idea generalizada que, el conflicto israelí-palestino es el que ocupa el foco de la inestabilidad en Medio Oriente, o que – ese conflicto- constituye el motivo de muchos otros en ésta parte del mundo, la realidad es diferente. Más del 90% de los enfrentamientos armados y las guerras en Medio Oriente, como sus víctimas desde la Segunda Guerra Mundial no es resultado del conflicto entre Israel y los palestinos y no tienen ninguna relación con el Estado de Israel sino que surgieron a partir de los conflictos entre musulmanes o en los países árabes entre sí.
La guerra de Irán-Irak, la guerra del Golfo, las guerras entre el norte y sur de Yemen, las masacres perpetradas en la ciudad de Hama en Siria y las guerras en Argelia y Líbano, son solo algunos ejemplos tomados de una lista mucho más larga.

La segunda explicación, al tan largo enfrentamiento entre Israel y los palestinos, que obtuvo gran popularidad, es el que impone las raíces del problema en lo que llama “la ocupación”; es decir en las localidades establecidas en los territorios de Judea y Samaria y en los propios colonos. Según ese pensamiento solo el establecimiento de un estado palestino independiente, en Judea y Samaria y Gaza, podrá representar una garantía a la paz en la región. Alcanza con citar algunas evidencias conocidas por todos a fin de cuestionar esa concepción errónea: primero, Judea y Samaria estuvieron bajo control árabe durante diecinueve años (1948 hasta 1967). En ese período de tiempo nadie trabajó a favor del establecimiento de un estado palestino. Los acuerdos de paz – con Egipto y Jordania- se concretaron a pesar de Judea y Samaria. Y. también lo contrario es correcto: Desalojamos veintiún prósperas localidades desde Gush Katif y desconectamos a más de 10.000 colonos de sus hogares y de sus localidades y todo lo que obtuvimos fue el fortalecimiento del gobierno de Hamas y los lanzamientos de miles de misiles a Sderot y el sur de Israel.

Otro argumento sostiene que la cuestión palestina impide la creación de un ámbito internacional firme contra Irán. Ese argumento no solo es equivocado sino irresponsable. Del mismo modo puede afirmarse que, la cuestión palestina, impide la acción contra Corea del Norte, la lucha contra los piratas en Somalia, una acción para la solución a la crisis humanitaria en Sudán o un exitoso enfrentamiento con el desafío de Afganistán.
Al igual que la Revolución de Khomenei no tuvo ninguna vinculación con la cuestión palestina, la decisión iraní de desarrollar armas atómicas no tuvo ninguna relación con el conflicto palestino.En nombre de la verdad, la relación de Irán con el conflicto israelí-palestino es todo lo contrario. Irán puede sobrevivir sin Hamas, la Jihad Islámica o Hezbollah pero, las organizaciones terroristas, no pueden subsistir sin Irán.
Con esa ayuda Irán puede frustrar, en cualquier momento, todo acuerdo entre Israel y los palestinos o entre Israel y Líbano.
Por ello, en el marco de un acuerdo estable con los palestinos que se ocupe de las verdaderas raíces del conflicto y sea sostenible en el tiempo, debe entenderse que, en principio, debe resolverse el problema iraní. Hay que ocuparse de las raíces del problema y no de sus señales.
Por supuesto que hay otros temas que obligan a una solución y la solución del problema iraní no es una condición suficiente para terminar con el conflicto entre Israel y los palestinos. Pero, el meollo del problema iraní es una de las condiciones necesarias para la solución del conflicto entre Israel y los palestinos.

En el intento por responder, al conflicto entre Israel y los palestinos, debemos enfrentarnos a problemas de dos tipos: emotivos y prácticos. Por tanto la solución debe llevarse a cabo en dos etapas. Los problemas emotivos son, en primer lugar, la ausencia absoluta de confianza entre las partes y temas como Jerusalén, el reconocimiento de Israel como estado nacional del pueblo judío y el problema de los refugiados. En esas condiciones, podremos concentrarnos en un acuerdo intermedio a largo plazo, por un período de, solo, algunas décadas.
Debe surgir una nueva generación que puedan crear confianza mutua y no influenciada por provocaciones o mensajes extremistas.

A fin de llegar a un acuerdo estable, debemos comprender que, el primer obstáculo práctico, para el alcance de un acuerdo es la fricción entre los dos pueblos. Como en cualquier otra parte del mundo, cuando existen dos pueblos, dos religiones y dos lenguas, que elevan demandas contrarias sobre la misma porción de tierra, surgen roces y enfrentamientos. Es posible nombrar ejemplos de conflictos étnicos a lo largo del mundo que prueban ese argumento: en los Balcanes, el Cáucaso, África, el Lejano Oriente o Medio Oriente. Cuando se logra crear una situación de separación eficaz entre dos poblaciones, los enfrentamientos se evitaron, resolvieron o desarrollaron en medida significativa. Alcanza con mencionar los ejemplos de la República de la ex Yugoslavia, la partición de Checoslovaquia o la independencia de Timor Oriental.

Por ello, el principio rector para alcanzar un acuerdo estable no es territorios a cambio de paz, sino intercambio de territorios poblados.

Espero que mis palabras sean entendidas con claridad: no me refiero a traspasos de población sino correr los límites, dejando al descubierto, del mejor modo, la realidad demográfica.

Damas y caballeros,

Los temas presentados no representan una visión fantasiosa y generan menos divisiones de lo que muchos piensan. De hecho, esa idea según la cual la inadecuación entre las líneas fronterizas y las regiones pobladas constituye una receta certera de conflictos es, desde siempre, una trivialidad conocida por todos en el mundo académico. Expertos líderes y respetables institutos de investigación naturalizaron el término “Right Sizing the State”, determinación aplicada de los límites del país, a fin de expresar la idea que debe generarse un equilibrio justo entre estado y pueblo con el objetivo de garantizar la paz. No se trata de una política sujeta a diferencias sino de una verdad empírica.
Sin embargo, más allá de la verdad empírica, está la verdad histórica: transcurrieron casi 4000 años de presencia del pueblo judío en la Tierra de Israel y del desarrollo de sus tesoros morales y espirituales que aportaron al florecimiento de Occidente.
2000 años de Diáspora, períodos de conquista y gobierno extranjero de los bizantinos, árabes, otomanos y otros, no lograron, y no lograrán nunca, desconectar la poderosa vinculación, inalterable, entre el pueblo judío y su tierra.
La pregunta sobre la Tierra de Israel no se relaciona solo con el sitio donde nos hallamos. La Tierra de Israel se vincula a nuestra esencia.

Para finalizar mis palabras, deseo recordar a todos los presentes en la sala, que la cita que decora la Explanada de Naciones Unidas fuera de éste edificio, fue dicha en Jerusalén hace 3000 años, por nuestro Profeta Isaías. De las espadas forjarán arados; de las lanzas, podaderas”.

Inspirados en la profunda sabiduría escondida en esas palabras, oremos porque el camino, que conduce a la paz verdadera, según la visión del Profeta Isaías, oriente a los dos pueblos, hacia el establecimiento de dos estados nacionales que vivan uno junto al otro, en paz y seguridad.

Muchas gracias.

Shimon Peres en la Cumbre del Milenio: “Israel es el producto del espíritu humano pionero”

La historia se ha escrito con sangre. La mayoría de las guerras fueron libradas por territorios. Hoy en día, la ciencia, la creatividad y el conocimiento han reemplazado a la tierra como fuente de riqueza. La tierra puede ser conquistada. La ciencia, no.

La ciencia es global, no tiene fronteras. Los ejércitos no pueden conquistarla. Sin embargo, todavía, los terroristas sin ley extienden la violencia provocada por las diferencias ideológicas, las brechas sociales y el fanatismo puro. El nuevo milenio debe liberar al mundo del derramamiento de sangre, de la discriminación, del hambre, de la ignorancia, de las enfermedades.

La ciencia moderna puede ofrecer nuevas respuestas. En los próximos diez años habrá una explosión del conocimiento. El poder de la computación aumentó un millón de veces en los últimos 25 años. Los científicos se están aventurando dentro del cerebro. Sr. presidente de la Asamblea; hablo en nombre de un pueblo pequeño, y de una tierra pequeña. Supimos renacer a pesar del asesinato de un tercio de nuestro pueblo. La Shoá. Estábamos solos. Nuestra tierra fue atacada siete veces en 62 años. Otra vez más. Estábamos solos. Sin renunciar nunca a la esperanza, hemos desarrollado la ciencia. Encontramos que el futuro está en nuestras manos. Aprendimos que la gente puede enriquecer la tierra, tanto como la tierra puede alimentar al pueblo. Israel es el producto del espíritu humano pionero, no del capital financiero. A pesar de las guerras, hicimos la paz. Con Egipto y Jordania. La disputa territorial con el Líbano ha terminado y así lo reconoció la ONU. Nos fuimos de Gaza por nuestra propia iniciativa. Completamente.

Ahora estamos negociando con los palestinos para concretar la solución de dos Estados: un Estado judío, Israel; un Estado árabe-palestino. No hay otra alternativa pacífica. Y creo que lo conseguiremos. Estamos dispuestos a entrar en negociaciones directas con Siria.
Ahora mismo, Sr. presidente: estamos comprometidos con los objetivos de desarrollo del Milenio. Compartimos la responsabilidad de salvar al mundo de la guerra y del hambre. Sin paz, la pobreza seguirá existiendo. Sin comida, la paz no prevalecerá. Los estadistas tienen que movilizar el poder político para lograr la paz. Los científicos pueden lograr que la tierra produzca más alimentos. Hemos desarrollado una agricultura basada en la ciencia. Nuestros agricultores producen ocho veces más por hectárea en comparación con los primeros días del país.

La necesidad de agua se redujo a la mitad. Hemos empleado la desalinización, el reciclado, el riego electrónico y por goteo, y la bioingeniería para crear nuevas semillas y cultivos más ricos. Hace cinco décadas, un agricultor israelí producía alimentos para 15 personas. Hoy en día, produce para 120. La contribución del agricultor al PBI es igual que la de un ingeniero de alta tecnología. Para cultivar la tierra, hay que cultivar la educación y mejorar la salud. Por eso, introducimos la educación obligatoria y gratuita para todos, desde los cinco a los 18 años. Esto terminó con el analfabetismo y nos aportó la tasa más alta de científicos por kilómetro cuadrado del mundo. El sistema nacional de salud ofrece tratamiento de primera clase para todos los ciudadanos. Somos también uno de los pocos países del mundo que entró en el siglo XXI con más árboles de los que tenía cuando comenzó el siglo XX.

Sr. Presidente, estoy seguro que nuestro recorrido está disponible para todos. Nuestra experiencia se puede reproducir. Estamos dispuestos a compartir nuestra experiencia como ya lo hicimos con muchos países tanto en forma bilateral como a través de las agencias de la ONU. Nuestra convocatoria incluye también a los países que no mantienen relaciones diplomáticas con nosotros.

Sr. presidente, el otro día, el líder formal de Irán llamó a aniquilar a Israel, y a borrarlo del mapa del Medio Oriente. Creo que en el Medio Oriente hay lugar para todas las personas, todas las naciones, todas las religiones. Creemos que todas las personas fueron creadas a imagen de Dios y que hay un solo Dios que pide no odiar, no amenazar, no ostentar superioridad, y no matar. Israel continuará existiendo y anhelando la paz con sus vecinos. Hay suficiente espacio para la confraternidad en la región.

Señoras y señores: en mi juventud fui miembro de un kibutz, y cultivaba la empobrecida tierra. Tenía, como todos los miembros, dos camisas y dos pares de pantalones. Había un tercer par de pantalones: hecho de franela. Estaba reservado solamente para los novios. Tuve la suerte de usarlos durante dos días completos durante mi boda. El plato principal en el kibutz era berenjenas. Había carne una vez por semana, pero no todas las semanas. No había ahorro privado y poco dinero colectivo. Éramos pobres y felices. La clase de felicidad que uno siente cuando está convirtiendo el desierto en un jardín. Hoy en día, el kibutz tiene una agricultura floreciente y una casa de huéspedes rentable. La comida es abundante. En el kibutz, en la escasez, aprendí a respetar a los pioneros, y desarrollé una afinidad con las mentes creativas y las manos laboriosas. En realidad, mi sueño inicial era ver el mundo como un gran kibutz. Libre, pacífico y productivo.

Sr. presidente; convoco a esta asamblea para hacer frente a dos retos candentes. En primer lugar, aprovechar la ciencia y la tecnología para aumentar la producción de alimentos. Y en segundo lugar, debemos unirnos contra el terrorismo. Un mundo con hambre nunca será pacífico. Un mundo aterrorizado nunca será gobernable.
Debemos unirnos en torno a una esperanza común. La cuna de nuestros hijos será la cuna de nuestra visión.

[Ministerio de RE.EE. de Israel 29-09-10 – Aurora]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
14/10/2010

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Liberman y Peres hablaron al mundo”


  1. Henry expresa que:

    La democracia en Israel no impide a sus ciudadanos manifestarse y expresar su opinion ni su lealtad al Estado Judio ni sus politicas internas. NO AL BOICOT POLITICO, ECONOMICO NI CULTURAL A ISRAEL NI A GAZA!!!

  2. maggy expresa que:

    Si el mundo abriera su mente y viera que Israel nunca ha tenido malos deseos contra su projimo, pudieran aprender de las cosa buenas y productivas que ese pais le puede dar al mundo.No se puede vivir todo el tiempo destruyendo a los demas, es mejor unirnos para construir un mundo de paz.

    TE BENDIGO TIERRA DE ISRAEL