Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

14/10/2010

Proponen ley para obligar a jurar lealtad al Estado judío

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

El Gobierno israelí dio el visto bueno, con la oposición de ministros laboristas, a un proyecto de ley presentado por Avigdor Lieberman para obligar a los no judíos que quieran optar a la nacionalidad israelí a jurar lealtad al “Estado judío y democrático”.

El Gobierno israelí aprobó un proyecto de enmienda que obliga a las personas no judías que aspiren a la nacionalidad israelí a jurar lealtad al “Estado judío y democrático de Israel”.

Según un comunicado de la oficina del Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, 22 ministros aprobaron esta enmienda y 8 votaron en contra, entre los que se encuentran 5 pertenecientes al Partido Laborista.
Tres ministros del Likud, la formación derechista a la que pertenece Netanyahu, también rechazaron el texto. Se trata de Danny Beguin (sin cartera), Michael Eitan (Servicios Públicos) y Dan Meridor (Servicios de Información).

El proyecto de enmienda tiene todavía que ser sometido a tres votaciones en la Knesset, donde la coalición gubernamental dispone de una mayoría de 74 escaños de un total de 120.
“Todos aquellos que quieran convertirse en ciudadanos israelíes naturalizados deberán declarar que serán ciudadanos leales del Estado de Israel como Estado judío y democrático”, explicó antes de la votación Netanyahu a sus ministros.

“El Estado de Israel es el Estado-Nación del pueblo judío, siendo un estado democrático en el que todos los ciudadanos, judíos y no judíos, se benefician de derechos completamente iguales”, añadió el Primer Ministro.
Esta norma no afectará a quienes reclamen la nacionalidad israelí en base a la denominada Ley de Retorno, que permite que cualquier persona en el mundo con al menos un abuelo judío pueda establecerse en Israel y obtener la nacionalidad israelí.

“Nadie puede darnos lecciones morales sobre democracia e ilustración”, proclamó Netanyahu, que se remitió a los escritos de Teodoro Hertzl, ideólogo del sionismo, y David Ben Gurión, fundador del Estado de Israel, para justificar el “carácter judío, pero democrático” del mismo. “Esta enmienda es la base del sionismo”, insistió el Primer Ministro.

El Ministro de Defensa, Ehud Barak, autorizó a sus cuatro colegas laboristas que se sientan con él en el Gobierno israelí a “votar según su conciencia”.

El Ministro israelí del Interior, Eli Ishai, del partido ultraortodoxo sefardí Shas, declaró que tiene preparada otra ley para despojar de la nacionalidad a “traidores que colaboren con organizaciones terroristas como Hamás o Hezbollá”.

ADL: El juramento de lealtad debería cubrir a los judíos inmigrantes

La organización judío americana demanda que Netanyahu cambie la enmienda al Derecho de Ciudadanía. El director Foxman expresó: “Si Israel revisa la ley actual, es apropiado que la aplique a todos los que busquen convertirse en ciudadanos de Israel”.

La Liga Anti Difamación le pidió al gobierno israelí que extendiera la enmienda del Derecho a la Ciudadanía propuesta para cubrir a todos los inmigrantes que buscan obtenerla, incluyendo a los judíos. La organización judío americana, que no es considerada de izquierda, está demandando que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, altere la enmienda de dicha ley.

El director nacional de la ADL, Abraham H. Foxman, explicó que “en el espíritu del principio fundador de igualdad de Israel, le pedimos al gobierno que adopte nuevas modificaciones a la enmienda propuesta para la ley de ciudadanía para que se aplique a todos los inmigrantes de Israel, incluyendo aquellos bajo la Ley de Regreso”.
“Muchos países en todo el mundo, incluyendo EE.UU., requieren de sus nuevos ciudadanos hacer juramentos de alianza a su nuevo país”, dijo.

El ministro de justicia israelí, Yaakov Ne`eman, hizo una propuesta similar durante la sesión de gabinete que aprobó la enmienda y fue rechazada, pero puede ser que sea reconsiderada en el futuro.
Foxman es uno de los líderes judíos más prominentes de EE.UU. y agregó: “Si Israel revisa la ley actual, es apropiado que la aplique a todos los que busquen convertirse en ciudadanos de Israel”.

Reacción de la oposición

Por su parte, la jefa de la posición y titular de Kadima, Tzipi Livni, consideró que “esta ley nada aporta, todo lo contrario: provocará conflictos internos”.
Para la ex canciller, la enmienda “no protege a Israel como el hogar nacional judío, e incluso lo perjudica”.
Livni llamó a “proteger la existencia de Israel como judío e igual para todos sus ciudadanos”.
En tanto, el diputado árabeisraelí Ahmed Tibi acusó al gobierno de haberse “convertido en títere de Israel Beiteinu y su doctrina fascista”, en referencia al partido del ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman.

Otros juramentos

Quien desee obtener la ciudadanía del Reino Unido, debe jurar lealtad a la reina por medio de la “oath of allegiance”. Quien sea anti-monarquista y esté opuesto a que exista una persona que tenga más derechos que el resto de los ciudadanos y que, por herencia, sea superior, tendrá vedada la ciudadanía inglesa, a menos que jure contra sus principios.

Quien quiera naturalizarse argentino debe jurar “respetar fielmente” la Constitución Argentina, que en su artículo 2 dice que el Estado Argentino sostiene el culto Católico Apostólico Romano.

[Gara – AJN – FuSion – Noti-Israel]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
14/10/2010

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Proponen ley para obligar a jurar lealtad al Estado judío”


  1. DnTeo expresa que:

    Serán quizá muy pocos los países que para aceptar otorgar la ciudadanía a algún aspirante, no le pongan como requisito el conocimiento de sus leyes, de su historia y el juramento de lealtad a su gobierno y sus convicciones. Por tanto, tal juramento debiera constituirse en la columna vertebral de todos los que deseen obtener la ciudadanía israelí. Así mismo, en mi país está considerada como una falta muy grave la traición a la Patria y, en tiempos de guerra la pena es la de muerte, entonces, no creo que la consideración del ministro Elí Ishai sea tomada como exagerada, creo que es razonable.
    Tomamos la existencia del Estado de Israel como la cristalización del sueño de Teodoro Hertzl y el titánico esfuerzo de personas como David (Grün) Ben Guirión. ¿Si no llevara el título de Estado Judío de Israel, de qué ha servido pues tanto esfuerzo, tantos sacrificios y la interminable lucha en contra de quienes a través de tantos siglos han pretendido exterminar el judaísmo? Para ser lo mismo que el resto de las naciones, asimilados a las culturas de los pueblos en donde padecemos nuestro destierro, confundidos de nuestras tradiciones, ¿hubiera tenido caso buscar la recuperación del territorio en donde vivieron nuestros patriarcas y matriarcas, en dónde recibimos la Torá?
    Para ese caso, bien podríamos seguir viviendo en la diáspora y perdiendo a medida que pasara el tiempo nuestra identidad.
    Por tal motivo, está muy bien la propuesta y ojalá que se aplique sin ningún tipo de restricciones y, quienes la consideren inapropiada, pues, ni modo; creo que están en la más completa libertad de buscar otras alternativas en naciones que si vayan con sus ideales ¿Irán, Jordania, Libia, Siria…?

  2. dror idachkin expresa que:

    En una gran cantidad de naciones se determina una religion oficial,y a nadies le molesta,no puedo entender por que solo Israel debe excusarse e incluso es atacada por racista;teniendo en cuenta que por resolucion de la ONU ya en 1947 fue aclarado que el estado en vias de fundacion seria el HOGAR NACIONAL DEL PUEBLO JUDIO.

  3. Josè Rey expresa que:

    Suscribo plenamente lo expuesto por Dn Teo y dror idachkin. Y agrego que se pueden mencionar algunas repúblicas declaradas Islamicas, como son: La Republica islámica de:
    República Islámica de Irán (denominación oficial del país desde 1979)
    Pakistán, república islámica desde 1956
    Republica islámica de Sudan
    La república islámica de Mauritania, etc, sin contar con todas las otra repúblicas que se declaran musulmanas
    De manera que no le veo el sustento a tanta reticencia para admitir el ESTADO DEMOCRATICO JUDÃŒO DE ISRAEL. Porque no es aceptable que tengamos que aceptar la deshonestidad de ellos que siempre nos están poniendo en lo ancho para ellos y lo angosto para nosotros. Lo cual no es sinò el remilgo para dar continuidad a sus verdaderas intenciones de desaparecer a Israel, sino es por vìa de la guerra, entonces por la vìa de la invasión. Para lo cual desde ya deben cuidar de tener las reglas de juego a su favor. Aunque lo dicho no sèa determinante para su acometida, porque con todo y reglas en contra, ya están invadiendo Europa y USA. Y ya comenzamos a ver los estragos, como por ejemplo en Holanda y el famoso caso de juzgar a Geert Wilders y etc etc.,.
    Ahora bien, en cuanto a las leyes del juramento de lealtad, estas son imprescindibles tanto para no Judìos como para Judìos Inmigrantes. Y el endurecimiento de las penas por traición deben contener indispensablemente la pena de muerte. Porque es el caso actual de ver con mucho dolor como, mismos Judìos actúan con traición contra Israel, dizque ejerciendo su irrestricto derecho a la libre expresión, lo cual es total è inapelablemente inaceptable.

  4. elChino expresa que:

    También los judíos deberían tener de hacer ese juramento. Hay unos cuantos judíos traidores, como Neturei Carta, Shalom Acshav…. Juramento para todos ya !!! .

  5. FEDERICO expresa que:

    Los juramentos no son cosa buena.
    En mi país se jura lealtad a la patria en una ceremonia delante de los símbolos patrios. Todos los adolescentes están obligados por ley a hacerlo.
    Lo único que se observa es que muchos juramentados quienes han llegado a ser autoridades políticas, traicionan deliberadamente a la nación y a la patria, salen huyendo para escapar del juicio y luego quieren regresar, si fuera posible como héroes a mas de lo mismo.

  6. SAMU expresa que:

    ,TODOS DEBERIAN ESTAR OBLIGADOS A SER LEALES ,RESPETUOSOS DE SUS LEYES Y ORDENANZAS ES LO MINIMO QUE DEBERIA EXIGIRSE A TODOS LOS CIUDADANOS DE UN ESTADO SOBERANO QUE LOS COBIJA Y AMPARA . A LOS TRAIDORES ,LOS SABOTEADORES ,QUE JURARON Y FUERON DESLEALES Y DE ESOS HAY LAMENTABLEMENTE BASTANTES ,APLICAR TODO EL PESO DE LA LEY !!,TOLERANCIA CERO !! YA BASTANTES ENEMIGOS TENEMOS AFUERA PARA SEGUIR TOLERARANDO Y ENGORDANDO A LOS DE ADENTRO ..

  7. Alonso expresa que:

    Es tan básico que sorprende que haya controversia.

  8. Jose Rey expresa que:

    Estoy de acuerdo con Alonso que expresa que Este tema es tan básico que sorprende que haya controversia. De lo cual deriva agregar la certeza de que quienes se oponen, de seguro NO SON JUDIOS, sinò solamente Israelies. Aunque hay muchisimos que se autodenominan Judìos pero SON TRAIDORES a Israel y tambien al Judaismo. Por lo cual a proposito de este tema les transcribo un articulo por demas clarificante.:

    ¿QUIEN ES VERDADERAMENTE JUDÃŒO? – Por José Brechner http://revista.libertaddigital.com/quien-es-judio-1276237798.html

    ¿Quiénes son los judíos, esos singulares individuos que vienen siendo el centro de atención de la humanidad desde hace casi 6.000 años, y que, pese a las adversidades que han sufrido, han contribuido al desarrollo humano como ningún otro pueblo?

    ¿Quiénes son los judíos, esos singulares individuos que vienen siendo el centro de atención de la humanidad desde hace casi 6.000 años, y que, pese a las adversidades que han sufrido, han contribuido al desarrollo humano como ningún otro pueblo?
    Desde la refundación de Israel, el significado de ser judío ha tomado un nuevo cariz, puesto que hay israelíes que no son judíos y hay millones de judíos que no son israelíes. Esa unión étnico-religiosa que caracterizó a la nación israelita de la diáspora está tomando un nuevo rumbo.

    Existe, evidentemente, un factor genético, transmitido ancestralmente. Desde la perspectiva talmúdica, para ser judío hay que nacer de madre judía. Pero el judaísmo también acepta la conversión; de hecho, grandes rabinos, exégetas y místicos fueron conversos, o descendientes de conversos: por ejemplo, el rabí Akiva. De manera que los judíos por elección son tan judíos como los que lo son desde la cuna.

    No existe pueblo que se haya mezclado más con los demás. Hace 3.000 años había tantos judíos como chinos. Considerando todas las masacres y desgracias padecidas por los judíos, más aquellas que afectaron a la humanidad en general, debería haber por lo menos 300 millones de judíos; pero su número apenas llega a los trece millones: y es que la mayoría se diluyó en otras culturas.

    Siendo un grupo tan reducido, su significativa relevancia es desproporcionada. Es su influencia en ámbitos como el cultural y el científico lo que hace que parezca que los judíos son más de los que de hecho son.

    Muchos europeos tienen sangre judía. Sus mismos apellidos son una revelación ineludible. El Schwartz alemán y el Suárez español son apellidos que comparten su origen judío.

    La controversia acerca de quién sea judío ha llevado también a la pregunta opuesta: ¿quién no lo es? Tanto la una como la otra han dado lugar a incontables argumentos, estudios, observaciones y revelaciones.

    En una entrevista de Luis Amiguet a Sergio Della Pergola, profesor de Demografía Judía de la Universidad de Jerusalén, para La Vanguardia de Barcelona se descubren datos novedosos acerca del presente y el futuro del pueblo judío.

    “Cada vez hay menos judíos en el mundo, y son más viejos”, afirma Della Pergola, un judío italiano que emigró a Israel. De acuerdo con el profesor, “judío es quien se reconoce judío”.

    Esta definición, que difiere de la talmúdica, es la que acabará predominando; entre otras cosas, porque, recordemos, existen judíos antisemitas como Noam Chomsky y judíos antiisraelíes como George Soros y David Axelrod. A su vez, existen israelíes que reniegan de todo vínculo religioso con el judaísmo, y hay judíos ultra-ortodoxos, como los miembros de Neturei Karta, que no reconocen la existencia de Israel. En contraparte, existen gentiles sionistas que se sienten identificados con los judíos y con Israel. Y, claro, están los israelíes no judíos: cristianos, musulmanes, budistas o ateos, que forman parte activa de la sociedad israelí.

    En Israel se convierten anualmente al judaísmo unas 1.500 personas. La cifra no parece significativa, pero no olvidemos que el judaísmo no hace proselitismo. Quien quiera hacerse judío será bienvenido, pero que nadie espere que el rabino vaya a ir a buscarle. La convicción, para ser legítima, tiene que brotar de uno mismo. Y la conversión implica observancia plena de las leyes y costumbres judías.

    Las tergiversaciones acerca de quién sea judío, o qué sea serlo, surgen del hecho de que, en los últimos dos mil años, quienes definían lo judío eran los no judíos. Hoy, en cambio, tal y como explica Della Pergola, son los propios judíos quienes dirimen la cuestión.

    Hay judíos de padre y madre judíos que no se consideran judíos. Según la ley mosaica, son cien por ciento judíos, pero están en su derecho de elegir lo que quieren ser. Sea como fuere, no deja de ser irónico el que tanto los judíos como los judeófobos los consideren judíos. Hitler no perdonó a nadie con ascendencia judía hasta la quinta generación.

    La tasa de crecimiento de la población judía es negativa; y en Israel, por cada cuatro niños árabes nacen 2,7 judíos. La idea de los musulmanes es dominar Israel y el mundo a través del crecimiento demográfico. Para 2020, uno de cada tres austríacos será musulmán. Austria, la cuna de Hitler y de la mayoría de los jerarcas nazis que clamaban por la supremacía aria, será de las primeras en caer bajo el dominio étnico-religioso árabe.

    Demografía, identidad y territorio son los tres vectores que definen el futuro de un pueblo. La globalización económica es imparable, pero los vientos de la identidad soplan en muy otras direcciones: cada vez somos y necesitamos más a nuestro grupo, dice Della Pergola. De ahí que el número de judíos ortodoxos y tradicionalistas esté aumentando tanto en Israel como en el resto del mundo.