Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

15/12/2010

Wikileaks expone la verdad del conflicto del Oriente Medio

 

{lang: 'es-419'}

Julian Assange es un peligroso criminal. Este extraño hombre de pelo largo y rubio y de expresión misántropa no es simplemente un ciberterrorista de un nuevo tipo. Assange no es más que un anarquista ilusorio humillando a la mayor potencia del mundo, una especie de megalómano desinhibido interrumpiendo la moderna diplomacia y socavando el orden mundial. Assange es un criminal peligroso porque ha roto el dogma que todos han aceptado sobre como se debe entender el Oriente Medio en el siglo XXI.

Este dogma declara lo siguiente: El principal problema en el Oriente Medio es el conflicto israelí-palestino. El problema principal en el conflicto israelí-palestino es la ocupación. Y el principal problema de la ocupación son los asentamientos. Por lo tanto, si acabamos deteniendo los asentamientos, se pondrá fin a la ocupación, el conflicto entre israelíes y palestinos se solucionará y el Oriente Medio será estable.

Durante la última década, este dogma se convirtió en una fijación y fue santificado. Se convirtió en una especie de creencia fundamental que no puede ser cuestionada. Es la verdad a la que se jura obediencia en la Casa Blanca, en el Palacio del Elíseo y el 10 de Downing Street. Esta es la verdad que se difunde en The Washington Post, Le Monde y The Guardian. Esta es la verdad que conforma la elevada y suprema moral que delimita la visión del mundo de las élites ilustradas occidentales y conforma las políticas de las potencias occidentales.

Y entonces llegó Assange y destrozó el dogma. Los documentos secretos que Wikileaks ha publicado demuestran que los asentamientos, la ocupación y hasta el conflicto israelí-palestino no eran el problema principal en el Oriente Medio. Los e-mails confidenciales han demostrado que ese mundo del que estaban hablando en Washington, París y Londres era un mundo imaginario. Assange ha demostrado que no había conexión entre el verdadero Oriente Próximo y el Oriente Medio del que se habla en The Washington Post, Le Monde y The Guardian. Se ha revelado que todo el mundo árabe se encuentra actualmente ocupado y preocupado con un único problema: Irán, Irán, Irán.
No hay duda pues de ello, Assange es un peligroso criminal. Pero es peligroso no porque haya penetrado los sistemas de información del Pentágono, sino porque nos ha demostrado la carencia de integridad intelectual de la intelligentsia occidental. Assange es peligroso no porque filtrara secretos de Estado a una escala sin precedentes, sino porque nos revela como todo el discurso hegemónico de Occidente es superficial y mentiroso. Assange es peligroso no porque avergüence a los aliados de Occidente, sino porque demuestra que Occidente está contaminado por una corrección política que le aparta de la realidad diplomática. Assange coloca un espejo gigante en frente de todos nosotros y nos demuestra hasta que grado habíamos sido engañados en las últimas décadas. Un falso dogma nos ha impedido mirar de frente de manera lógica el desafío histórico al que nos enfrentamos.
Pero no confundamos las cosas. Los asentamientos son de hecho un desastre. La ocupación es intolerable. El conflicto israelí-palestino es peligroso. Pero ahora que el misántropo rubio nos ha abierto los ojos, ya no podemos volver a cerrarlos. Los e-mails confidenciales deben ser leídos y releídos parar que podamos entender. No hay posibilidades para el proceso diplomático en curso, nos dicen. No hay ninguna posibilidad de firmar un acuerdo de paz israelo-palestino mientras el presidente palestino Mahmoud Abbas (Abu Mazen) viva bajo la sombra amenazante del presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad. No hay ninguna posibilidad de paz en la región siempre y cuando el mundo árabe esté viviendo bajo la amenaza incesante de Teherán.
Después de todo, tal como aseguran por igual el presidente egipcio, el rey saudí y susurran los emires del Golfo, Irán es el corazón del problema. Irán es la fuente del veneno y la fuente de la consternación. Mientras Irán esté cada vez más fuerte, busque sin descanso la fabricación de armas nucleares y esté aterrorizando a Oriente Medio, no hay oportunidad para la paz.
La lección es amarga. Si Irán desarrolla armas nucleares, la paz desaparecerá. Un Irán nuclear representará un golpe final a la posibilidad de lograr un compromiso entre israelíes y árabes. Por lo tanto, la paloma de la paz tiene que ser muy agresiva con respecto a Irán. Los “buscadores de la paz” ahora deberán enfrentarse a Irán.
Pero lo contrario también es cierto. Cualquier persona que quiere apaciguar a Ahmadineyad traicionará a la paz. Cualquier persona que tenga una visión tolerante de los ayatolás estará abandonando al presidente egipcio Hosni Mubarak y a Abu Mazen. Es cierto que una moratoria sobre los asentamientos ayudaría algo en la lucha contra las centrifugadoras. Pero sólo como moratoria permitirá desmantelar los asentamientos. Cuando ahora nos levantemos de las ruinas del dogma oficial, el orden estratégico de las cosas estará absolutamente claro: en primer lugar, Irán.

Autor: Ari Shavit – Haaretz
Traducción Safed-Tzfat por Jose Antonio

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
15/12/2010

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Wikileaks expone la verdad del conflicto del Oriente Medio”


  1. daniel expresa que:

    Siempre se negocio con asentamientos y eso es comprensible ya que en judea y samaria apenas hay 350.000 israelíes, en cambio en Israel hay más de 1.000.000 de árabes e Israel negocia igual.

  2. Agustina expresa que:

    “Los asentamientos son de hecho un desastre” opina el autor.
    Si Israel quiere negociar teniendo más de un millón de àrabes que comete la obscenidad de salir a bailar cada vez que hay un atentado o un desastre accidental con muchas bajas, como no pueden negociar ellos con muchos menos judíos.
    Claro, un sólo judìo es demasiado, quieren un Estado limpio de judìos o sea judenreit como ya lo es la otra de Palestina o sea Jordania y Gaza.