Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

30/12/2010

España: Palabras hebreas en la lengua española

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Las aportaciones de los judíos a la cultura española son muchas y muy variadas, en diversos campos (poesía, filosofía, astronomía, matemática, cartografía, etc.). Sólo me referiré, sucintamente, a los hebraísmos incorporados en la Edad Media y que aún perduran en nuestro lenguaje cotidiano. Cabe señalar que existen más hebraísmos en el idioma de lo que la gente supone.

No es nuestro tema el de las palabras fenicias y hebreas que pasaron a través del griego y más tarde al latín desde épocas remotas. A modo de ejemplo Pedro González Blanco en “Contribución de los judíos españoles a la Cultura Universal” nos informa de los siguientes términos: hisopo, bálsamo, ébano, ciprés, Líbano, mina, acacia, aloe, bedelio, caña, azucena, jaspe, zafiro, esmeralda, esmalte, camello, tórtola, cuervo, escorpión, saco, piña, serpiente, júbilo, calamidad, etc.

Como señalamos, la intención de nuestro trabajo es hacer énfasis en los hebraísmos y voces afines que se incorporaron durante la Edad Media española.
El esquema semanal con el que nos manejamos rutinariamente tiene mucha más importancia en nuestras vidas que el calendario mensual. Si bien el esquema de la semana de siete días parece ser mesopotámico, ingresó a Europa por la vía de los hebreos. Uno de los días de la semana hasta mantiene su nombre hebreo. Se trata del sábado, incorporado del latín y éste de la palabra shabat (descanso). El esquema de un día de descanso semanal, hoy, es aceptado universalmente y proviene de la Biblia hebrea.

Con relación a esto, cito a David Gonzalo Maeso: “Respecto a la característica de los hebraísmos en la lengua española, podemos afirmar que los valores, sugerencias y evocaciones de la mayoría de los vocablos pertenecen al mundo espiritual, religioso y teológico o bien al literario, histórico e institucional a diferencia del vocabulario hispanoarábigo, de preponderante significación material, hasta el extremo que se ha dicho que no hay un solo término de este grupo, que pertenezca a la esfera del sentimiento”. De los muchos hebraísmos que han entrado en la lengua española, podríamos clasificarlos en cuatro grupos.

1) Palabras directas del hebreo incorporadas al lenguaje común y especialmente a la vida religiosa (aleluya, amén, cábala, caraíta, jebuseo, ladino, marrano, moabita, Edén, fariseo, maná, Pascuas, rabí, sábado, saduceo, sanedrín, taled, etc.)

2) Los antroponímicos hebreos bíblicos (nombres bíblicos para las personas) son numerosísimos. Además de los personajes bíblicos centrales por todos conocidos y los terminados en la partícula el -que significa Dios- como Samuel, Ismael, Gabriel, Rafael, Daniel, por nombrar algunos, indicaremos otros menos difundidos: Ana, Bartolomé, Benjamin, Bernabé, Manuel, María, Miguel, Susana, Tadeo, Tomás. A todos éstos hay que agregarles sus respectivos femeninos.

3) Existen muchas formas hebraicas incorporadas al español (al estilo de: “Rey de Reyes”, “Cantar de los Cantares”, etc.), donde el artículo antepuesto al adjetivo es una forma hebrea de construcción de frase: por ejemplo, decimos “la pequeña” al referirnos a varias hermanas. También es común hablar de un fallo “salomónico”, para dar idea de una sentencia justa, o el benjamín, al hablar del menor de los hermanos.

4) Existen palabras no hebraicas pero cuyas acepciones semánticas son tomadas del hebreo o de la Biblia. Entre ellas, destacamos ejemplos como pecado, bendecir, santo, justo, bienaventurado, bautismo, impío, hermano, terrenal, celestial, multiplicarse, Señor. Señalaos el “pan” en el sentido genérico de alimentos, etc.
Al decir de David Gonzalo Maeso, estos vocablos que están en la esfera ideológica y del sentimiento, implican una penetración más honda en el alma de los pueblos, más que los nombres de los objetos materiales.

5) Señala González Blanco, en la obra citada que en “on” terminan los aumentativos hebreos, en “on” también los castellanos.
Baste con estos ejemplos para indicar la inmensa variedad del riquísimo aporte judío a la lengua española.
Nombres geográficos
Aunque no son muchos los nombres geográficos judíos asignados a calles, zonas, ciudades, debe tenerse en cuenta el tiempo transcurrido.
Montjuich en Barcelona y Gerona; cementerios llamados “jurismendi” en Victoria, etc. Los barrios aún llamados judéría como en Córdoba, etc. La ciudad de Villajuiga, decenas de nombres como Calle de la Sinagoga, Calle de la Judería o Carrer del Call, etc.
Además de innumerables frases que recuerdan el paso de los judíos por el lugar: en “Baños judíos y tacaño-s”, en “Beja judío hasta las tejas”, en “Hervás judíos los más”.
Además existen casas cuya tradición se señala como la casa donde vivió Maimónides en Córdoba, Najmánides en Girona y Abraham Senior en Segovia. (David Gonzalo Maeso. El legado del Judaísmo Español, Ritmo Universitario, Madrid, 1972, pág. 264).

[ Fragmentos de la conferencia del Dr. Mario Eduardo Cohen, presidente del CIDICSEF, www.cidicsef.org.ar, en la Real Academia de la Historia de Madrid. – Aurora]

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
30/12/2010

Etiquetas de la nota



Comentarios para “España: Palabras hebreas en la lengua española”


  1. Rabin.mo expresa que:

    Los judíos no han aportado NADA a la cultura española porque los judíos NUNCA estuvieron en España, estuvieron en la península Ibérica, en Aragón, en El Andaluz, etc., pero no en España que no existía y estuvo años en existir.
    Con esto no quiero decir nada negativo, todo lo contrario, la poca cultura que había en la península era por parte de los judíos, pues los castellanos, aragonés, etc. eran unos incultos y unos sucios totales que excepto los clérigos no sabían ni leer ni escribir.
    Por tanto lo correcto seria decir lo que aportaron a la cultura iberica.

    Igual pasa con el mito de la cultura islámica, los musulmanes en ninguna época ha sido un pueblo culto, todo lo contrario, la mayoria de los sabios musulmanes o eran judíos o eran persas.

  2. Maribel expresa que:

    En la corte del Rey Alfonso X “el Sabio”, Tenia Cortesanos judíos y cristianos grupo muy numeroso de sabios dedicados única y exclusivamente a mejorar la lengua española a desentrañarla y estudiarla concienzudamente. Roma dejo una Hispania culta y civilizada, en su tiempo la más civilizada de Europa. A su vez Hispanía dio a Roma lo mejor de si misma, grandes sabios, cuatro emperadores y grandes militares. Los españoles en la Edad Media no eran menos cultos que los demás países europeos.
    Los judíos aportaron mucho de bueno a España, y naturalmente, claro que vivieron en Castilla en Aragón y en resto de España.
    Solamente se trata de estudiar la Edad Media y cuando haya lugar la Literatura de esa época.

  3. Maribel expresa que:

    A Rabin.Mo. La Edad Media (Mil Años de Historia, por cierto) Se divide en dos periodos la Alta y la Baja. La Alta fue la ruptura traumatica entre el mundo clásico y el nuevo orden (o mejor, desorden) propiciado por la decadencia de Roma y la entrada de los bárbaros.Aquí en España tuvimos posteriormente la invasión musulmana. Pero los españoles sabían muy bien que pertenecian la la cultura hispano-romana. Por ella lucharon cerca de OCHO SIGLOS. España existio como Nación a finales del siglo XV por la unión de Castilla y Aragón. Nacieron por esa época tres grandes naciones europeas, España,Francia e Inglaterra. El nacimiento de las demás naciones europeas fue muy posterior.