Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

08/03/2011

El mundo árabe cambia, ¿Hacia donde?

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Regímenes totalitarios están siendo derribados por medio de levantamientos populares.

Las multitudes exigen democracia, respeto por los derechos humanos, poner fin a la corrupción, anular los alzas en los precio de primera necesidad. También intentan terminar con las monarquías de carácter arcaico y con gobiernos despóticos, totalitarios y paternalistas que se eternizan en el poder, convirtiéndose en dueños y amos de sus países y que acumulan cuantiosas riquezas para unos pocos, en desmedro del resto de la población.

El verdadero terremoto que conmueve a todos los países en donde los manifestantes han salido a las calles se transmite como un reguero de pólvora. Otros lo explican como “el efecto dominó”, que no puede ser detenido en su avance.

El común denominador de todo este complejo panorama es que el fenómeno se pone de manifiesto en países musulmanes del norte de África y del Medio Oriente, en donde hablar de gobiernos democráticos era hasta ahora una verdadera farsa y las así llamadas “elecciones democráticas” en algunos, representaban una verdadera burla a la inteligencia, con un solo partido político y con un candidato único.

La nueva realidad que se está generando a nuestro alrededor no deja de preocupar a Israel.

El derrocamiento de gobiernos tiránicos y totalitarios que lograban mantenerse de una manera más o menos estable al frente de sus países, producen un vacío de poder que resulta difícil de llenar y menos en un período breve.

Muchos gobiernos occidentales están convencidos que la democracia es la única alternativa.

Pero no todo resulta tan fácil o tan simple como muchos creen. Ya que estamos hablando de países que no desarrollaron durante los años de opresión o de totalitarismo una tradición política democrática, la que no es posible de que sea creada “de la nada”.

El caso de Irán puede servir de ejemplo de cómo un régimen totalitario como lo era el del Shá, luego de un levantamiento popular, estimulado por los gobiernos de occidente, quienes veían en la democracia, la única alternativa posible para reemplazarlo, se transformó en el gobierno teocrático del Islam fundamentalista de los ayatolaes, del que los iraníes padecen en la actualidad y que lanza sus amenazas a Israel en particular y preocupa a los demás países de la región y no solamente a los países de esta parte del mundo.

Los acuerdos de paz que Israel firmó con Egipto y con Jordania, constituyeron tanto para Israel como para sus dos vecinos una decisión estratégica, de la cual los países se vieron beneficiados.

Pero como en dichos países el pueblo se mantuvo y se mantiene alejado de las decisiones gubernamentales, el odio contra Israel, que siempre fue mantenido en estado latente, pues es el único tema que unía y que enfervorizaba a las masas, no cambió.

Podemos decir que los acuerdos de paz no fueron absorbidos por el pueblo.

Mientras que entre nosotros la paz con nuestros vecinos siempre fue considerada como un objetivo y como la máxima aspiración a nivel nacional, esos mismos países vecinos continuaron con la incitación al odio en contra de Israel y demonizándonos como el culpable de todos sus males.

Así como nadie pudo prever los cambios que se están sucediendo vertiginosamente, nadie tampoco puede saber cómo terminará toda este proceso.

Cuando muchos de los países involucrados constituyen también los mayores productores de petróleo, la tensión y la atención internacional no está centrada precisamente, en la suerte que podrán correr millones de habitantes que no tienen ni idea de lo que es un régimen democrático, sino en la posible alteración en el suministro de petróleo, lo que traería aparejado un aumento de los precios de los combustibles.

A esto hay que agregar la particular preocupación de los países europeos ante una masiva invasión de inmigrantes ilegales del norte de África, como ya se está poniendo de manifiesto en Italia.

Mucho nos gustaría ver el surgimiento de gobiernos democráticos alrededor nuestro. Pero sabemos también que países con mayoría de población musulmana, también pueden convertirse en países con regímenes en donde el Islam radical acceda al gobierno.

Por eso es que seguimos de cerca los cambios que se están gestando, con esperanzas pero con preocupación.

Todo comenzó en Túnez

Un joven de 26 años, Mohamed Ben Azizi, egresado universitario desocupado, vendedor ambulante de frutas y de verduras para poder mantener a su familia, quien no contaba con el debido permiso oficial para desarrollar sus actividades en la vía pública, fue interceptado por un inspector municipal quien le confiscó su mercadería.

A manera de protesta por la impotencia de no poder encontrar una solución para su situación y para llamar la atención por la falta de oportunidades de la que sufren los jóvenes de su país, Ben Azizi se inmoló en su ciudad, Sidi Bouzid y este hecho de desesperación fue el que dio origen a las revueltas callejeras que se sucedieron en las principales ciudades de Túnez y que lograron derrocar al presidente Zine el Abidine Ben Ali, quien llevaba 23 años en el poder, al que había accedido por medio de un golpe militar.

El levantamiento popular en Túnez terminó con el régimen corrupto de Ben Ali, quien se escapó del país junto con su familia y encontró refugio en Arabia Saudita.

Mohamed Ghanuchi, mano derecha de Ben Ali, quien asumió el poder, anunció importantes medidas tanto de carácter político como económico, para tratar de aplacar las protestas populares.

El sentimiento de la población es que si bien Ben Ali fue derrocado, todavía se encuentran en el poder personas de su entorno.

Todavía se suceden las manifestaciones y el país no ha logrado retornar a la normalidad, lo que llevó a Ghanuchi, en su impotencia, a presentar su dimisión.

En las últimas semanas, miles de tunecinos intentan llegar por vía marítima a Italia, hacia donde tratan de ingresar ilegalmente, para establecerse en el continente europeo y poder así aspirar a darle un nuevo curso a sus vidas.

La calma y la normalidad todavía están lejos de ser logradas.

Las últimas noticias anuncian el llamado a elecciones, para elegir en el mes de julio una Asamblea Constituyente.

La chispa encendida en Túnez fue el detonante del levantamiento popular en Egipto.

Levantamiento que terminó con la caída del gobierno de Hosni Mubarak, de 82 años de edad, quien se encontraba en el poder desde hacía casi 30 años y quien en los últimos años había hecho los preparativos para que su hijo Gamal, fuera su sucesor en el poder.

La Plaza Tajrir (Liberación) en el centro de El Cairo, fue el lugar en donde se desarrollaron los acontecimientos que pudieron ser seguidos a través de las cámaras de televisión.

La revuelta popular que atrajo a millones de egipcios, tenía un objetivo bien claro, terminar con el gobierno autocrático de casi 30 años del Presidente Hosni Mubarak. Por momentos se temió por posibles derramamientos de sangre, pero el ejército egipcio anunció que no iba a abrir el fuego en contra de los manifestantes.

Hasta último momento Mubarak intentó aferrarse al poder, cediendo poco a poco a las exigencias de la multitud. Primero asegurando que no se iba a presentar para una reelección, después declarando que su hijo Gamal no iba a ser uno de los posibles candidatos a sucederlo, a continuación nombrando a Omar Suleiman como Vicepresidente, intentando de esta manera convertirlo en una figura de transición.

Pero nada de esto calmó a las masas y ante la presión de los jefes militares, Mubarak no tuvo otra alternativa que presentar su dimisión, delegando su poder en el ejército y trasladándose según parece a Sharm El-Sheik, al sur del Sinaí.

La Junta Militar que asumió el poder anunció la dispersión del Parlamento, la anulación de la Constitución, para que sea redactada una nueva que responda a las exigencias de los manifestantes y asegurando que en seis meses se llevarán a cabo elecciones generales.

La Junta también aseguró que respetará todos los compromisos internacionales de Egipto, particularmente, el acuerdo de paz con Israel.

También en Egipto, la juventud tras 18 días de manifestaciones, utilizando el mundo de la cibernética, daba un paso concreto para terminar con un gobierno unipersonal y llevar adelante sus ideales de democracia y de respeto por los derechos humanos.

A propósito de la preocupación de Israel, el pasado fin de semana, se llevó a cabo una nueva manifestación en El Cairo, organizada por los Hermanos Musulmanes, partido islámico fundamentalista y uno de los líderes que permanecían en el exilio, el Sheik Kardawi enfervorizó a las masas haciendo un llamado para salir a “liberar la mezquita de El Aksa”…. [ubicada en Jerusalem]

Al mismo tiempo no cesan los reclamos para llevar a juicio a Mubarak y para separar del gobierno a aquellos ministros que formaron parte del gabinete del ex presidente.

En las últimas informaciones se anunció que la Junta Militar nombró a un nuevo Primer Ministro, Essam Sharaf, quien ocupó el cargo de ministro de Transportes en el gobierno de Mubarak y quien formaría un nuevo gobierno, del que no formarían parte ninguno de los ex ministros de Mubarak.

También Argelia está siendo sacudida por manifestaciones violentas que son reprimidas por las fuerzas de seguridad.

Las protestas no llegan a tomar las dimensiones de las que se llevaron a cabo en Túnez y en Egipto.

Aquí también se puede apreciar el descontento de los jóvenes por la falta de oportunidades, dado que la mayoría de los manifestantes son desocupados que exigen democracia, un cambio en el régimen político del país y que sean anulados los aumentos de los productos básicos que originaron el descontento popular.

En las manifestaciones se pone en evidencia el clamor popular exigiendo la renuncia del presidente Buteflika.

En Yemen también exigen cambios

También en Yemen, uno de los países árabes más pobres, cientos de manifestantes exigen poner fin a los 32 años del régimen de Ali Abdala Saleh. En los últimos 12 años, Abdala Saleh está al frente del Yemen unificado, producto de la unión de Yemen del norte y del sur en 1999.

Los manifestantes en Sana, la capital de Yemen, protestan en contra de la corrupción, el costo de vida y la desocupación.

Yemen es un país en donde persisten las antiguas estructuras tribales. En el país prevalece el analfabetismo y hace varios años su territorio es base de conflictos armados entre grupos terroristas que son apoyados por Al Qaeda y entre las fuerzas del gobiernos que son apoyadas por Arabia Saudita.

Curiosamente, igual que como con Mubarak en Egipto, el presidente Abdala Saleh, ante las manifestaciones que iban tomando mayor envergadura, declaró que no iba a extender su mandato y que su hijo no iba a sucederle en el cargo.

Aparentemente, el ejemplo de la “dinastía” Asad en Siria, sirve de ejemplo a otros gobernantes quienes intentan seguir sus pasos.

En Aden, la segunda ciudad del país, las protestas son a favor de ponerle fin a la unificación de los dos estados y volver a ser la anterior Yemen de Sur.

Mientras las protestas continúan, la represión policial resulta cada vez más violenta.

En Libia Khadafi tambalea

Las protestas en Libia ya se han convertido en una verdadera guerra civil y el líder libio Muamar El Khadafi no vacila en usar la fuerza, formada en gran parte por mercenarios o por allegados a su tribu, para intentar de sofocar el levantamiento. Hay varias regiones del país que ya se encuentran en poder de los rebeldes.

El dictador libio, con sus excentricidades, lleva ya más de 40 años en el poder.

Libia es un país rico en petróleo, lo que explica su alto índice de ingreso per cápita.

Si bien en un primer momento Khadafi criticó el levantamiento popular en Túnez y lamentó el derrocamiento del presidente tunecino, pocos días después cambió de opinión y decidió no “remar en contra de la corriente” al declarar que “apoya al pueblo tunecino…”.

En Libia se llevaron a cabo manifestaciones y saqueos en las ciudades de Trípoli y Bengazi, las que llevaron al gobierno a anunciar un plan de desarrollo regional.

La región de Cirenaica, con su capital Bengazi, se encuentra en manos de los rebeldes. Se habla ya de cientos o tal vez miles de muertos y hay analistas que ponen en duda que el gobierno de Khadafi, quien está dispuesto a “luchar hasta la última gota de sangre” en su bastión en Trípoli, pueda continuar en el poder.

Algo que no sorprende, es que dentro de la mayoría de la opinión internacional que condena a Khadafi, resaltan las voces que provienen de Venezuela, Cuba y Nicaragua, cuyos esclarecidos dirigentes, Chávez, Castro y Ortega son los únicos que apoyan al tirano de Libia, cosa que a nadie le llama la atención.

Los cambios en Jordania

Casualidad o no, en medio de las convulsiones que se viven en otros países árabes, el rey Abdala II de Jordania nombró un nuevo primer ministro, el que formó un nuevo gabinete.

El rey de 48 años de edad, quien asumió el poder en 1999 luego de la muerte de su padre, el rey Hussein, hace oídos sordos a las exigencias de que convierta al país en una monarquía constitucional.

Los manifestantes en Jordania exigen un cambio y protestan contra la corrupción y contra la pobreza.

Los anuncios del monarca de reducir los precios de los productos de primera necesidad y de un aumento masivo de sueldos, no han logrado que la calma retorne al reino.

Resulta evidente que las noticias de Túnez, Egipto y Libia, crean preocupación en todos los regímenes monárquicos como el caso de Jordania.

Las marchas de apoyo a las revueltas de los demás países árabes, pueden constituir un boomerang en contra de la dinastía Hashemita de Jordania.

Arabia Saudita

La monarquía en Arabia Saudita, país que posee una enorme cantidad de reservas de petróleo, constituye uno de los regímenes más retrógrados del planeta en lo que a derechos humanos se refiere y en cuanto a la posibilidad de poner en práctica cambio alguno, sobre todo en materia religiosa, en donde el Islam radical se pone de manifiesto en todos los aspectos de la vida diaria y en donde la tolerancia tiende a cero.

Muchos analistas internacionales consideran improbable que las revueltas que se suceden en el mundo árabe se puedan desarrollar también en la más férrea de las monarquías absolutas del planeta.

No obstante, también entre la opulencia de los petrodólares existen núcleos de pobreza, los que son disimulados por detrás del alto nivel de vida y también aquí surgen manifestaciones espontáneas, las que son rápidamente desbaratadas por las fuerzas de seguridad.

Pero la duda que surge es la actitud que tomará el gobierno de los Estados Unidos, si la estabilidad de la monarquía saudí, sus principales proveedores de petróleo, llega a correr peligro.

En un intento para que los focos de protesta no se desarrollen, la Casa Real anunció un masivo aumento de sueldos.

En Arabia Saudita encontró refugio el depuesto presidente tunecino y el monarca saudita brindó su apoyo al presidente Mubarak, durante los días previos a su renuncia.

Al mismo tiempo hay no velados enfrentamientos dentro de la misma Casa Real, mientras que la salud tanto del monarca, como la de sus posibles sucesores, no es nada estable.

Bashar Asad, El “heredero al trono” en Siria

A pesar de no ser una monarquía, Bashar Asad heredó el poder en Siria luego de la muerte de su padre Jafez Asad, en uno de los regímenes más totalitarios del Medio Oriente, en donde las así llamadas “elecciones democráticas” siempre culminan con un 99% de los votos para el candidato único.

En Siria si bien las protestas son rápidamente acalladas por las fuerzas del gobierno, no faltaron intentos de movilización contra el gobierno.

La red de Internet también sufre censura, a pesar de lo cual se ha convertido en la vía de comunicación de los activistas antigubernamentales.

A pesar de que la oposición no tiene un poder de convocatoria ante el control de las fuerzas de seguridad, las protestas continúan.

Lo que resultó patético días atrás fue ver al presidente Asad, salir a “caminar” por una de las calles de Damasco, ante las muestras de apoyo de sus “adictos”, quienes habían sido minuciosamente seleccionados previamente y traídos especialmente para montar una “escena” verdaderamente idílica entre el líder y su pueblo.

Marruecos trata de evitar que el ejemplo tunecino se propague

Marruecos es uno de los países del norte de África en donde menos se están haciendo sentir los estallidos populares que comenzaron en Túnez y siguieron en Egipto.

Con todo, parecería que existe cierta inquietud en el ambiente con esporádicas protestas en las calles de Tánger, Casablanca y Fez.

El gobierno del rey Mohamed VI salió al cruce de las mismas mediante una serie de subvenciones a la canasta básica de alimentos y a los hidrocarburos.

A pesar de lo declarado por el portavoz gubernamental de que el gobierno marroquí no actuará como reacción a los sucesos de los países vecinos, es evidente que la tensión social va en aumento, hecho que obligó al monarca marroquí a suspender sus vacaciones en el castillo real que posee en Francia y retornar en menos de 48 horas a Marruecos.

Líbano – El país que vive una crisis constante

En los años sesenta del siglo XX, Líbano era considerada la Suiza del Medio Oriente.

Por un lado las numerosas instituciones bancarias la habían convertido en un verdadero centro financiero internacional.

Por otro lado una estabilidad política que se había logrado entre musulmanes y cristianos, convertía al país en un verdadero paraíso tanto para financistas como para turistas.

Pero con la llegada masiva de grupos terroristas palestinos que habían sido expulsados de Jordania en los años setenta, dieron fin con esa calma, provocaron el estallido de una cruenta guerra civil y desde que la frontera sur fue utilizada para lanzar ataques contra Israel, la situación de inestabilidad no parece interrumpirse..

Luego del asesinato del primer ministro Rafik Hariri, la crisis se ha acentuado.

La investigación que lleva a cabo el Tribunal especial de las Naciones Unidas, que todavía no fue publicada, parecería indicar como posibles culpables a integrantes del grupo terrorista Hezbollá, que también forma parte del gobierno y que pretende bloquear las conclusiones de la comisión.

El bloque de la oposición liderado por Hezbollá, provocó la caída del gobierno de Saad Hariri, hijo del asesinado primer ministro, lo que aumentó la tensión en el país de los cedros.

O sea que Líbano tiene suficiente con sus problemas internos que parecen ser insolubles a través del tiempo y la división interna que existe en el país entre distintas confesiones religiosas, hace muy difícil de que surja una protesta de carácter popular de proporciones.

Pero como hemos visto, nada resulta imposible en la región.

La Autoridad Nacional Palestina

De hecho debemos hablar de dos autoridades, la del gobierno de Fatah en Cisjordania y la del gobierno de Hamás en Gaza.

Para contrarrestar los intentos de protesta la Autoridad Palestina en Ramala ha convocado a elecciones municipales en el mes de septiembre próximo. De esta forma trata de acallar las voces que critican al gobierno palestino por haber caducado de hecho en sus funciones, en el pasado 2009.

El gobierno de Hamás en Gaza intenta acallar las manifestaciones programadas para apoyar los levantamientos populares de Túnez y de Egipto. Las mismas fueron prohibidas.

En las redes sociales de Internet se trata de organizar manifestaciones populares que el gobierno de Hamás no está dispuesto a permitir.

El distanciamiento entre Fatah y Hamás sigue marcando el tono en las relaciones entre ambos grupos enfrentados.

Hamás anunció que boicoteará las próximas elecciones.

Siguiendo una línea de conducta que se repite últimamente en la región, el presidente palestino ha disuelto a su actual gobierno para formar otro nuevo, que sea más potable hacia los reclamos de la opinión pública palestina.

En Irán no pasa nada – ¿O sí?

Uno de los países en donde parecería que los acontecimientos de Túnez y de Egipto no tienen efecto alguno es Irán.

Pero daría la sensación de que eso es lo que se percibe en forma superficial, ya que también aquí se están gestando llamados a manifestaciones para apoyar los levantamientos en los demás países, por medio de las redes sociales del ciberespacio.

El gobierno teocrático y absolutista de los ayatolaes no permite ningún intento de libre expresión.

Cínicamente el presidente Ahmadinejad apoya públicamente las reivindicaciones de las masas en Túnez y en Egipto, pero en Irán, nada, cero tolerancia para el menor intento de exigir un cambio democrático y todavía están frescas las imágenes de los sangrientos enfrentamientos de las fuerzas del orden iraníes contra los manifestantes quienes meses atrás habían salido a denunciar el fraude en los resultados de las elecciones.

Lo que resulta evidente es que a corto o a largo plazo, también en Irán soplarán los nuevos vientos que intentan avanzar hacia un régimen democrático, con libre expresión para todos los ciudadanos.

Un ejemplo lo pudimos encontrar en una página de Facebook en la que se hace un llamado a la revolución con el siguiente texto, entre otros similares: “Hay un solo camino para liberarnos de la dictadura: el derrocamiento de la república islámica por medio de un levantamiento…”

También en Bahrein hay revueltas

Bahrein es uno de los emiratos del Golfo Pérsico. Se encuentra estratégicamente ubicado en la entrada del Golfo y cercano tanto a Irán como a Arabia Saudita.

La mayoría de la población es musulmana shiíta y el país está regido por una familia real sunita.

Mientras que el gobierno considera a la mayoría shiíta como a una quinta columna iraní dentro de su territorio, las protestas de los shiítas están dirigidas en contra de la discriminación que sufren en el reino.

Omán dejó de ser el lugar tranquilo por excelencia

El sultanato de Omán siempre fue considerado como el lugar más tranquilo en el mundo árabe y también como el más estable.

Pero como ahora nada puede sorprendernos, también dentro del régimen del Sultán Kabús, quien gobierna desde hace más de 40 años, comienzan a aparecer focos de protesta.

Los jóvenes hacen oír sus quejas ante la falta de posibilidades de acceso a puestos de trabajo.

Si bien el Sultán ordenó abrir el servicio público a otros 50.000 de sus súbditos, no se sabe si la medida logrará llevar la calma al país.

Israel – En medio del terremoto

En medio de todo este terremoto se encuentra Israel.

El “único” país del pueblo judío, entre países musulmanes que tratan de salir de entre las dictaduras y de los gobiernos totalitarios.

La “única” democracia estable de la región a pesar de los conflictos armados y a pesar de las amenazas.

El único país de la región sin grandes reservas de petróleo como muchos de sus vecinos, pero con muchos desarrollos en el campo de la tecnología, de las ciencias y de la agricultura, entre otros, de los cuales toda la humanidad se ve beneficiada.

En donde todos podemos dar a conocer nuestra opinión libremente, discutir, despotricar, aplaudir y criticar todo lo que queremos y hacer uso de nuestros deberes y derechos ciudadanos, cada vez que el proceso democrático así lo exige de nosotros.

El único lugar en la región en completa calma, con un gobierno elegido libremente, para bien y para mal y con logros de los cuales nos podemos sentir orgullosos.

Fuente: Blog “De Todo un poco” 04/03/11 – Arquitecto Aharon Erlich
Leer el informe completo

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
08/03/2011

Etiquetas de la nota



Comentarios para “El mundo árabe cambia, ¿Hacia donde?”


  1. Sandor González expresa que:

    Resulta que ni Cuba, ni Venezuela, ni Bolivia, asesinan a nadie, sin embargo, Israel si lo hace. Entonces quien es el asesino.
    No ha sido probado por nadie que Gadafi haya asesinado civiles, sin embargo el mundo entero ha visto los asesinatos de civiles palestinos por parte de Isreal.
    Además, Israel se roba las tierras palestinas impunemente.
    Así que no jodan, los terroristas y asesinos son los israelíes sionistas y sus patrocinadores yanquis

  2. Berni expresa que:

    Sandor, que lavado de cerebro te han hecho!!!!!!

  3. cardozo expresa que:

    ademas del lavado cerebral a este sandor pareceque fuera hijo de gadafi

  4. paneque expresa que:

    los venezolanos, cubanos y nicaraguences fuera de nuestros paises, en su mayoria, estamos por razones politicas debido a la intolerancia de Fidel, Chavez y Ortega, quienes se han apoderado del poder de una u otra manera, sin importarles o manipulando la voluntad popular, y ya los muertos de la oposicion son incontables, miles han tenido que emigrar al ver el destino del que se opone a la dictadura. Abajo Fidel, Abajo Chavez, Abajo Ortega y un poco mas Abajo todos aquellos quienes lo apoyan.

  5. Tienen que caer todos los tiranos del mundo actual, y mantenerce los paises con democracia como Israel

  6. Maribel expresa que:

    Eso es lo que no les cabe en la cabeza a Zapatero y sus acólitos que Israel es la única democracia de Oriente Medio. Yo creo que en los países musulmanes, puede haber personas bien intencionadas que deseen un cambio radical en sus países, otra cuestión es que se lleve a buen puerto, ya que esta gente siguen viviendo en la edad media y no han avanzado absolutamente nada, además condiciona mucho su religión.