Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

08/03/2011

Sobre lo que realmente desean los egipcios

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

La mayoría de los iluminados comentaristas en los Estados Unidos, los más prominentes de ellos los del New York Times, han estado presionando para que se derribara inmediatamente el régimen de Mubarak. Este fue también el tono de los corresponsales de la BBC World y de la CNN, y el deseo de la mayoría de los portavoces de los gobiernos de Europa occidental. El mismo tono domina el discurso en Occidente después de la dimisión de Mubarak. La democracia ha sido entronizada.

Los periodistas y los diversos portavoces occidentales parecen haber sido impulsados, y aún lo están, por la euforia de la democratización y por su suposición de que los manifestantes egipcios simplemente desean cambiar las políticas gubernamentales para que la autodeterminación popular reemplace la autocracia militar que ha gobernado Egipto desde que los militares dieron el golpe de Estado de julio de 1952 (y que sustituyó a la monarquía que había gobernado durante las décadas anteriores). Se supone que los valores que sustentan a las masas que han salido a las calles de El Cairo y Alejandría son los de la democracia occidental, junto con un deseo de liberación, libertad e igualdad. Y se supone que esta es también la voluntad de las grandes masas egipcias, urbanas y rurales.

Pero esto puede ser una ilusión óptica. Muchas de las grandes revoluciones que han tenido éxito en la historia fueron impulsadas solamente por un deseo de superación material, en concreto por más productos de consumo básicos (las revueltas del pan), no por un deseo de ideas abstractas tales como la libertad política y los derechos humanos. Egipto, probablemente, no es diferente.

Pero más específicamente, gran parte de la euforia poco reflexiva del público y los portavoces occidentales viene motivada principalmente por los objetivos expresados e impulsados por esos manifestantes que realizan declaraciones ante los medios de comunicación occidentales, y que son seleccionados para las entrevistas en la calles de Egipto, hora a hora y día tras día.

Así, los entrevistadores occidentales, especialmente los de la BBC y la CNN, suelen presentar ante su audiencia a una pequeña muestra de esos egipcios (*1) que saben hablar en un inglés decente (porque han vivido en Occidente, porque son hijos de parejas mixtas anglo-egipcias o bien se han educado en la Universidad Americana de El Cairo). Son pues relativamente sofisticados y generalmente seculares (o aparentemente seculares). Wael Ghanem, de Google, es un buen ejemplo.

Los periodistas occidentales prefieren entrevistarles a ellos porque no saben árabe o bien porque prefieren las entrevistas directamente en inglés ya que son más fáciles de transmitir y entender por los espectadores de sus redes. Sin embargo, esos entrevistados no son representativos de la gran masa de los egipcios, tanto del ámbito urbano como del rural (en su mayoría pobres, y sin conocimientos de inglés).

Los resultados de estas entrevistas son pues poco representativos, por lo que los consumidores de los medios de comunicación occidentales, en Londres, Washington y el resto de capitales de Europa, tienen cada vez más una visión sesgada de lo que los egipcios piensan y quieren (de hecho, tal vez completamente engañosa). En ocasiones, el espectador escuchará, desde alguna zona fuera del escenario central, gritos de “Muerte a Israel” o “Allahu Akbar”. Pero esas voces son ahogadas por estos egipcios anglófonos que, con voz meliflua, gritan “libertad”, “derechos humanos”, “democracia”, todo ello muy receptivo a oídos occidentales. En esta sofisticada representación, por no decir manipulación, los egipcios entrevistados saben muy bien que eso es lo que los espectadores de la BBC y la CNN en Occidente desean oír.

Por desgracia, me temo que cuando los occidentales puedan contemplar verdaderamente lo que la mayoría de los egipcios piensa y desea será cuando el país celebre unas elecciones generales libres y justas (tal vez en septiembre-octubre). Y me temo también que tal vez se sorprenderán con los resultados, cuando las masas egipcias expresen entonces lo que realmente piensan y desean. Me temo que en esos momentos, el “Muerte a Israel”, el “Muerte a América” y el “Allahu Akbar” ya no se verán ahogados nuevamente con un canto a la democratización y a la liberalización.

Y es que para entonces el genio estará fuera de la botella, y ya será demasiado tarde.

Autor: Benny Morris
Fuente: National Interest – Traducción: Safed-Tzfat

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
08/03/2011

Etiquetas de la nota



Comentarios para “Sobre lo que realmente desean los egipcios”


  1. Tino expresa que:

    Así es, y es percibido por quienes vemos un poco mas allá de los tabloides y entrevistas a medias, estos en un rio revueltos en donde la ganancia va a ser de los extremistas islámicos quienes en buena medida si están organizados a su manera, la mayoría de la población sigue ciega y sin un lideresgo con bases y sentido democrático. Me temo que tendremos un Iran masificado en el Oriente cercano, y con ese apetito voraz hacia el pueblo de Israel. Alimentado por los progres e izquierdosos del mundo. En definitiva Israel siempre a estado solo en esta lucha en el mundo con la diferencia que el Senor esta con el. Eliom lismor