Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

01/08/2011

¿Israel puede ser un “Estado judío”?

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

Las negociaciones entre Israel y la OLP han estado estancadas por muchas razones, pero un elemento fundamental para ello es el rechazo palestino a reconocer a Israel como un “Estado judío”.

La idea detrás de la partición del Mandato de Palestina en 1947 era, en palabras de la Resolución 181 de la Asamblea General, la creación de un “Estado árabe” y un “Estado judío”. El rechazo árabe a Israel como Estado judío se encuentra de hecho en el corazón del conflicto de Oriente Medio. Se basa en el rechazo generalizado a aceptar a Israel como una presencia permanente en la región, pero de hecho generalmente se expresa en la más aceptable terminología del lenguaje de los “derechos”. Como una noticia lo puso de manifiesto, “los negociadores palestinos han reconocido el derecho de Israel a existir, pero no como un Estado judío, ya que según esos negociadores eso podría limitar el derecho de retorno de los refugiados y violaría los derechos de los no judíos residiendo en Israel”.

En otras palabras, el argumento es que si Israel es un “Estado judío”, inevitable y necesariamente discriminaría a los no judíos. El problema con este punto de vista es que los que lo utilizan lo aplican solamente a Israel, nunca ninguna de estas voces muestran cualquier tipo de preocupación acerca de los estados basados en el Islam y en la discriminación que allí sufren los no musulmanes.

Hay cuatro estados cuyo nombre contiene una referencia religiosa: la República Islámica de Afganistán, la República Islámica de Irán, la República Islámica de Pakistán y la República Islámica de Mauritania. Pero más allá de estos, en todos los países de mayoría musulmana su constitución afirma y determina un papel especial para el Islam. La constitución de Jordania dice que “el Islam es la religión del Estado” y, por supuesto, “ninguna persona podrá ascender al trono a menos que sea un musulmán… de los padres musulmanes”. Es decir, ¡nada de conversos! Pero Jordania tiene una minoría cristiana, la cual representa del 5 al 8% de la población (ortodoxos Orientales, del Cáucaso, melquitas, y otras sectas).

Egipto tiene de un 10 a un 15% de cristianos coptos, pero su actual constitución provisional afirma que “el Islam es la religión del estado… Los principios de la ley islámica (la Shari’a) son la principal fuente de legislación”. Por otra parte, es poco probable que ese contenido cambie: el candidato presidencial Mohammad ElBaradei, considerado como un moderado occidentalizado, recientemente lanzó su versión de una nueva constitución egipcia que de igual forma contiene que “el Islam será la religión del Estado… La Shari’a será la principal fuente de legislación…”.

La constitución de los estados de Malasia dice que “el Islam es la religión de la Federación”, y ello a pesar de que sólo el 60% del país es musulmán. Existen además un 20%, más o menos, de budistas, un 10% de cristianos y un 6% de hindúes, entre otras religiones.

Hay otros muchos ejemplos similares. La religión del estado en Omán, Qatar y Kuwait (donde se estima que el 15% de la población no es musulmana) es el Islam, y se podría alargar la lista. En Afganistán, la constitución sostiene que “la sagrada religión del Islam es la religión de la República Islámica de Afganistán” y que “ninguna ley podrá contravenir los principios y disposiciones de la sagrada religión del Islam en Afganistán”. El presidente debe ser un musulmán. Los sauditas van mucho más allá, negándose incluso a tener una constitución: “El Reino de Arabia Saudita es un Estado islámico árabe soberano donde el Islam es su religión, y el Libro de Dios y la Sunnah de Su Profeta, la paz de Dios sea con él, son su Constitución…”.

Vale la pena agregar que no solo los estados musulmanes mantienen sus vínculos religiosos. La Constitución de Dinamarca, por ejemplo, afirma que “La Iglesia Evangélica Luterana será la Iglesia oficial de Dinamarca, y como tal, deberá ser apoyada por el Estado”. Como era de esperar, “El rey será un miembro de la Iglesia Evangélica Luterana”. El mismo caso se da en Noruega: “La religión evangélica luterana permanecerá como la religión oficial del Estado” y “el rey en todo momento profesará la religión evangélica luterana”. Y por supuesto, la reina de Inglaterra es la “defensora de la fe”, y esa fe es el cristianismo anglicano.

¿Entonces? Pues que los argumentos habituales en contra del reconocimiento de Israel como un Estado judío son hipócritas y engañosos. Todos los estados árabes son mucho más islámicos que el “Estado judío de Israel” es judío. Por poner un simple ejemplo, Israel no impone ningún test religioso para los cargos de presidente o primer ministro. Por otra parte, el tratamiento de las minorías religiosas es mucho mejor que en los estados musulmanes, y un ejemplo es la prohibición de la construcción de inclusive una sola iglesia en Arabia Saudita [N.P.: junto con los problemas a la hora de realizar reformas y mejoras en aquellos países árabes donde ya existen iglesias, incluso en Turquía], además de demostrárnoslo la violencia reiterada contra los cristianos en Egipto y Pakistán.

Si fuera un académico laico el que sostuviera que todos los estados deberían estar desprovistos de identidad religiosa, como argumento basado en principios, estaría justificado. Pero cuando son los líderes políticos árabes quienes afirman que nunca reconocerán a Israel como un Estado judío, ahí ya no hay argumentación ni principios que valgan. Solamente se trata de un recordatorio de su continua negativa a firmar la paz con el Estado judío, y ello por su idea de que los judíos no pueden tener un estado en lo que ellos ven única y definitivamente como el Dar al-Islam.

Autor: Elliott Abrams – Council on Foreign Relations
Traducción: José Antonio – Safed-Tzfat

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
01/08/2011

Etiquetas de la nota



Comentarios para “¿Israel puede ser un “Estado judío”?”


  1. Itoar expresa que:

    Creo que en vez de poner ejemplos de Errores Obsoletos que muchos estados tienen que corregir, como lo es atar la política a la religión, si Israel pretende en algún momento pertenecer al nuevo orden mundial, ser un país moderno y abierto, debería obviar evidentemente incluir “judío” en su denominación. Adoro a Israel y respeto a todas las religiones, pero NO entiendo la pasión por volver a una historia antigua que ha demostrado llevarnos a guerras, odio y espanto. Dinamarca, Noruega e Inglaterra se pueden permitir el NO haber corregido esos datos, arcaicos absolutamente, porque son países indudablemente modernos que acogen a cualquier religión. Pero Israel no me parece que se pueda permitir el fanatismo y el ser tan retrógrado como sus vecinos.