Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

24/04/2012

LEILA, SUPERVIVIENTE DE LA SHOAH CONVERTIDA AL ISLAM

 

{lang: 'es-419'}

Durante más de medio siglo la israelí Leila Jabarin, una judía convertida al islam, escondió a su familia musulmana que nació en el campo de concentración de Auschwitz.

 

Sus ocho hijos y 31 nietos miembros de la minoría árabe de Israel, en Um el Fahem, en el norte del país, sí sabían que había nacido judía bajo el nombre de Helen Brashatsky.
Pero ignoraban que Leila, de ojos azules y piel pálida bajo su velo, había nacido en Auschwitz, donde un millón de judíos fueron exterminados por la Alemania nazi.
“He escondido mi pena durante 52 años y la verdad sobre mi pasado a mis hijos y a mis nietos. Les he escondido mi nacimiento en Auschwitz y no les he hablado de este pasado doloroso. Esperaba el momento para hacerlo”, explica en una entrevista esta mujer de 70 años.
Ese momento llegó la semana pasada, explica, unos días antes de las ceremonias que marcan en Israel el día de la Shoah, este jueves.
Su madre y su padre, originarios respectivamente de Hungría y de Rusia, vivían en Yugoslavia cuando fueron deportados a Auschwitz en 1941.
Un médico del campo ayudó a la joven a dar a luz a su tercera hija, Helen, y actuó de protector de la familia. La escondió en su casa, en el interior del campo, empleando a su madre como empleada de casa y a su padre como jardinero.
“Me acuerdo de los pijamas rayados negro y blanco y de las terribles palizas en el campo”, confiesa Leila, que se expresa en una mezcla de hebreo y de árabe. También habla magiar y un poco idish y ruso.
Tres años después de la Liberación de Auschwitz en 1945, la familia Brashatsky emigró a Palestina y se instaló, tras pasar por los campamentos de inmigrantes, en Ramat Gan, cerca de Tel Aviv.
Una decena de años más tarde, a los 15 años, Helen se enamoró de un joven árabe israelí, Ahmad Jabarin, un obrero que conoció por casualidad cuando trabajaba en una obra cerca del domicilio familiar.
Se fue a vivir con él a Um El Fahem, a pesar de las reticencias de su familia.
“Huyó conmigo, tenía 17 años cuando nos casamos”, recuerda Ahmad.
“Los dos primeros años, la policía israelí venía para devolverla a su familia en Ramat Gan pero regresaba aquí inmediatamente”, añade.
Después de dos años de riña, Leila se reconcilió con su familia. Hasta la muerte de su madre, hace más de 20 años, tenía la costumbre de pasar cada año, con sus hijos, la comida tradicional de la Pascua judía con sus padres.
Es su madre quien le sugirió convertirse al islam para que la hija de Leila no tuviera que hacer el servicio militar, obligatorio en Israel para hombres y mujeres judíos.
“Mi madre me aconsejó convertirme para que mi hija no sea enviada a una base militar, porque los musulmanes no aceptan que un chica viva lejos de la casa en una base”, explica Leila.
La revelación de su deportación ha provocado un gran conmoción pero ha permitido también contestar a numerosas preguntas que se hacían sus hijos, explica su hijo Nader, de 33 años.
“Mamá siempre lloraba durante las ceremonias del día de la Shoá mirando la televisión israelí”, confiesa. Y añade: “Nunca entendimos por qué. Nos eclipsamos para dejarla tranquila, sola en casa. Ahora lo entendemos un poco mejor”. 
 
FUENTE: AFP

 

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
24/04/2012

Etiquetas de la nota



Comentarios para “LEILA, SUPERVIVIENTE DE LA SHOAH CONVERTIDA AL ISLAM”


  1. Pablo Rozentzwaig expresa que:

    Bonita historia, es el querer ser algo que no se conoce, o querer ser algo que se conoce, pero que el amor impera. Pues que sean felices como desidieron. Ese es Israel, democratico y libre.

  2. any expresa que:

    en realidad a mi me pone muy triste que alguien judio se haya convertido al islamismo/
    como judia no le veo lo lindo de la historia .