Actualidad de Israel y Comunidades Judías del mundo, ofreciendo información y artículos exentos de tendencias negativas hacia Israel.
Ads

18/06/2012

EL LEGADO DE BEITAR

 


Warning: Use of undefined constant addtofacebook - assumed 'addtofacebook' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/12/d93492271/htdocs/noti/enlinea/wp-content/themes/Hamasaki/single.php on line 25

{lang: 'es-419'}

En un esfuerzo por obstruir la construcción de un tramo de la barrera de seguridad israelí – denominada comúnmente por los detractores de Israel como “Muro” o incluso “Muro del Apartheid”, aunque menos del 10% sea en realidad de muro de hormigón armado, y el resto es una valla de alambre de espino con sensores -, la Autoridad Palestina del presidente Mahmoud Abbas solicitó la semana pasada a la UNESCO que reconociera a la aldea cisjordana de Battir, y en particular a sus parcelas agrícolas, terrazas y canales de agua vinculadas a ellas, como Patrimonio de la Humanidad. Los palestinos esperan que este reconocimiento impedirá que Israel complete esta sección de la valla.

Una profunda ironía subyace en esta petición. El pueblo de Battir se encuentra en el lugar donde antes existió la ciudad fortaleza de Judá Beitar (o Bethar), allí donde Shimon Bar Kojba, el líder de la segunda revuelta judía contra Roma (132-135 d. C.), llevó a cabo su última batalla y murió. En la década de 1980, los arqueólogos israelíes identificaron los restos de la ciudadela y se encontraron algunas monedas de Bar Kojba en un cerro denominado por los árabes locales como “Khirbet al-Yahud” (las ruinas judías), y situado a unos trescientos metros al oeste del centro del pueblo, además de encontrar la restos de un muro de asedio romano y dos de los campamentos de los sitiadores. Una roca al lado de uno de los manantiales de Battir tiene una inscripción grabada (“Leg V Mac et XI CI”) que identifica el paso de las legiones – la Quinta de Macedonia y la Undécima de Claudio – que participaron en el asedio de Beitar. Es de suponer que las terrazas y canales de agua de Battir fueran construidos por primera vez por los habitantes judíos de esta tierra hace más de dos milenios atrás.

El asunto se encuentra actualmente ante los tribunales israelíes, y estos deben pronunciarse sobre la conformidad de la ruta prevista para la valla, justo al norte de la aldea y a tres kilómetros al oeste de Belén, y que puede hacer un daño irreparable al antiguo sistema de terrazas y canales que irrigan los olivos y huertos de la aldea. Este es uno de los pocos lugares en la Ribera Occidental donde el antiguo sistema de canales y terrazas ha sobrevivido.

La planeada sección de la valla de Battir correría más o menos a lo largo de la Línea Verde o de la frontera demarcada en 1949 entre Israel y Jordania en el Acuerdo de Armisticio General, pero también reduciría al menos 160 hectáreas de las tierras de los aldeanos, las cuales sin embargo están situadas en el interior del territorio israelí y cultivan desde 1949 gracias a una dispensa especial. Próximas a la línea de ferrocarril Tel Aviv-Jerusalén, Israel, a través del entonces Comandante del Distrito de Jerusalén Moshe Dayan, estuvo de acuerdo en permitir que los aldeanos siguieran cultivando sus tierras transfronterizas teniendo cuidado de no sabotear el ferrocarril. Este acuerdo se prorrogó tras la conquista israelí de Cisjordania en la Guerra de los Seis Días de 1967

Israel comenzó a construir la valla en el año 2002, durante la Segunda Intifada o rebelión palestina, para bloquear a los atacantes suicidas árabes que se dirigían desde los pueblos y ciudades de la Ribera Occidental hacia las ciudades de Israel, donde periódicamente se inmolaban en autobuses y restaurantes. Debido a dificultades técnicas, costos y desafíos legales generados por los aldeanos y campesinos palestinos, tan sólo en dos terceras partes a tres cuartas partes de la antigua frontera entre el Israel pre-1967 y la Ribera Occidental se ha instalado la valla de seguridad, pero en las partes donde ya existe, sin lugar a dudas, ha contribuido enormemente a mantener alejados a los terroristas y mantener a los israelíes seguros.

La valla y sus secciones todavía incompletas en gran medida siguen los contornos de la frontera de 1967, pero también dejan en el lado israelí a cerca de un 7% del territorio de la Ribera Occidental, a fin de incorporar al Estado judío los grandes asentamientos fronterizos, tales como el Bloque de Etzion y Beitar Elit en el sur de Cisjordania, y un puñado de colinas estratégicas. Los árabes denuncian que el “muro” o valla fue diseñado para robar sus tierras.

Es muy probable que el entonces primer ministro israelí, Ariel Sharon, dibujara los previstos contornos de la valla de seguridad como la futura frontera de Israel-Cisjordania, a la que Israel se retiraría a través de un acuerdo con los palestinos o sin acuerdo, de manera unilateral. En el 2005, Sharon retiró unilateralmente al ejército israelí de la Franja de Gaza (y arrancó todos los asentamientos israelíes en ese territorio), y los observadores en aquel momento creían que tenía la intención de llevar a cabo otra retirada unilateral similar de la mayor parte de Cisjordania si las dos partes no lograban llegar a una paz negociada bilateral.

El año pasado la UNESCO aceptó a “Palestina” como ek Estado miembro número 195 y concedió a Battir una “Salvaguardia y Gestión de los Paisajes Culturales”. Un artículo en la primera plana sobre este mismo tema en el diario israelí Haaretz del pasado 30 de mayo, ignoraba mencionar que Battir y sus terrazas tenían alguna conexión con el pasado judío o con Bar Kojba. No tampoco ninguna mención de Beitar.

La caída de Betar en el año 135 d. C. fue un acontecimiento traumático en la historia judía, y se menciona varias veces en el Talmud y en las homilías rabínicas del primer milenio. De acuerdo con una homilía, Adriano, el emperador romano, “mató a ochenta mil… seres humanos en Bethar… Mataron a sus habitantes hasta que la sangre llegaba hasta los hocicos de sus caballos, y la sangre rodaba a lo largo de las piedras del tamaño de cuarenta se’ah [una medida] y desembocaba en el mar a una distancia de cuatro millas”. El historiador romano del siglo II-III Dión Casio, escribió que los romanos mataron a 580.000 hombres aplastando la revuelta de Bar Kojba, mientras que muchos otros murieron de enfermedades y hambre. Muchos legionarios también debieron perecer puesto que Dio Cassius registra que Adriano, al informar de su victoria sobre los rebeldes en el Senado, se abstuvo de emplear la introducción habitual: “Yo y las legiones estamos sanos y salvos”.

Tal vez Israel debería pedir a la UNESCO que reconozca a Beitar como un lugar patrimonio de la humanidad, con valla o muro o sin ella.

 

Autor: Benny Morris – Open Zion

Traducción: José Antonio Safed Tzfat http://safed-tzfat.blogspot.com.ar

{lang: 'es-419'}

Suscribirse Gratis al Newsletter de Noti-Israel

Metadatos

Fecha de la nota
18/06/2012

Etiquetas de la nota



Comments are closed.